Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Eugenia Alomar mujer de Hierro

Fue la primera mujer que representando a Junín completó un Ironman y lo hizo en Santiago del Estero. Euge largó la parte de natación cerca de las 10 de las mañana tardando 1h 48´ 21” en completar los casi 3,8 kilómetros de recorrido; luego tomó la bicicleta y pedaleó durante 8h 13´ 13” para completar los 180 km.; a las 20 horas dejó la bici y comenzó la etapa de pedestrismo donde tuvo que recorrer 42 kilómetros de noche completando el recorrido en 6h 58´ 31” arribando al final de la prueba a las 3 de la mañana, con un tiempo final de 16h 57´. Finalizando tercera en la general entre las mujeres. En diálogo con LA DEPORTIVA contó todos los detalles de la prueba.

Publicado

el

María Eugenia Alomar fue la primera mujer que representando a Junín completó un Ironman y lo hizo en la 4ta. edición del Iron Santiago del Estero 2017, que se realizó en la ciudad de Termas de Río Hondo.

La competición del Ironman está considerada como la prueba deportiva más dura y exigente del mundo, que se celebra en un solo día. Consiste en nadar 3,8 kms, seguido de 180kms. en bicicleta y terminar corriendo una maratón de 42,2 kms. Las tres disciplinas se realizan de forma consecutiva.

Euge largó la parte de natación cerca de las 10 de las mañana tardando 1h 48´ 21” en completar los casi 3.8 kilómetros de recorrido, luego tomó la bicicleta y pedaleó durante 8h 13´ 13” para completar los 180 km.; a las 20 horas dejó la bici y comenzó la etapa de pedestrismo donde tuvo que recorrer 42 kilómetros de noche completando el recorrido en 6h 58´ 31” arribando al final de la prueba a las 3 de la mañana, con un tiempo final de 16h 57´. Finalizando tercera en la clasificación general entre las mujeres. Una verdadera hazaña…

La Triatleta de 37 años, oriunda de Mercedes y juninense por elección dialogó con LA DEPORTIVA del diario La Verdad y explicó como se fue desarrollando la prueba, hasta completar el exigente recorrido y además se refirió a la gran satisfacción personal que significo el logro concretado.
En el inicio de la nota comenzó explicando que “la parte de natación se iba a largar a las 7 de la mañana, pero por la gran neblina finalmente se puso en marcha a las 10. Los 3.800 metros nadé mejor de lo que pensaba, me sentí rebien”.

La parte de ciclismo
Luego Eugenia continuó relatando como fue la parte de ciclismo, señalando que “llegué al parque cerrado para tomar la bicicleta, ahí me saqué el traje de Neopren y abajo tengo el enterito de correr, me coloqué el casco y las zapatillas y salí; te aclaro que fui la única que pedaleó con zapatillas, porque el resto lo hace con zapatos de ciclismo, esta situación me juega en contra porque me saca kilómetros y hago más fuerza que los demás porque no aprovecho el avance y el pedaleo”.

Con respecto a como había sido recorrer los 180 kilómetros, dijo que “la bici es lo mío, me subo con una gran alegría, casi todo el recorrido lo hicimos con 40 grados de calor, era impresionante, no sabía que hacer con el agua, mi bici tiene para dos caramañolas, en una me ponía Gatorade y en otra agua, pero no me alcanzaba, había pocos puestos de hidratación, teniendo en cuenta el calor y las rutas de Santiago que son como muy desérticas, se sufre más. A la par mía en un auto me acompañaba mi hermana Candelaria y Mauricio González, ellos me alcanzaban lo que necesitaba, el sandwich, el turrón, la barrita, además por el celu me alentaba todo el grupo de La Legión y ellos lo ponían en altavoz y me lo hacían escuchar desde por la ventanilla del auto.

Todos los legionarios estuvieron despiertos hasta las 3 de la mañana hasta que yo llegué, es un grupo bárbaro, no podía creerlo…

La parte de la bici la completé en ocho horas y me sentía muy bien, a pesar que en un principio lo pensaba hacer en siete horas”.

Llegó a las 3 de la mañana
La parte mas dura que le tocó de la prueba a María Eugenia fue la de pedestrismo, sobre la cual destacó que “a las 8 de la noche empecé los 42 kilómetros y en todo el recorrido me acompañó corriendo a la par mío Mauricio González; mientras que mi hermana Candelaria caminó y corrió a mi lado los últimos 21 kilómetros, eso fue de una gran ayuda.

En los últimos 21km fueron tremendos no tenía más piernas para llegar, porque el dolor en los cuadriceps era tan grande, que no podía más, pero cuando las piernas y la cabeza no pueden más, el corazón hizo el resto, así que después de estar siete horas corriendo finalmente puede llegar a las 3 de la mañana”.

Satisfacción personal
Mientras seguía hablando muy expresiva y con lujo de detalles de todo lo vivido, en la extensa nota, Eugenia sin ocultar su alegría, resaltó que “haberlo conseguido fue una gran satisfacción personal y a la vez es un orgullo para mi grupo de entrenamiento haber podido completarlo.
Ahora me tengo que recuperar y por 30 días no puedo participar en ninguna prueba, aunque cuando puedo salgo a pedalear un rato”.

Agradecimientos
Antes de finalizar no quiso dejar de agradecer a todos los que de una u otra manera colaboraron con ella para que pueda realizar la exigente prueba, destacando principalmente “a mi familia en general, especialmente a mis hijos Franco y Lucio, a mi mamá Stella, a mis hermanos Pío, Luciana y Candelaria; al grupo de entrenamiento de La Legión, a Daniel Carpi, que antes de viajar me abrazó y me dijo “lo vas a lograr” y gracias a Dios lo pude completar, al grupo MTB Junín, que a pesar de que es otro grupo me alentó siempre; además quiero agradecer a Horacio y Ana de SportAir Indumentaria, que están en el paseo Sáenz Peña que me ayudan con la ropa y a todos los que siempre están en las buenas y en las malas”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas