El recuerdo de Elmo Bovio, por su nieto
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

El recuerdo de Elmo Bovio, por su nieto

El exjugador de futbol supo brillar con la camiseta de Sarmiento, Peñarol, Inter de Milán, entre otros.

Publicado

el

Por Redacción Grupo La Verdad

Hablar de Elmo Bovio es hablar de uno de los mejores centro delanteros que vistieron la camiseta del Verde. El juninense tuvo un breve paso por Sarmiento de Junín, donde debutó, pero que le alcanzó para dejar el recuerdo de su calidad y potencia en la mente de todos los hinchas. A 95 años de su nacimiento (fecha que se conmemoró ayer), Grupo La Verdad dialogó con su nieto, Mateo Bovio.

Mateo, si bien no es nacido en Junín, tiene un fuerte cariño por nuestra ciudad, primer lugar por su abuelo, pero también por su madre. A su vez, es fanático de Sarmiento, y cada vez que puede se acerca al Estadio Eva Perón para ver al Verde.

“Mi mamá es juninense, pero se vino a Capital cuando tenía 18 para estudiar. En Junín me quedaron los primos de mi mamá, mi tío abuelo que vivió en Junín hasta los cien años. La última vez que fui a Junín fue para ver a Sarmiento, cuando perdimos el ascenso con Barracas Central por penales”, contó.

¿Quién fue Elmo?
Nacido en 1925, Elmo era hijo de un inmigrante italiano constructor (nada más ni nada menos que quien fuese el encargado de poner la estatua de San Martín en la plaza 25 de Mayo), de un pueblo cercano a Turín, del norte de Italia. A su vez, era el más chico de sus hermanos y “un poco vago para trabajar pero bueno para jugar al futbol”.

“Arrancó de muy chico en las inferiores de Sarmiento, a los 18 se fue para Peñarol de Montevideo, donde compartió con Roque Máspoli y Obdulio Varela, que es como si hoy te dijera Luis Suárez y Edison Cavani. En 1950 fueron protagonistas del Maracanazo en Brasil. Después lo vendieron a Italia, él se adaptó rápido y él siempre decía que hacía mucho frío y que estaba muy destruida por la guerra”, afirmó su nieto.

A su vez, al continuar con su recorrido profesional, comentó: “Posterior a esto se terminó yendo a Brasil, al Palmeiras, que en ese momento se llama Paletra Italia porque eran todos inmigrantes, allá conoció a mi abuela, que es brasilera. Pasó por San Pablo, estuvo un año en América de Cali, vuelve a Sarmiento, donde pasa a ser Director Técnico y vive en Junín hasta que mi mamá cumplió 18”.

¿Cómo jugaba?
Al buscarlo por internet, uno de los primeros títulos que figuran en Google es de un portal brasilero, cuyo artículo tiene como título “O melhor da malandragem argentina” (cuya traducción es “Lo mejor de la astucia argentina”). En dicho escrito se hace referencia no sólo a la viveza de Elmo, sino que también se lo nombra como “tramposo” haciendo referencia a las técnicas un poco excesivas que utilizaba para lograr marcar el gol.

Este comentario fue reforzado también por su nieto, quien comentó: “Por lo que me contó al gente que jugó con él, fue un hombre muy guerrero, cabeceaba muy bien. Tenía varias técnicas bilardistas, era de pellizcar la cola en el córner. En Brasil contaron que a un arquero le hizo la misma que le hicieron a Riquelme con el dedo, en esa metió el gol pero se fue con la nariz sangrando de una trompada”.

Anécdotas
Por otro lado, el entrevistado dijo que “hay muchos pasajes de su vida que son divertidos”, y siguió: “Me acuerdo uno puntual que no lo entendí. Tenía 8 años y él paró en la cocina de su casa y me dice ‘Mateo, vos hacés bien en estudiar, yo no tuve la posibilidad, el futbol me dio mujeres y plata, pero cuando estaba en Italia y tenía que firmar contratos no entendía nada. El mundo del futbol no es lo que parece’. Él no dejó que nadie se dedicara al futbol después”.

“Era peronista y de muy fuertes convicciones. A sus 87 años le tocó votar en la Facultad de Ingeniería acá en Capital. Dijo que quería votar por Perón, le tuvieron que bajar la urna y explicarle que estaba muerto y fue un escándalo”, añadió.

Proyecto personales
Finalmente, el entrevistado contó cómo se gana la vida y el legado heredado por su abuelo y sus padres: “Me transmitieron mucho el valor del esfuerzo y la autoridad a través del ejemplo. Me recibí de ingeniero, trabajé en Quilmes, Mercado Libre, en el Senado de Italia y me volví porque cree una empresa que le estaba yendo muy bien y que ahora está fusionada con otra empresa. Era la típica tarjeta de sellitos y puntos que uno va tres veces a una cafetería y se ganaba una medialuna o cosas así”.

En esta misma línea manifestó que encontró un invensor “muy fuerte, que le interesó” y con el cual terminó “creando al día de hoy algo que vamos a lanzar en Posadas, Misiones por una cuestión de coronavirus, que es una billetera virtual”, y explicó: “Esto es un medio para que toda la gente que no está bancarizada pueda pagar a través del teléfono, si están bancarizados lo vincula a sus tarjetas, puede transferir a un CBU o CVU (de las cuentas virtuales)”.

“Hicimos una fusión, estamos sacando la billetera con las tasas más baja del mercado, plata en cuenta al instante y toda el sistema de fidelización de los clientes. Somos 45 personas adentro, somos personas muy joven y permite que los protagonistas seamos todos sub30, y desafiemos a los ámbitos del poder. A veces me peleo con políticos que me toca cruzarme, que en parte está formado por gente mayor que no escuchan las ideas de los jóvenes”, concluyó.

Lee también: La Dirección de Deporte suma nuevas clases virtuales

Más Leidas