Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Esperan que el régimen de precipitaciones se normalice: cosecha de soja, complicada

Las marcas registradas indican que durante el mes de abril casi se duplicó la cantidad de milímetros llovidos por encima de la media.

Publicado

el

El ingeniero agrónomo Marcelo Rossetti dijo ante La Verdad que de no profundizarse el régimen de precipitaciones en el corto plazo, el rinde de soja no se verá afectado en los lotes que comprende el Partido de Junín.

Macro Prestamos Personales

El profesional advirtió que “estamos en plena cosecha de maíz y la lluvia ahora está complicando la cosecha de la soja”.

Seguidamente sostuvo que “el problema principal tiene que ver con el agua que se junta en los campos y con los caminos que están intransitables con tanta lluvia”.

El entrevistado apuntó no obstante que “el agua caída favorece a los perfiles del suelo, recordemos que veníamos de una sequía importante, una de las más grandes de la historia”.

Rossetti recordó que “quedan unos días de lluvia todavía y después recién se iniciaría la normalización climática. El cambio climático está, se hace sentir. Pensemos que estamos pasando en casi un mes de la sequía al exceso de agua”.

Las marcas registradas indicaron que durante el mes de abril casi se duplicó la cantidad de milímetros llovidos por encima de la media.

“Si el clima se normaliza en los próximos días el rinde de soja no se vería afectado, pero si las lluvias siguen la situación va a ser más complicada. En el caso del maíz, por el tipo de cultivo, aguantaría un poco más porque el agua no lo perjudica tanto como a la soja”, refirió.

En tanto, el Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales porteña pronosticó que, si se recompone la humedad en los suelos agrícolas, la campaña de trigo 2017-2018, pronta a comenzar, se incrementará 3,5% en el área de siembra respecto del ciclo anterior.

En la campaña 2017-2018 se cosecharon 17.750.000 toneladas con una superficie de 5,7 millones de hectáreas.

“Bajo este panorama, los resultados preliminares del relevamiento indicaron una posibilidad de expansión del 3,5%, ante un escenario de mejora climática que recomponga la humedad en los perfiles para el comienzo de la siembra”, se manifestó en el informe.

Esto permitiría al productor responder a los incentivos económicos dados por la suba del precio del cultivo para la campaña nueva y la mejora de la relación insumo producto.

“Frente a esta situación, el área destinada al cereal alcanzaría las 5,9 millones de hectáreas durante la campaña 2018-2019”, señalaron los autores del informe.

Pero hicieron la salvedad que “en un escenario donde la evolución climática no acompañe durante la ventana de siembra del trigo, la superficie a implantarse se reduciría a 5,4 millones de hectáreas, un 5 % inferior al ciclo previo”.

Los técnicos también ajustaron la producción final de la campaña pre-anterior 2016-2017 a 17,6 millones de toneladas sobre un área sembrada de 5,4 millones de hectáreas.

Respecto del panorama climático acotaron que “si bien durante las últimas semanas se registraron precipitaciones sobre el centro y sur del área agrícola nacional, gran parte del norte argentino mantiene un estado hídrico regular a escaso que limitaría la expansión del cereal”.

Gobierno Local Tango

Más Leidas