Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Estado de alerta en los Centros de Formación Profesional de Junín

Incertidumbre en personal y alumnos de los dos espacios que funcionan en Junín, a partir de las nuevas disposiciones del Gobierno bonaerense.

Publicado

el

Los dos Centros de Formación Profesional que funcionan en la ciudad se encuentran en estado de alerta, a partir de la preocupación generada por las últimas resoluciones del Gobierno provincial que los transfiere a la órbita del Ministeio de Trabajo, en una nueva área denominada Instituto de formación Laboral.

Universidad Siglo 21

Según precisó la titular del CFP 402, Margarita Giles, “hasta ahora dependemos todos de la Dirección General de Cultura y Educación y la actividad docente está regida por el Estatuto Docente. Hay centros que están conveniados con sindicatos y con algunas confesiones religiosas, además de organizaciones sociales como Barrios de Pie o CTP”.

“Preparamos para la producción y el trabajo, no estamos haciendo nada que no es producción. Por ejemplo, cuando formamos gente para auxiliares de la educación, ellos se emplean en el Estado, o cuando se da peluquería, ese egresado pone un comercio del rubro en su barrio y ayuda a alimentar a su familia”, detalló Giles.

En este marco, apuntó que “la empleabilidad no es la única salida para trabajar. También están los cuentapropistas, los emprendimientos pequeños por ejemplo. Nosotros también nos dedicamos a la formación integral del trabajador. Por lo que hemos visto en la resolución y en un borrador de la reglamentación, la mirada es formar operarios para la industria que acá en Junín no hay tantos establecimientos industriales”.

Según apuntan los directivos de los CFP, “el problema será que el Ministerio de Trabajo determinará la nómina de cursos y lo que se dará en cada centro, es decir, desaparecerán las instancias territoriales en la que nosotros, todos los años, con la presencia de distintos actores, pensamos la planificación”.

Esta situación genera inestabilidad en los instructores, porque “no sabemos si los cursos que se venían dando seguirán siendo considerados pertinentes por el Ministerio de Trabajo”.

Estado de alerta
A raíz de esta situación, Margarita Giles confirmó que “estamos en estado de alerta. La resolución la obtuvimos por vía no oficial el 9 de marzo y cuando preguntamos a las autoridades, a fines del año pasado y principios de este, nos dijeron que no estaban en la agenda, algo que no era real”.

Los directivos e instructores de los dos centros de formación profesional que funcionan en Junín están realizando asambleas en forma permanente.

“Los centros conveniados que continúen, lo harán por DIEGEP, es decir que se convertirán en escuelas públicas de gestión privada. Esto significa que la formación de trabajadores pasaría a ser privada. Nosotros, en nuestra matrícula, tenemos una importante cantidad de asistentes que no puede pagar 15 pesos de cooperadora, es decir, que también se verán complicados a la hora de acceder a la formación”, dijo Margarita Giles.

Gobierno Local Bigsale

Más Leidas