Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Hace docencia en Ecuador

El ex futbolista de nuestra ciudad se encuentra viviendo en Ecuador desde hace 22 años, jugó en Deportivo Quito, fue técnico, preparador físico y ahora está a cargo de la coordinación del área deportiva del Colegio Ecuatoriano Español América Latina.

Publicado

el

José Adolfo Barzola se fue de Junín hace 35 años a estudiar el profesorado de Educación Física y sin hacer juveniles luego de una prueba debutó en la Primera de Lanús donde jugó 10 años, después se fue a Ecuador, país donde vive desde hace 22 años.

Fito, como todos lo conocen, estuvo en Junín visitando familiares y amigos y café de por medio, dialogó con LA DEPORTIVA del diario La Verdad, sobre su nueva vida como docente, su familia, los recuerdos de Junín y también repasó un poco su historia futbolística.

En el inicio de la nota al consultarlo sobre su vida en Ecuador, comenzó señalando que  “es muy bueno mi presente en Ecuador, este año me dediqué muchísimo a la coordinación de deporte en un colegio muy importante donde estoy, que es el Colegio Ecuatoriano Español América Latina.

Para poder hacer eso me tuve que separar un poquito del fútbol, estoy muy comprometido con este proyecto. Me está yendo muy bien, es algo que a mí me gusta, tengo a cargo dos profesores cubanos, una chica ecuatoriana que es atleta profesional y un ex alumno mío y entre todos formamos un buen departamento, estoy muy, muy feliz”.

El profesorado y Lanús. Sobre como fue que llegó a Ecuador, el talentoso mediocampista juninense, indicó que “el fútbol era algo alternativo, mi viejo me decía que tenía que estudiar, estuve en Vélez, quede ahí,  pero no me adapté a la convivencia, era difícil y yo quería quedarme acá en Junín.

Después surgió la posibilidad del profesorado de Educación Física en Buenos Aires y bueno me fui a estudiar. Un día probaban jugadores en Lanús y fui y el destino estaba marcado, hice una práctica donde estaban Leo Rodríguez, Humberto Vattimos y quedé y al otro día tuve la oportunidad en el entrenamiento siguiente que Pedro Dellacha, que era el técnico, me hiciera jugar un partido con la Primera. Ahí se decidieron los de Lanús y vinieron a Junín y me compraron el pase. A las dos semanas debuté contra River por el pase del Negro Enrique, enfrente tenía a Fillol, Merlo…, no entendía nada, jugué 20 minutos, era el sueño del pibe. A la semana siguiente debuté oficialmente en Lanús contra Atlanta y metí un gol y así se me fue dando todo. No hice juveniles vos podes creer, salté a la Primera directamente.

Fueron diez años, los mejores recuerdos tengo en Lanús, con mucha gente amiga, dos campeonatos, ascendimos, descendimos y ascendimos, siempre me recuerdan y los recuerdo bien”.

Al Sur y a Ecuador. Fito siguió relatando luego de su paso por el Granate: “de Lanús me fui con Abel Moralejo a trabajar al sur al Deportivo Roca y hacia las dos cosas jugaba y estaba de preparador físico, ya que a los tumbos pero me recibí de profesor. Con Roca ascendimos al Argentino A o B no me acuerdo, pero ahí paré de jugar porque estaba operado de rodilla y en ese ínterin salió lo de Deportivo Quito en Ecuador, pero no me quería ir estaba muy cómodo en el sur, en el Valle de Río Negro, un lugar hermoso. Pero soy muy amigo de mis amigos, no es una frase hecha para mi, de verdad y me fui con Moralejo. Llegamos a un medio complicado, pero nos ayudó mucho Carlitos “Tolo” Ruiz un pibe que es de acá de Junín, que estaba en la Sub 20. Luego terminó el contrato y querían que me quedara y al final me quedé”.

Fútbol y docencia. Sobre como fue que llegó a la docencia, señaló que “cuando llego a Ecuador en el año ´95 voy  a trabajar a Quito por tres meses y me quedé 22 años, formé una gran familia y todo. Luego que terminó mi contrato con Deportivo Quito, este colegio que recién empezaba y al que quiero mucho, me gustó el Proyecto de ellos, que tiene que ver mucho con la inclusión, la diversidad, lo social, así que cuando termine en Quito, me fui a trabajar ahí. Después siempre fui, volví, estuve 10 años haciendo la coordinación  en un Colegio Británico, trabajé en la Universidad de San Francisco de Quito, pero bien, bien. Estoy muy contento con lo que estoy haciendo ahora.

Es un Colegio grande, estoy como coordinador, es duro, comenzamos muy temprano y terminamos a 6 de la tarde, hay muchísima competencia a nivel intercolegial, entonces hay que trabajar en distintas disciplinas, no solo fútbol, hay voley, básquet, handball, atletismo, gimnasia deportiva….”.

Luego, agregó que “el fútbol está ahí, siempre está ahí. Por suerte cada dos por tres, siempre tengo posibilidades de trabajar como preparador físico, pero me gusta esto de la docencia”.

Dirigir un equipo de Junín. Al preguntarle sobre regresaría a vivir a Junín o si dirigiría a un equipo de nuestra ciudad, Fito con una voz entrecortada y sus ojos un poco llorosos de la emoción, a medida que iba contestando la pregunta, resaltó que “nunca se sabe, acá en Junín están la raíces, los afectos, mi hermanos, mis amigos, uno entra y se emociona. Nunca descarto dirigir en Junín no sabemos el destino, por ahí se abre una ventana uno mira y si le gusta hay que seguirla”.

Sarmiento. Con respecto si seguía al fútbol de Junín, destacó que “si lo sigo a Sarmiento, si bien yo nací futbolísticamente en Newbery, Sarmiento es el representante de Junín en el fútbol profesional. Seguí la campaña en Primera, es una pena que haya descendido, pero yo creo, que ahora tienen esa estructura armada que le permite en cualquier momento volver a Primera, mantuvieron al mismo técnico que descendió y eso es muy bueno, cuando los procesos tienen continuidad. Además de Fernando Quiroz, está trabajando Patricio Hernández, un grande en cualquier parte del mundo y eso le da mucha jerarquía el fútbol de Junín y a Sarmiento”.

Fútbol argentino. En tanto sobre el fútbol argentino, dijo que “siempre miró el fútbol argentino, cuando está afuera mira todo, la selección, todo, uno se pone más argentino estando lejos. Al jugador argentino cuando está afuera se lo valora de otra manera, donde van son campeones, tienen otra actitud, tienen un liderazgo que es muy bueno, allá  en Ecuador han hecho escuela, tanto los jugadores como los técnicos”.

Con respecto al fútbol de Ecuador, explicó que “el fútbol de Ecuador es resistente, rápido, fuerte y de locales a nivel selección se hacen fuerte”.

Sus comienzos en Newbery. Fito contó un poco de su historia futbolística, señalando que “empecé en Newbery y tuve un maestro como Dionisio García y pude debutar muy joven en Primera; en el año ´79 tuve como compañeros a Juan Carlos Vilches, al Reca Traverso unos monstruos, para mi  maestros de la vida; el técnico era Cavaleiro, un entrenador de Capital; en ese equipo también estaba el Gringo Gironacci, lo mirabas y era impactante; después tuve otro monstruo como técnico: Omar Cándido Valdez. Jugué mucho representando a Junín, en todo lo que fueron Selecciones Juveniles y también en Mayores”.

La familia. Con respecto a su familia, manifestó que “en Ecuador conocí a mi esposa y a partir de ahí cambio mi vida, yo era soltero medio que me gustaba ser soltero (risas) y al final me casé y empecé con la docencia, eso me atrapó.

No me fue mal estoy muy agradecido al Ecuador, soy muy feliz con mi señora Marisol Bustamante, tengo tres hijos, David, Alegría  e Isabela, que también son la razón de mi vida”.

Paseando en Junín y su amigo Gaby Carafiello. Al consultarlo sobre su paso por Junín, Fito, manifestó que “acá en Junín estoy visitando a mis hermanas, mi familia, a mis amigos y a mi hermano de la vida Gabriel Carafiello”.

Al hablar de Carafiello, su rostro se transformó con sus ojos alegres y con una amplia sonrisa en su boca empezó a, destacar que “con Gaby nos conocemos desde los 10 años, éramos carne y uña todo compartido, compartíamos tardes y algo más…. (risas) podríamos hablar un día seguido contando historias. Yo vivía en calle Newbery y el en calle España en pleno barrio Pueblo Nuevo, que lindos momentos que pasábamos…”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas