Seguinos en
Radio Junín

Locales

El próximo sábado se realizará un remate público de bienes en la exARGENLAC

Fue la primera empresa que sustituyó la botella de vidrio por el sachet de plástico.

Publicado

el

El sábado 15 de diciembre se llevará a cabo un remate público, al contado y mejor postor, de bienes, maquinarias y rezagos, de la ex planta láctea ARGENLAC. También se rematarán 4 vehículos. La subasta comenzará a las 9, en las instalaciones de Gaucho Argentino y Ruta Nacional N° 7, y se hará a través del Colegio de Martilleros del Departamento Judicial de Junín. También se rematarán 4 vehículos.

Las visitas al predio podrán realizarse los días jueves 13 y viernes 14, de 9 a 12. Para información sobre condiciones y requisitos, consultar en la web www.unnoba.edu.ar, opción «Subasta».

UNNOBA
Luego de años sin actividad, las instalaciones de la ex ARGENLAC fueron adquiridas por la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires.

En un principio, está estipulado poner en valor la infraestructura existente, desarrollar aulas y los laboratorios en el sector donde se hacía la producción de quesos, un espacio para la producción y un frigorífico que tendrá producción animal y brindará servicio de certificación de calidad.
El Secretario Legal y Técnico de la UNNOBA, Pablo Petraglia explicó a La Verdad que “allá por 2014, la Universidad empezó las conversaciones con los titulares del predio y el inmueble se adquirió en 2017, con la idea de utilizarlo para la oferta académica que tenemos de la carrera de Alimentos. Ahora lo estamos poniendo en valor y adentro hay mucha maquinaria, chatarra y rezagos que a la Universidad no le es conveniente, como tanques de 30 y 70 mil litros, porque están fuera de la escala para este proyecto académico. Se hizo un relevamiento de los bienes existentes y ahora se someterán a una subasta pública”.

“Los tanques están en buenas condiciones pero el resto no, por dos cuestiones: por lo obsoleto del material, hay calderas que se utilizaban con fuel oil; y por las dimensiones, ya que las bateas (donde se almacenaba la manteca y el dulce de leche) son de una escala industrial. Para poder poner la planta en funcionamiento, hay que se hacer una gran inversión porque hay que hacer una adaptación. Hay que pasar algo que funcionaba como una industria a algo académico y de investigación. Hay que reformular las viejas cámaras y, la estructura en general, se encuentra en estado regular. Hubo que hacer un análisis de la estructura de los materiales a través de nuestros ingenieros para determinar la resistencia de los hierros que están expuestos porque el hormigón estaba caído. Después, hay algunos galpones que, debido al paso del tiempo, están en falsa escuadra y alguno habrá que desmontar”, expresó.

Arduo trabajo
Luego, Petraglia siguió detallando el trabajo que resta por hacer y dijo que “en general, la mayoría del edificio se va a recuperar en diferentes etapas y la primera será la construcción de las aulas y laboratorios, que tiene un plazo de 18 meses”.

La fábrica
La fábrica de lácteos ARGENLAC perteneció a la Liga Agrícola Ganadera, hasta 1995, y vio sus mejores años durante las décadas del 70 y 80. Luego, se hizo cargo una sociedad anónima denominada FERSI, quien era accionista de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA). En 2010 cerró sus puertas definitivamente, siendo adquirida, en aquel momento, por la firma Mastellone Hnos.

Llegó a tener más de 160 empleados y el queso se exportaba. Además, vendían la leche en sachet, yogures de varios sabores y manteca. Fue la primera empresa argentina que sustituyó la botella de vidrio por el sachet de plástico.

Con este remate, termina de bajarse la persiana de ARGENLAC y se da el cierre definitivo a una parte de la historia de Junín. La fábrica ya no está, pero la marca comercial quedará en el recuerdo de todos.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas