Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El Plan Federal, en el ojo de la Justicia

Hace nueve años se entregaron las casas del barrio Almirante Brown: apenas uno después, ya se denunciaban los vicios en la construcción.

Publicado

el

La alegría de llegar al techo propio les duró poco a los propietarios del barrio Plan Federal Almirante Brown. Es que apenas unos meses después de entregadas las casas -se cumplieron nueve años el 10 de marzo- se empezaron a notar serias irregularidades en la construcción.
De inmediato, además de las denuncias públicas por parte de los propios adjudicatarios, se inició una causa judicial que había tomado Adrián Feldman, quien al asumir funciones luego en el municipio –una de las patas apuntadas en la responsabilidad- debió dejarla y por eso se archivó.
No obstante, en las últimas semanas otro abogado se hizo cargo realizando algunas presentaciones para que no prescribiera. La intención es mantenerla ‘con vida’ hasta tanto haya novedades en la investigación judicial que lleva adelante la fiscal Vanina Lisazo, en torno a la obra pública meonista en general.
Además de la nueva terminal, el Autódromo, la pista de atletismo y otras ‘perlas’ heredadas de la anterior gestión, las casas del Plan Federal reciben especial atención tanto en la denuncia realizada por el actual secretario de Obras Públicas, Diego Frittayón, como de la propia funcionaria judicial.

Macro Crédito al Instante

El barrio
Las casas del Plan Federal del barrio Almirante Brown fueron construidas sobre una cava que fue rellenada y jamás se dieron respuestas técnicas concretas sobre si podrían sostenerse en el tiempo en ese lugar.
El 10 de marzo de 2009 se cumplieron nueve años de la entrega. Ya en abril de 2010 el tema de los vicios en la construcción llegaba a los medios periodísticos, dado que los vecinos denunciaban graves deterioros en las casas: filtraciones en los techos, irregularidades varias como construcción en falsa escuadra, con desagües pluviales a desnivel respecto las calles, y los calefones, calefactores y cocinas de menor calidad a la que figuraba en la licitación.
Este barrio es donde se observaron más cantidad de irregularidades en la construcción, lo que significa no sólo una estafa para el erario público del municipio sino también hacia cada propietario.

La empresa
A cargo de las obras del barrio, estuvo la empresa Rowing, la misma a la que luego se le adjudicó la construcción de la nueva terminal, el foco de otra gran discusión legal, originaria de enormes gastos para la administración pública y que avanza a paso de hormiga.
Además de esta firma constructora, la confección del plano y control de obras estuvo a cargo del municipio y de los técnicos designados en su momento, con la firma del certificado final de obra por parte del ex secretario de Obras Públicas, Agustín Pinedo, y el ex intendente Mario Meoni.
Por eso, con la causa iniciada por la fiscal Lisazo en torno a la obra pública meonista, la conclusión de la investigación podría derivar en consecuencias graves para los funcionarios de la gestión anterior, el propio ex intendente municipal Mario Meoni, ex directivos del Instituto de la Vivienda de la Provincia y la empresa constructora Rowing.
Mientras, los vecinos aguantan y sostienen su propia demanda judicial que ahora tiene esperanzas de reactivarse. El tiempo y la Justicia tienen la palabra.

Fiesta del Pejerrey

Más Leidas