Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Equinoterapia: una rehabilitación diferente

Gracias a una iniciativa conjunta entre la UNNOBA, el Gobierno de Junín, la Sociedad Rural y el Grupo de Artillería 10, funciona la Escuela de Equinoterapia en el predio de la Sociedad Rural de Junín.

Publicado

el

La equinoterapia es una actividad con objetivo de rehabilitación para personas con discapacidad o problemas sociales que usa al caballo como herramienta por todos los beneficios que brinda. Tanto en el área motriz por sus movimientos o en lo emocional por el vinculo que se genera con él.

Macro Recargas

“El caballo no es una máquina”

Sebastián Basso, coordinador de la Escuela de Equinoterapea, declaró: “Desde chico practicaba equitación y salto. Ahora estoy volcando todos esos conocimientos en una actividad noble y que me da mucha más satisfacción. La actividad con los caballos me dio la oportunidad de conocer personas muy especiales y hacer cosas que me hicieron sentir muy bien.
El caballo no es una maquina, a cada actitud del jinete se obtiene una respuesta del caballo”.

“El animal elige al paciente
y viceversa”

“A pesar de que la decisión la toma el coordinador del equipo, es como que el animal elige al paciente y viceversa porque se toman en cuenta las necesidades de la persona y lo que puede dar el caballo. Por ejemplo, si una persona tiene muy bajo tono muscular elegimos un caballo con un paso cortito que lo obligue a regular el equilibrio y active los músculos.
No es un paseo. A pesar de que existe la discusión de la comprobación científica, se ve clarísimo el resultado.
Muchas veces el animal llega y no sabemos mucho de su historia pero si el caballo manso, dócil y confía en uno seguramente fue bien domado. No vamos a elegir un caballo confiando en que sean así. El mismo caballo cuando lo monta un jinete con experiencia se lo ve activo y cuando lo monta un chico con discapacidad es más paciente y tranquilo”, contó.

Anécdotas

Por otro lado, Basso recordó distintos casos que le toco vivir en otras escuelas: “Todos, al final, terminan siendo especiales. Hubo uno de un chico con un problema emocional que se aferró a su mamá y no salía a la calle, y por la equinoterapia vio que se podía sentir bien, cómodo y pleno lejos de su casa.
Otro caso es el de una persona con parálisis cerebral que tenía mucho tono, las piernas se van cerrando y se terminan cruzando, se empieza a sentar bien en el caballo y hacemos los ejercicios. Después de las vacaciones volvió y no lo pudimos sentar, entonces tuvimos que hacer dos o tres sesiones más para volver a relajar”.

“Hay padres que tienen miedo”

Al principio hay padres que tienen miedo. En el interior se conoce al caballo por el deporte, por las domas. Pero apenas ven a los caballos trabajando se pierde esta resistencia”, agregó.

“Es diferente y complementaria”

A su vez, el coordinador dijo que en muchos casos se busca que “la persona tome afecto por el animal”, y agregó: “Eso no se consigue en los consultorios o aulas. En los casos de personas con autismo o asperger se apunta el trabajo al vinculo con el animal. La equinoterapia es diferente y complementaria a las otras terapias.
En los casos de chicos hiperquinéticos o de mala conducta se plantean juegos o actividades con el caballo que son muy atractivos. Ellos quieren hacerlo y que el animal les responda, entonces se ven obligados a que, si yo les enseño una técnica, tienen que hacerla bien y ahí van moldeando la paciencia y la conducta”.

Apoyo

“Con todo lo que hace falta sería una actividad cara para que lo haga una sola entidad. De esta manera se aprovechan recursos que ya existen de diferentes entidades y termina siendo viable.
En muchos lugares no cuentan con tanto apoyo, pero es una actividad que siempre se le encuentra la vuelta para hacerla funcionar. Acá hay que agradecerles a todas las entidades que se involucraron”, afirmó.

Proyección a futuro

Para finalizar, Basso hizo mención a que la idea es que la escuela crezca: “Lo que es educación está todo abarcado pero después, una vez que esté en movimiento todo, vamos a atender personas en particular que necesiten rehabilitación, inclusive adultos. Cada chico va a tener un acompañante personal. No va a haber ninguno que esté andando a caballo solo”.

“Expectativas y ganas sobran”

Por otro lado, Magdalena Douat, quien también va a coordinar las actividades, habló con La Verdad y dijo : “Tengo muchísimas expectativas, primero porque veo lo que hace la equinoterapia en los chicos con discapacidad. Hay muchos avances, queremos mejorarle es calidad de vida a ellos, el caballo es un medio para eso. Expectativas y ganas sobran. Va a salir todo bien, es lo queremos todos”.

“Junto con Sebastián vamos a conocer a los chicos el martes, a partir de ese momento vamos a saber cuál es la discapacidad y que tipo de ayuda necesitan más allá de montar. Qué actividades didácticas se pueden hacer con ellos. Lo que yo voy a hacer es acompañar, estar al lado de los chicos y del animal si es necesaria monta asistida” agregó.

“Los chicos van a venir con sus maestros, su equipo de gabinete y profesores de educación física. Nosotros nos vamos a ocupar del trabajo en pista. La idea es armar algo más didáctico para los chicos que están esperando a montar. Por mi experiencia también puedo aportar en esa parte. Es muy importante que se hayan unido las entidades y que trabajemos todos juntos.

Haciendo Obras 2

Más Leidas