Seguinos en
Binaria Seguros

Nacionales

Estiman que los granos pueden tener un ciclo 2018-2019 con buen poder de compra

Los valores definen un escenario con precios que, respecto de los actuales, se muestran a la baja en soja, al alza en maíz y relativamente estables para el trigo.

Publicado

el

Los granos pueden tener un ciclo 2018-2019 con buen poder de compra en el mercado interno, a precios internacionales esperados y suponiendo estable el esquema de Derechos de Exportación (DEX).

Así lo consignó en el editorial del informe de Coyuntura del instituto Ieral de la Fundación Mediterránea, el especialista Juan Manuel Garzón.

Consideró en un complejo análisis que para que se cumpla su previsión, “será clave la dinámica relativa tipo de cambio e inflación”.

“Nótese que un rezago importante del tipo de cambio respecto de la tasa a la que crecen los precios deterioraría en forma importante el valor de intercambio de los granos”, dijo.

Opinó que “por ejemplo, si el tipo de cambio (TC) creciese a una tasa mensual que es sólo el 50% la tasa de inflación el poder de compra de la soja (principal grano de la región pampeana) quedaría 5% abajo de los niveles del segundo mandato de Cristina Kirchner y sólo 3% arriba de la gestión de Mauricio Macri”.

“En este caso, la carga de DEX sería demasiado elevada para los precios internacionales y el poder de compra interno de la divisa extranjera”, indicó Garzón.

El análisis se sustentó en determinar qué poder de compra tendrán los principales granos cuando el ciclo agrícola 2018-2019 se encuentre en su recta final y el productor disponga de la mercadería, lo que empezará a suceder desde los meses de marzo y abril del próximo año (para la cosecha gruesa, a fines de este año para el trigo) según zonas productivas del país.

“Los valores definen un escenario con precios que, respecto de los actuales, se muestran a la baja en soja, al alza en maíz y relativamente estables para el trigo”, estimó el analista.

El ajuste en los precios de la soja encontraría explicación en el crecimiento de la oferta global (cosecha récord en Estados Unidos y recuperación de Sudamérica) y el estancamiento en las importaciones chinas.

La presión alcista en el maíz tendría que ver con un segundo ciclo consecutivo donde el consumo mundial le ganaría a la producción mundial y por ende los stocks globales volverían a bajar.

El trigo mantiene su fortaleza actual de precios en un ciclo cargado de malas noticias productivas en varios países exportadores relevantes.

La soja converge a US$ 355 en mayo 2019 (se mantiene luego en ese nivel), un maíz que sube a US$ 170 en abril 2019 y un trigo a US$ 220 estable durante todo el año próximo siempre por tonelada, según los cálculos de Garzón.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas