Seguinos en
Binaria Seguros

Regionales

Estiman pérdidas de entre 30 y 40 % en lotes maíz y soja de primera

Alejandro Barbieri, manifestó en ese sentido que “el partido, salvo en las inmediaciones de Agustina que ha llovido un poco más, es una situación grave”.

Publicado

el

Ya son varios los distritos que reclaman la emergencia o el desastre agropecuario como consecuencia del déficit hídrico que afecta a sus producciones (Chivilcoy, Bragado, 25 de Mayo, Navarro, Alberti, entre otros); e incluso existe un proyecto de ley presentado en la Legislatura bonaerense que busca la declaración para los partidos del sudoeste.

Universidad Siglo 21

Días atrás, el ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, calificó a la sequía como “una de las peores de los últimos 20 años” y sostuvo que se da de manera “generalizada en todas las zonas productivas del país”.  

Matías De Velazco, titular de Carbap, por su parte, vaticinó un 2018 “muy complicado” con fuertes pérdidas en los cultivos de soja y de maíz, y con una afectación severa en la hacienda.

En ese marco, el ex presidente de la Sociedad Rural de Junín, Alejandro Barbieri, confirmó que en el partido ya se están sacando estimaciones de entre un 30 o 40% de pérdida en soja y maíz de primera.

Asimismo, relató a Radio Junín que “todo lo que es la zona que va para el lado de Morse, O´Brien, es la zona más castigada del partido por la sequía. Aunque en general en todo el partido, salvo en las inmediaciones de Agustina que ha llovido un poco más, pero el resto es una situación grave”.

Al tiempo que continuó: “en Argentina se prevé una cosecha inferior de entre un 10 y un 15%, eso se ve reflejado en los mercados mundiales y por eso el aumento de los comodities”.

En cuanto a las expectativas climáticas, Barbieri dijo que “aparentemente seguimos con esta tendencia de seca, es por ello que en la soja de segunda hay una gran incertidumbre porque tiene alguna posibilidad, pero si seguimos con esta escasez de lluvia también se va a perder mucho”.

“Ya hay lugares que se ha perdido, pero habrá que esperar para ver si llueve en estos días. La pérdida en la soja y maíz de primera ya es un hecho consumado, no se puede revertir”, completó.

En tanto, el dirigente de Carbap dijo que “más allá de cuánto tiene que llover lo que hay que tener en cuenta son los momentos en los que el cultivo necesita el agua. Eso es fundamental, los maíces cuando va a terminar de florar el grano si no le llueve es cuando se ven las pérdidas”.

Y ejemplificó: “en la zona de Bragado por ejemplo, cuando se transita por la ruta 46 se ven los maíces chicos, completamente secos. Eso es pérdida total, el epicentro más grande de la seca es en Chivilcoy, Alberti y Bragado en nuestra región, justamente, donde se perdieron lotes enteros”.

Similar a 2008
“Lo que sucede en Junín es comparable con lo que pasó en 2008, con la diferencia de que ahora hay una reserva hídrica bastante grande por la inundación del año pasado, lo que ha menguado un poco las consecuencias. Pero el estrés hídrico es igual al del 2008”, recordó Alejandro Barbieri.

Y reconoció que “estamos transitando un clima muy complicado, bastante poco previsible al que el productor deberá ir acostumbrándose para amortiguar los efectos adversos. Pasamos de grandes lluvias a estas sequías y ahora es cuando hay que reclamar las obras que se deben hacer para bajar los efectos de las inundaciones sobre tierras productivas”.

Haciendo Obras 2

Más Leidas