Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Guerra de Malvinas: a 36 años, la lucha es contra el olvido y la indiferencia

LA VERDAD entrevistó a dos excombatientes de Junín, Pedro Jorge Acosta y Marcos Bruno, quienes dejaron sus sensaciones al conmemorarse un nuevo aniversario de esta fecha tan especial y un mensaje claro para todos: “No nos olviden, necesitamos del afecto de la gente”.

Publicado

el

A 36 años del inicio de la Guerra de Malvinas, que dejó una enorme y dolorosa marca en la sociedad argentina, los veteranos de ese conflicto bélico que encaró la última dictadura militar argentina contra el Reino Unido en 1982 aún conviven con los fantasmas que rodean esos trágicos episodios, sobrellevando los recuerdos de balas, padecimientos y muertes, mientras muchos de ellos intentan continuar con sus vidas y haciendo valer sus derechos como excombatientes pero, por sobre todo, luchando contra el olvido y la indiferencia, que hoy son sus principales enemigos.
LA VERDAD entrevistó a dos excombatientes de Junín, Pedro Jorge Acosta y Marcos Bruno, quienes dejaron sus sensaciones en esta fecha tan especial y un mensaje claro para todos: “no nos olviden, necesitamos del afecto de la gente”.
No lo hacen por una medalla como remarcaron, lo hacen para sentir que la vida y la sangre derramada de los 649 soldados que murieron en las islas, (entre los que están los juninenses Alfredo Jurio, Miguel Ángel Soriano, Daniel Seitun y Ricardo Mario Gurrieri), no fue en vano, para honrar a sus compañeros que ya no están, para que la “llama de Malvinas” nunca se apague.

Pedro Jorge Acosta
Pedro nació en Pergamino, tiene 55 años y es sobreviviente de uno de los hechos más sangrientos de la guerra: el hundimiento del crucero General Belgrano.
Partió hacia las islas el 16 de marzo de 1982 como un joven de menos de 20 años y volvió a su casa el 7 de mayo “como un hombre de 40 años, creciendo de golpe por aquella experiencia”, según relató.
El 2 de mayo a las 04:02 dos torpedos impactaron en el crucero, “se sintió como si sacaran el barco del agua y lo arrojaran otra vez contra el mar”, recordó. Ese hecho fue sin dudas de lo más relevante dentro del conflicto bélico: de las 649 víctimas argentinas, 323 murieron allí. El barco tardó apenas 45 minutos en hundirse.
Luego, 38 horas en una balsa, en remera, con doce grados bajo cero, deseando, según contó, “regresar con vida a su casa para poder formar una familia”. Finalmente, fue rescatado junto a 100 marineros por el barco argentino Buchard.
Ante la consulta de este diario, Pedro dice una y otra vez que “desde que pasó lo de Malvinas a todos nosotros que estuvimos ahí nos cambió la historia, la persona, aprendimos a vivir de otra manera”. Y remarcó: “para mí fue ayer. Siempre uso como emblema decir que me levanto, desayuno, almuerzo, meriendo, ceno y me voy a dormir con Malvinas, porque es una causa donde muy jóvenes fuimos a pelear, sin saber que íbamos a pelear”.
Sobre la guerra, Pedro señaló que “no entendés el sentido porque no estás preparado para eso. Nunca supiste por qué pasó, quién dijo la verdad y quién contó la mentira. Sabemos que ahí murieron 649 hombres, la mayoría todos chicos”.
Cuando volvió fue un momento terrible para él, uno más, una prueba más que la vida le tenía preparada, una prueba sobre la que demuestra estar sobrellevando día a día con el dolor y el orgullo de transmitir la experiencia: “En esos primeros diez años después de la guerra no nos reconocía nadie, nadie nos preguntaba nada, no podíamos hablar de Malvinas. El mensaje fue que no dijéramos nada. Es un dolor grande, sigue costando el reconocimiento de la gente”.
En ese orden consideró que “cuando llega el momento la gente lo revive, pero hace 36 años que nosotros estamos en esta misión de que la causa Malvinas llegue”. Asimismo explicó que “el corazón nuestro está roto y necesitamos del afecto. El calor de la gente no está formado, no se unifica. No quiero medallas, quiero que se honre la sangre que se derramó, que tenga valor, que en las escuelas se enseñe lo que pasó”.

Marcos Bruno
Marcos es de Quilmes, tiene 55 años. El 8 de abril de 1982, con apenas 19 años partió a Malvinas integrando el Batallón de Infantería de Marina N° 5, regresando el 29 de junio a casa, luego de haber sido prisionero de guerra de los ingleses. “Tengo 55 años de edad. Hoy y hasta cuando me muera voy a tener la causa Malvinas en mi corazón”, afirmó emocionado y orgulloso.
“Hoy me decís Malvinas y es algo que vive en mí. Malvinas no es política, es una causa”, dijo Marcos y asegura que lo enorgullece ver a un chico con una remera argentina, con una remera con el logo de Malvinas, aunque le duele cuando ve a un chico con una remera yankie o inglesa, “trato de hablarlo y explicarle que 649 argentinos murieron a causa de esas banderas”, contó.
“Para mí fue un orgullo ir a defender algo que era nuestro. Más allá de tener inferioridad de cosas hicimos la “pata ancha”, peleamos por amor a la patria, ellos (los ingleses) no conocían ni en figuritas a Malvinas”, relató a continuación.
Y hace una diferenciación entre nuestro país e Inglaterra: “desde la primaria sabemos que es nuestra, que los ingleses hacen colonias. Tuve la oportunidad de hablar con un soldado inglés y lo respeto, porque ellos fueron a cumplir órdenes, estaban para eso”.
Marcos no quiere que le digan héroe. “Los héroes quedaron allá en las islas”, sostuvo sobre eso. “Agradezco a Dios que me dio vida por poder sostener viva la llama de Malvinas y lo voy a hacer hasta que no esté más”, concluyó.

Vigilia por el 2 de abril

El Centro de Veteranos de Malvinas de nuestra ciudad invita a toda la comunidad a participar de la vigilia camino al 2 de abril. La misma se desarrollará hoy, desde las 23:30, en la plaza Veteranos de Malvinas.
Marcos Bruno, del Centro de Veteranos de Malvinas, dijo: “Este 1 de abril a las 23:30 estará comenzando el acto oficial que se hace de manera conjunta con el Municipio. Este año hemos suspendió la corre caminata y los espectáculos de folclore que se hicieron el año pasado, por respeto a los 44 tripulantes del ARA San Juan que desaparecieron. El acto será en la Plaza Veteranos de Malvinas y esperamos a todos para que nos acompañen. Para nosotros todo el año es emotivo y lo que hacemos el 1 de abril es recordar a nuestros compañeros que quedaron custodiando las Islas Malvinas”.
Por su parte, Sergio Herrera, también del Centro de Veteranos de Malvinas, aseguró que “Por supuesto, también recordamos a los compañeros de Junín y acompañaremos a sus familiares y más en esta fecha. Además recordamos a los compañeros que quedaron en las islas”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas