El vóley femenino lucha por la profesionalización - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Deportes

El vóley femenino lucha por la profesionalización

Las jugadoras de vóley nacional, Mariángeles Cossar y Carla Castiglione dialogaron con LA DEPORTIVA y contaron como fue la iniciativa de la campaña por la profesionalización, cuáles fueron los motivos por los que se realizó y que tan lejos está de lograrse.

Publicado

el

Desde hace ya varios años el vóley femenino argentino es uno de los deportes más practicados en el país, con una gran convocatoria de público cada vez que hay un partido ya sea por la Liga Femenina, torneos metropolitanos o provinciales. Esto sumado al gran trabajo que realizó la selección con la consecución de resultados, que antes parecían inalcanzables, como las clasificaciones a los mundiales de Italia 2014 y Japón 2018, la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y, por primera vez en la historia, las participaciones en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y próximamente Tokio 2020, fueron el puntapié para empezar a luchar por conseguir lo que hace años vienen anhelando: la profesionalización del vóley femenino.
Una lucha que se inició luego de que “Las Panteras” (seleccionado femenino) lograran clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio. Una vez conseguido esto, la ex jugadora de Boca Juniors y la selección, Natalia Espinoza, expuso los argumentos del pedido de profesionalización del vóley femenino mediante un hilo en Twitter que generó mucha repercusión en las redes sociales. Dentro de estos argumentos, la ex multicampeona con Boca y actual representante femenina de Juava (Jugadoras Asociados del Vóley Argentino), expresaba: «Con el empuje que dio la profesionalización del fútbol femenino. El notable crecimiento del vóley femenino. El rol de la mujer en el deporte, es mirado distinto. Llegó la hora de decir: profesionalización del vóley femenino». El impacto que el mismo tuvo en actuales y ex jugadoras como también en jugadores, dirigentes, periodistas y admiradores del deporte fue sorprendente y por eso mismo, días después de este hecho, se publicó un comunicado firmado por, aproximadamente, 200 jugadoras y ex jugadoras entre las cuales se encuentran Tatiana Rizzo (actual jugadora de Boca), Julieta Lazcano (jugadora de Radomka Radom de Polonia), Elina Rodriguez (integrante de Conegliano de Italia) y la ex «Guerrera» Natalia Espinosa.
En dicho comunicado se pueden identificar los siguientes reclamos: promover, difundir y estimular la práctica del vóley femenino en el territorio nacional en todos sus niveles deportivos. Generar programas y proyectos que promuevan la participación masiva y la inclusión social; mejorar los espacios físicos de juego y entrenamiento; que cada club, en contexto de Liga, incluya en sus estructuras de trabajo a entrenadores/as, apoyo médico y kinesiólogos; una competencia sostenible y profesional de mayor duración sin que se superponga con torneos regionales o con el calendario internacional; mejoras salariales. Contratación de jugadoras mediante acuerdos por temporada; cobertura médica para jugadoras y staff; comercialización y difusión de la Liga, trabajo de búsqueda de sponsors. Por último, que el reglamento de pases se ajuste a la realidad económica nacional, que tenga relación con los contratos que perciban las jugadoras y no sea una traba para las mismas.
Mariángeles Cossar, jugadora del club Boca Junios e integrante de Las Panteras, y su colega Carla Castiglione (jugadora de Gimnasia y de la selección) dialogaron con LA DEPORTIVA sobre este tema. La jugadora xeneize manifestó: “la campaña viene surgiendo desde hace un tiempo, lo venimos hablando entre muchas jugadoras. Las chicas que sacaron adelante lo del comunicado son las que por ahí están más presentes en eso pero en realidad estamos laburando todas. Estamos intentando conseguir lo que nos merecemos y para eso teníamos que aprovechar tanto la profesionalización del fútbol femenino, el auge del feminismo y la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio“. Por otra parte Carla agregó: “Hoy en día la mujer se está posicionando en la sociedad en un lugar que hace un par de años atrás no podía hacerlo, y eso nos ayuda a poder alzar la voz”.
Este pedido por mejorar las condiciones del deporte surge por las grandes diferencias que históricamente existen entre hombres y mujeres. “Las diferencias son muchísimas y van desde mejores condiciones en la cancha, ropa, horarios de entrenamiento, sueldos, una liga más larga que les permite a los hombres realizar otras actividades como tener un emprendimiento laboral, estudiar o formar una familia sin tener la necesidad de tener que irse al exterior para poder vivir como profesionales del vóley” detalló Carla. Por su parte, Mariángeles recalcó: “Parece que uno hace el reclamo por la parte económica pero no es sólo eso, es justamente esa inequidad de que una mujer reciba mucho menos por hacer el mismo trabajo que un hombre.”
En cuanto a la repercusión que tuvo tanto en el ambiente deportivo como en la sociedad, “Chu” Cossar opinó: “La repercusión ayuda muchísimo aunque es muy difícil lograr todo a corto plazo, pero podemos ir teniendo pequeños resultados que van a ir ayudando mucho a la causa. Yo creo que si hacemos fuerza, nos hacemos escuchar y la gente nos acompaña, el reclamo va a tener mucha más fuerza y se van a poder conseguir más cosas. El vóley femenino no se va a profesionalizar de un día para el otro pero sí esperamos que se den cambios estructurales y sustanciales para que se puedan ir modificando las cosas poco a poco y estemos más cerca de lograrlo”.
Hasta el día de hoy, la Federación de Vóley Argentino, ente que tiene los derechos de la Liga Argentina Femenina, solamente se expresó diciendo que para este año tienen previsto alargar la Liga, tratar de formar una nueva asociación o hablar con ACLAV para poder desarrollar una liga en las mismas condiciones que la del vóley masculino.

Más Leidas