Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Escándalo: un médico intentó ahorcar a un paciente

El hecho ocurrió en las últimas horas en la reconocida Clínica Estrada de Remedios de Escalada, cuyo funcionamiento es casi nulo desde fines del año pasado, cuando los dueños despidieron a más de 70 empleados por problemas financieros.

Publicado

el

Escándalo en una clínica de Lanús: el dueño intentó ahorcar a un paciente jubilado que protestaba, junto a un grupo de pacientes, por el incumplimiento de las prestaciones de la prepaga del lugar.

El hecho ocurrió en las últimas horas en la reconocida Clínica Estrada de Remedios de Escalada, cuyo funcionamiento es casi nulo desde fines del año pasado, cuando los dueños despidieron a más de 70 empleados por problemas financieros.

Desde entonces, el centro médico se quedó prácticamente sin médicos ni insumos. Según denunciaron pacientes al canal Crónica TV y al portal La Izquierda Diario, sólo quedan en el lugar unos pocos camilleros, enfermeros y administrativos.

El único paciente internado es un jubilado de casi 90 años que ningún familiar reclama y a quien no pueden derivar.

El principal reclamo, ahora, es el de los afiliados a la prepaga Medicina Privada, que pertenece al mismo grupo empresario y hasta comparte edificio con la clínica.

Como esa obra social tenía a la Estrada como principal centro de atención y sufrió los mismos problemas financieros, cientos de pacientes se quedaron sin cobertura.

El problema de muchos -hay enfermos de cáncer, con problemas cardíacos y diabetes- es que otras prestadoras de salud se niegan a tomarlos por tener “enfermedades preexistentes” y les exigen hasta 300 mil pesos de “depósito” para poder acceder a las prestaciones.

Ante esta situación, decenas de pacientes fueron a reclamar con pancartas a la clínica y buscaron directamente en sus oficinas a Ricardo Bianco y Miriam Solá, los dueños. Fue en ese momento que Bianco salió en defensa de Solá, enfrentó a un jubilado que la estaba agrediendo y, en medio de gritos y empujones, lo tomó por el cuello.

La situación sólo se calmó cuando intervino la Policía e intentó mediar entre jubilados y propietarios, sin éxito. (

MÁS NOTICIAS

Más Leidas