Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El trabajador organizado como protagonista

Por Sebastián Mario Riglos

Publicado

el

Esta fecha responde a la tragedia del 1ro de mayo de 1886, que trascendió como la “Revuelta de Haymarket” o “los mártires de Chicago”; manifestación en la que murieron trabajadores que pedían mejoras en las condiciones de trabajo y reducción a 8 horas de la jornada laboral.

Esta breve introducción, nos deja en claro que se conmemora una jornada de lucha, de reivindicaciones y conquistas de derechos, donde el eje y protagonista ha sido el trabajador movilizado.
Este protagonista, de antes y de hoy, es a quien siempre le toca poner el “lomo”, y –lamentablemente- los muertos también.
Este día, habrán pasado 132 años de aquel, y las luchas han persistido, renovado y sucedido. Ayer y hoy, es el trabajador quién debe soportar los ajustes más brutales, y los cimbronazos de cambios de gobiernos o política económica.
El obrero es la parte más débil en las complejas relaciones que se dan en una sociedad de consumo. Es siempre la variable de ajuste, a quien le modifican el presente creándole situaciones de flexibilidad o precarización laboral, o le confiscan el futuro con las perjudiciales reformas previsionales.
Su única herramienta de defensa fue y es la organización. Por eso, en estos difíciles momentos, abogamos por la organización de los trabajadores, y la defensa de sus derechos.
Que los gobernantes comprendan que la única forma de progreso es cuidando al trabajador y su salario. No existe otro modo. Una economía no crece congelando salarios, o implementando políticas que generan desocupación.
Los suba de tarifas en gas, electricidad, transporte, etc, menoscaban el poder adquisitivo del asalariado, y es responsabilidad del Estado velar por el mismo, ya que esos servicios públicos esenciales forman parte del “salario indirecto” del trabajador. El resto, son excusas, y mentiras.
Desde muy temprano, nuestra Doctrina Justicialista ha reconocido la importancia que se merece al movimiento obrero organizado, proclamando al mismo como su columna vertebral. Porque el salario dignifica, y estamos convencidos que el trabajo es – si no el único-, el mejor ordenador social.

Sebastián Mario Riglos
Sec. Acción Social
Partido Justicialista de Junín

MÁS NOTICIAS

Más Leidas