Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Hasta junio, se labraron en Junín 144 infracciones por alcoholemia positiva

Mario Olmedo, a cargo del área de “Control Ciudadano”, habló con LA VERDAD sobre esta problemática que cada vez afecta más a los juninenses. En tanto, Antonela Toscanini desde el CPA (Centro de Prevención de Adicciones) afirmó que “quien toma, no debe conducir ”.

Publicado

el

Los accidentes de tránsito se repiten a diario. Cada madrugada en Junín, sobre todo los fines de semana, se registra accidentes y en la mayoría de ellos, están involucrados conductores que tienen alto gravo de alcohol en su cuerpo.

Universidad Siglo 21

Miles de chicos se reúnen con sus amigos y dan rienda suelta al festejo de salir en grupos. Hasta ahí todo normal y que es común en edades jóvenes. Sin embargo la cuestión cambia cuando se suben a los automóviles y se dirigen hacia el boliche o bien, salen del mismo.

Las famosas previas son abundantes, no falta el alcohol pero claro está, quien toma, no debe conducir ya que puede provocar accidentes mortales. Dicho consumo no está relacionado solamente a los jóvenes, sino que también personas mayores provocan desastres automovilísticos.

LA VERDAD tomó contacto con Mario Olmedo, a cargo del área de “Control Ciudadano”, quien habló sobre esta problemática que cada vez afecta más a los juninenses.

En relación a los controles de tránsito que se cumplen en la ciudad, explicó que “si, controles hay. Se están haciendo actas de infracción por alcoholemia positiva. En enero se hicieron 7, en febrero 20, en marzo 29, en abril 34, en mayo 22 y en junio 32. En la mayoría de los casos se procede al secuestro del vehículo o se lo hace entrega a una persona que, previo al examen de alcoholemia esté dentro de los parámetros normales y que tenga la licencia habilitante para conducir”.

Sobre el consumo de alcohol de las personas, declaró que “cuando da 0,50 se tarda para que se metabolice el alcohol en la sangre 4 horas. Según los valores se modifican los distintos tipos de efectos. De 0.2 a 0.5 se altera el valor de riesgo. Se tiene una apreciación distinta a la velocidad. De 5 a 8 el que conduce se siente eufórico y no tiene en cuenta los peligros reales y ni hablar de ahí en adelante.

La ley provincial marca 0.5, salvo en vehículos profesionales como colectivo, taxis y remises, ahí sí tienen que tener cero de alcohol. Porque además llevan pasajeros. De todas maneras, en vehículos cuando van tres o cuatro personas y el conductor va alcoholizado, son cuatro personas potencialmente en riesgo de perder la vida o sufrir lesiones muy graves”.

Haciendo Obras 2

Más Leidas