Enfermedad cardiovascular y COVID- 19 - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Soy

Enfermedad cardiovascular y COVID- 19

Gabriel Scattarello (*)

Publicado

el

La llegada de la pandemia por coronavirus (COVID 19) ha cambiado drásticamente en pocos días nuestro estilo de vida. El impacto cultural que ha generado la enfermedad, atravesando las actividades de todos los seres humanos en el mundo no tiene precedentes.

Desde que se instauró el aislamiento social, obligatorio y preventivo y también la incertidumbre, los médicos hemos recibido un aluvión de llamados y mensajes telefónicos solicitando respuestas a cómo actuar ante esta enfermedad.

Muchos de los mismos apuntaban a ver si la hipertensión arterial era un factor de riesgo que podía empeorar la evolución de una posible infección. Incluso, que la toma de ciertos fármacos y sus derivados (como el losartan o el enalapril) podían agravar el cuadro y si había que reemplazarlos por otros.

La duda se generaba porque estas drogas actúan sobre un receptor y un sistema en dónde el virus tiene mucha afinidad y se une a través de una proteína llamada espiga. Un trabajo de la Universidad de Nueva York demostró posteriormente, que la hipertensión no es un factor de riesgo que empeore la evolución de la infección por coronavirus, y que la toma de estos y todos los antihipertensivos en general tampoco aumentan el riesgo. Por lo tanto, no deben suspenderse o cambiarse.

Con la llegada del aislamiento, los controles de salud de tipo preventivo se redujeron a nada. La enfermedad generó también temor, angustia y stress en muchos pacientes por percibirse en zona de riesgo, generándose así más consultas.

¿En quienes debemos extremar los cuidados preventivos entonces? ¿Cuál es la población más vulnerable?
En primer lugar debemos saber que el 80% de la población que contraiga el virus tendrán escasos síntomas. De estos, el 18% requerirán hospitalización y sólo el 2% necesitarán cuidados críticos. Estas cifras fueron publicadas en Italia.

Se ha visto que los pacientes mayores de 60 años tienen más riesgo de contraer formas complejas de la infección. También los que tienen antecedentes de enfermedad coronaria (infarto de miocardio, implantes de Stent o cirugías de By pass), los pacientes con insuficiencia cardíaca, y arritmias cardíacas complejas. En todos ellos, el consejo es que se queden el mayor tiempo posible en sus casas. La utilización del tapa bocas al salir, mantener el distanciamiento social, el lavado o el uso de alcohol en gel en las manos son medidas que disminuyen notablemente la propagación del virus.

Este grupo en particular no debería dejar de concurrir al médico para continuar con el control de sus patologías previas, como así también mantener una correcta inmunización vacunándose contra la gripe y la neumonía.

(*) MP113.604
Esp. Universitario en cardiología
Magister de ultrasonido cardíaco

Suplemento SOY
Todo Chevrolet

Más Leidas