Seguinos en
Radio Junín

Locales

Gastón Paz: “En Argentina se faenan un millón de cabezas por mes”

Aumentaron las exportaciones de vaca a China y crece la faena de hembras.

Publicado

el

Según un informe realizado por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de Argentina (CICCRA), en los dos primeros meses del año, los argentinos bajaron en un 9,9% las compras en las carnicerías, en relación a enero y febrero de 2018. Como contrapartida, aumentaron las exportaciones de vaca a China y crece peligrosamente la faena de hembras.

Baja del consumo
El consumo anual por habitante cayó en relación a enero y febrero del año pasado. Con un salario erosionado por la inflación, los consumidores buscan opciones como el pollo o el cerdo, que son más económicos. Durante los dos primeros del año, el consumo por habitante se ubicó en 50,8 kilos, un 9,9% por debajo del mismo período de 2018.

El productor Gastón Paz indicó a La Verdad que “la baja se mide por la cantidad de carne ofrecida al mercado durante un período de tiempo y la cantidad de habitantes. Hay parte de la faena que se destina al consumo interno y otra a la exportación. En Argentina se faenan un millón de cabezas por mes, pero en enero y febrero fueron un poco menos y se ofreció menos carne”.

“Ahora, el año pasado, Argentina exportó alrededor de 550.000 toneladas, respecto de los últimos años que se venían exportando 250.000. Si hablamos de volumen histórico, llegamos a las 750.000 toneladas. Actualmente, la mayor cantidad se está exportando a China, y son vacas de conserva y manufactura, que lograron precios muy importantes”, explicó.

Liquidación de vientres
Otro dato que preocupa a este sector es la cada vez más elevada liquidación de vientres. La demanda china se comporta como una aspiradora de vacas y es un arma de doble filo pensando en el mediano y largo plazo.

Sobre esto, puntualizó el productor que “muchos que tienen vaca ociosa dentro del campo y las mandan a faena. Esta vaca vacía, hoy tiene un valor más alto que una vaca preñada, que tiene poca disposición de compra. Estimamos que hay falta de dinero para hacerlo, porque la vaca preñada es un negocio a largo plazo y Argentina no se están tomando en cuenta. Esto hace que la gente venda la vaca rápido y al productor le genera un ingreso. La carne que se vende a China es la más barata, no busca calidad, porque su forma de comer es diferente a la nuestra”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas