El grupo de acompañantes terapéuticos y prestadores reclama pagos a IOMA -
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

El grupo de acompañantes terapéuticos y prestadores reclama pagos a IOMA

Difícil situación para profesionales a quienes la obra social todavía les adeuda prestaciones del año pasado.

Publicado

el

Los acompañantes terapéuticos y distintos prestadores de IOMA se encuentran atravesando una difícil situación: la obra social bonaerense, a la fecha, les adeuda prestaciones brindadas el año pasado.

Por eso, el Grupo Junín emitió un extenso comunicado en el que exponen la situación y solicitan a la comunidad sumarse a este reclamo:

“Somos prestadores (psicopedagogos, psicólogos, psicomotricistas, musicoterapeutas, terapistas ocupacionales, fonoaudiólogos…) y acompañantes terapéuticos de la ciudad de Junín. Todos tenemos en común que brindamos nuestros servicios a personas con Certificado Único de Discapacidad (CUD) que son afiliados de IOMA, la obra social más grande de toda la provincia de Buenos Aires y una de las más importantes del país.

Desde el año pasado venimos sufriendo por parte de dicha institución recortes y desajustes en relación a las autorizaciones y a los pagos de las prestaciones brindadas, cada vez más pronunciados.

IOMA aún hoy -20 de Agosto de 2020- adeuda prestaciones brindadas en el 2019.

Además de la significativa demora en los pagos es importante mencionar algunas cuestiones que detallamos a continuación:

– IOMA aprueba las autorizaciones con una demora de entre 2 (dos) y 10 (diez) meses y -en el caso de las prestaciones- a un valor que se rige por una tabla creada por ellos. Es decir que: demora el inicio de los tratamientos de sus afiliados y NO PAGA LO ESTIPULADO POR EL NOMENCLADOR que regula la Superintendencia de Servicios de la Salud.

A continuación dejamos los datos concretos acerca de los honorarios y que deja al descubierto la situación abusiva e injusta en la que estamos inmersos: VALOR NOMENCLADOR VALOR IOMA: $702,24 (por sesión) $467 (por sesión).

Es decir que -además de autorizar los tratamientos con demora- lo hace a un valor apenas superior al 50% de lo que corresponde y se demora (al menos) unos 8 meses en pagar… Si a esto le sumamos cuestiones referidas a la situación económica de nuestro país, entenderán que los $467 al momento de cobrarlos tampoco valen lo que valían al momento de facturarlos… Mencionemos también el actual contexto de emergencia sanitaria que no hace más que agudizar la problemática.

-Particularmente este año y con “motivo” de la pandemia, la institución incrementó la cantidad de papeles/planillas/constancias a entregar con cada facturación. Es decir que también indirectamente nos sumó horas de trabajo “administrativo” con planillas que no tienen demasiada lógica, más que el sumar burocracia y entorpecer…

Y sí, cada mes entregamos 8 papeles, los mismos 8 cada mes (muchos de los cuales ya entregamos junto con las carpetas de los tratamientos)… Los detallamos a continuación:

*Copia de la autorización por ellos brindada
*Factura Original
*Factura Duplicado
*Constancia de Opción
*Constancia de CAE
*Planilla de Asistencia
*Planilla mensual I
*Planilla mensual II (exactamente igual a la I, pero no toman fotocopia… tiene que ser escrita a mano)

A esto tenemos que sumarle que cada profesional además de pagar mensualmente lo que corresponde al monotributo, paga impuestos (ingresos brutos) por las facturas emitidas. ¡Sí! pagamos impuestos por algo que NO cobramos.

Muchos, además, pagamos alquiler en los espacios en los que atendemos y todos, por más vocación y ética que tengamos, también tenemos que vivir e incluso somos madres y padres.

Todos y debido a esta situación nos vimos reinventando nuestro trabajo, construyendo nuevas estrategias y apelando a recursos que hace 6 meses atrás ni siquiera podíamos imaginar… Todo esto para poder sostener a cada paciente y su familia en este contexto de incertidumbre y angustia (en el que también estamos inmersos)…

Vemos que una vez más la incertidumbre y el manejo de esta obra social juega con los derechos de las personas con discapacidad y los profesionales de la salud. Se están vulnerando, UNA VEZ MÁS, los derechos de las personas con discapacidad y están denigrando, UNA VEZ MÁS, nuestro trabajo como profesionales de la salud.

Queremos también contarles que a lo largo de este tiempo hemos realizado diferentes acciones para intentar tener alguna modificación en pos de la regulación de esta situación:

1- Acercamos a IOMA un listado con los números de trámite que adeudan a cada profesional.
2- Luego, a pedido de la obra social, subimos esos mismos reclamos a un sitio web.
3- Y, en diversas oportunidades, nos hemos reunido con representantes de IOMA a nivel local para poder ser escuchados.
A pesar de esto, todo continúa siendo igual. La única respuesta que hemos tenido es que esto se debe al actual contexto de pandemia… Volvemos a mencionar que venimos cargando con esta situación desde hace años y que aún se adeudan pagos referidos a prestaciones brindadas en 2019, SIN COVID-19 MEDIANTE.

Estamos inmersos en un sistema perverso y no porque lo hayamos elegido. Todos elegimos qué estudiar y trabajar de lo que deseamos, pero no elegimos ni decidimos hacerlo bajo este sistema. Esta modalidad es impuesta. No es justo tampoco que las familias tengan que pagar un tratamiento particular, muchas tampoco podrían hacerlo. Y es su derecho que IOMA responda en tiempo y forma frente a las prestaciones y acompañamientos que cada paciente necesita.

Para echar un poco más de claridad al asunto… el riesgo concreto que se corre es que -como consecuencia de todo lo anteriormente explicado- los profesionales no podamos continuar sosteniendo los espacios terapéuticos, es decir que los pacientes se quedarían sin asistencia, lo cual nos compromete profundamente en nuestra ética profesional.

En fin, les contamos todo esto porque necesitamos que ésta sea una lucha conjunta en la que familias y profesionales reclamemos por nuestros derechos.

Necesitamos visibilizar esta situación. Necesitamos que se tomen medidas. No puede ser que siempre jueguen con los más vulnerables. No puede ser tampoco que seamos los profesionales los que tengamos que ajustarnos.

Deseamos profundamente que la situación cambie y vamos a realizar todo lo posible para que esto suceda. Los invitamos a sumarse a este reclamo colectivo”.

————————————————-

LEE TAMBIÉN

Desesperada situación de los acompañantes terapéuticos que no cobran

Más Leidas