Glaucoma ocular: qué es, causas y sintomas
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Soy

Glaucoma ocular: qué es, causas y sintomas

Actualmente tenemos una visión más integral de la enfermedad. Lo fundamental es la detección y el tratamiento tempranos.

Publicado

el

Escribe: Dr Jorge F Lynch (M.P 110010)
www.doctorjorgelynch.com
Clínica de Ojos Visión Láser Junin

Glaucoma es un grupo de enfermedades en las cuales el nervio óptico sufre un daño de una forma muy característica. La persona que padece la enfermedad suele experimentar una pérdida asintomática y lentamente progresiva del campo visual. Es por dicha razón que a esta enfermedad se la solía llamar, (en tiempos donde el tratamiento no era tan eficaz como actualmente), «el ladrón silencioso de la visión».

La presión intraocular (PIO), suele ser el factor de riesgo más importante, aunque no el único, para el desarrollo de la lesión glaucomatosa. Se considera –como dijimos, dentro de un amplio margen – que cuanto mayor es la PIO aumentan las posibilidades de tener glaucoma.

Las personas de cualquier edad pueden tener glaucoma: Los recién nacido (congénito), o de la forma más frecuente, el glaucoma primario de ángulo abierto (ver más adelante) que prevalece en personas mayores de 45 años.

En casi todos los casos la consulta periódica a su médico oftalmólogo suele detectar la aparición temprana de la enfermedad. La importancia del examen ocular completo radica en que las estadísticas muestran a un gran número de la población (entre 40.000 y 80.000 personas) afectadas cada año en la Argentina.

Se cree, además, que por lo menos la mitad de los que lo sufren, ignoran su condición hasta que el glaucoma avanza lo suficiente para afectar las acciones cotidianas: conducir un automóvil, cruzar una calle, o hasta para reconocer visualmente a las personas que nos rodean.

Sin embargo, existen grupos de individuos que están proclives a desarrollar glaucoma en uno o ambos ojos y, por lo tanto, deben realizar controles más frecuentes:

– Mayores de 45 años que no hayan realizado un examen ocular en los últimos años
– Personas con familiares directos con glaucoma
– Personas que le hayan tomado alguna vez la presión intraocular y le hayan dicho que era alta
– Miopes (mayor a 5 dioptrías)
– Pacientes medicados con corticoides (en cualquiera de sus formas de administración)
– Personas que hayan sufrido un golpe en el ojo
– Diabéticos, con Hipertensión arterial o enfermedades autoinmunes

Su médico oftalmólogo mediante unas pruebas muy simples puede descubrir si padece o no la enfermedad. Si hubiesen dudas, unos tests complementarios como los campos visuales y diversos estudios del nervio óptico ayudarán a determinar no sólo si padece la enfermedad sino también a medir el riesgo futuro de contraerla. Tener Glaucoma no significa que va a quedar ciego o incapacitado.

La meta fundamental en el tratamiento es la de preservar una capacidad visual útil sin causar perjuicio a la calidad de vida de quien lo sufre. Para ello es imperativo diagnosticar la enfermedad lo antes posible pues las pérdidas visuales, cuando ocurren, son irreversibles.

Disminuir la presión ocular es la estrategia más utilizada, aunque también se recomienda mantener una buena circulación en el nervio óptico y proteger a las células nerviosas que conducen las sensaciones visuales. El médico oftalmólogo tiene muchas formas de lograr estos objetivos:

Gotas Oculares

Son habitualmente la primera y la más común forma de tratamiento del glaucoma. Existen diferentes mecanismos, pero todas bajan la presión ocular. Algunas lo logran disminuyendo la entrada de líquido (humor acuoso) en el ojo y otras aumentan la salida.

Cirugía láser

El tratamiento mediante cirugía láser en glaucoma actúa como prevención de las elevaciones bruscas (agudas) de la presión ocular o como reemplazo de las gotas. Existe una forma, desarrollada en los últimos años, llamada SLT y que está disponible en la Clínica Láser Visión Junín, que es uno de los tratamientos iniciales más recomendados. En muchos casos retarda o evita el uso de las gotas por muchos años.

Cirugía Filtrante para el glaucoma

Existen numerosas técnicas, aunque la más conocida recibe el nombre de Trabeculectomía.

Esta operación constituye la forma más efectiva de producir una disminución permanente de la presión ocular. En todos estos años, se le han ido introduciendo pequeñas modificaciones que han hecho de la trabeculectomía una técnica confiable en manos experimentadas.

El procedimiento es ambulatorio, se realiza con anestesia local (sólo el ojo) y tiene una duración de entre 20-40 minutos. Suele producir una brusca caída de la PIO durante los primeros días seguida de una leve recuperación. Tanto la operación como el postoperatorio son rápidos y muy poco molestos.

Colocación de Dispositivos de Drenaje (Implantes)

Los dispositivos de drenajes para controlar el glaucoma son intervenciones que se utilizan cuando la cirugía filtrante ha fallado o cuando el pronóstico de falla es alto. Se utilizan en situaciones especiales y consisten en la colocación de un tubo de Silicón, dentro del ojo para permitir una vía del salida del humor acuoso.

Conclusiones
Padecer glaucoma no es sinónimo de perder la visión y mucho menos de quedarse ciego. Lo fundamental en esta enfermedad es la detección y el tratamiento tempranos. Aún en aquellas personas que ya sufren importantes pérdidas del campo visual se puede mantener una función visual satisfactoria para continuar con su vida. Hasta hace unos años el tratamiento solo consistía en la disminución de la presión intraocular.

Actualmente tenemos una visión más integral de la enfermedad y no sólo se controla la PIO sino también la circulación del nervio óptico y la protección del tejido aún no dañado. La detección y el tratamiento genético podrían constituir alternativas viables y su utilización en el futuro es manejada como hipótesis de tratamiento.

Ante un glaucoma no hay que tener miedo sino respeto.

Suplemento SOY

Más Leidas