Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El paso bajo nivel de Rivadavia, la gran obra que nunca se concretó

El proyecto, cuya realización estaba a cargo del gobierno bonaerense, fue licitado y adjudicado pero la administración de Daniel Scioli nunca giró los fondos correspondientes.

Publicado

el

Fue una de las obras más anunciadas por la administración municipal que lideró Mario Meoni y a la vez una de las más reclamadas por los muchos junineneses. De hecho el meonismo basó una de sus plataformas de campaña en la concreción de la misma.
El gimnasio del Club San Martín fue sede de una serie de reuniones y promesas que finalmente no llegaron a ningún lado, aunque por entonces las autoridades municipales vociferaban que el proyecto “era un hecho”.
La idea fue gestada en 2007, fue creciendo, se dio a conocer y hasta fue maquetada. Posteriormente, tres años después, se comenzó a trabajar sobre la licitación, que el 31 de enero de 2012 se firmó con la empresa adjudicataria, Tecma S.A.
Luego, en febrero de 2012, el por entonces secretario de Obras Públicas del Gobierno Local, arquitecto Agustín Pinedo, sostuvo públicamente que la construcción del paso bajo nivel de Rivadavia comenzaría en un plazo de 30 a 45 días. El anuncio de Pinedo había sido luego de una comunicación con el por entonces jefe de la Zona IV de la Dirección Provincial de Vialidad, Marcelo Mafia.
Pasó el tiempo, se cumplió el plazo, y los obreros nunca iniciaron trabajo alguno. Antes de concluir su mandato, el arquitecto Pinedo dijo que la posibilidad de que algún día se concretase la divulgada obra era “un misterio”. Por esos días el profesional hizo saber también que estaba “decepcionado”, y disparó directamente contra el gobernador de la Provincia de aquellos años, Daniel Scioli: “Pasó lo que pasa con las licitaciones de las rutas, como todo lo que anuncia Scioli. Quedó en la nada”.

Universidad Siglo 21

En la nada

La licitación que se hizo en 2011 en el Salón Rojo con asistencia del Intendente, funcionarios locales y provinciales, fue el paso previo a la firma del contrato de obra con la empresa ganadora. El mismo Concejo Deliberante había sido un par de años antes el recinto en el que los legisladores locales discutieron la declaración de utilidad pública de la obra, que recibió un apoyo crítico de parte de la mayoría de los ediles: entre ellos Magdalena Ricchini, Renatto Figgini Bava, Ismael de Luca, Gustavo Traverso, Andrés Rosa, Ricardo Petraglia y Abel Vera.
A esa altura, vecinos y comerciantes de la avenida Rivadavia ya habían tenido la oportunidad de conocer de boca de los funcionarios municipales encabezados por el intendente Meoni las características del paso bajo a nivel proyectado para construirse en el cruce de las vías. Lo mismo pasaba con diversas entidades técnicas con las que el Gobierno Local ya había mantenido encuentros de trabajo.
Tras atrasos en el comienzo de las tareas y la incertidumbre generada en la comunidad, otra vez el arquitecto Pinedo fue el encargado de dar la cara ante los medios: “Las últimas conversaciones que habíamos tenido con Vialidad Provincial marcaban que ya se lo habían adjudicado a la empresa, que habían hecho el proyecto ejecutivo pero nunca más se supo. Por lo menos hace más de un año que tendría que haber empezado. El proyecto tenía el visto bueno. Para mí es un misterio cómo terminan estas cosas. ¿Cómo se puede firmar un contrato de obra y después no cumplirlo? Pienso que los contratistas no hacen nada porque si no la Provincia no les da más obras. Yo les haría un juicio porque gasto dinero, invierto, contrato profesionales, hago proyectos. La gente viajó en varias oportunidades. En Vialidad ya no saben qué decir. Es decepcionante. A veces nosotros tenemos dificultades económicas y a una obra nos cuesta terminarla, se demora, pero lo que no puede ocurrir es no hacerla después de firmar el contrato”.

En el olvido

En octubre de 2015, a días de asumir como Intendente, Pablo Petrecca hizo referencia al tema y consideró que tal vez lo más oportuno sería construir un puente sobre la calle Lavalle, debido a los elevados costos que demandaría edificar un túnel en la avenida Rivadavia.
No obstante, la gestión de Petrecca en materia obras públicas tomó otro rumbo, se centró en el cuadrante del noroeste, el desagüe de la zona norte, la pavimentación de cuadras de barrios, la repavimentación de la avenida Circunvalación, la continuidad del edificio de la nueva terminal (había un contrato firmado) y el construcción del nuevo centro de monitoreo, entre otras.
El proyecto del meonismo, cuya realización estaba a cargo del gobierno bonaerense, fue licitado y adjudicado pero la administración de Daniel Scioli nunca giró los fondos correspondientes para que la compañía pueda iniciar el soterramiento y la construcción del túnel para “unir” la ciudad.
El mismo contemplaba no solamente un puente vehicular sino también peatonal, que al nivel donde irían los vehículos sería el más bajo y el más elevado donde transitarían los ciclistas. Y separado de este, los peatones.
En julio de 2011 tres empresas se presentaron formalmente a la licitación pública para hacerse cargo de la construcción de la obra del paso bajo nivel. Las firmas que se presentaron fueron Csuco S.A., que ofertó 20. 842.035,10 pesos, siendo la garantía a presentar unos 172.370,12 pesos; Tecma S.A.- Pose S.R.L. (UTE), cuya oferta fue de 16.514.665,83 pesos, siendo la garantía de 172.370,12 pesos; y Cahem S.A.- COVIC S.A. (UTE), con la oferta de 19.435.579,90 pesos, y la garantía de 172.370,20 pesos. La ganadora resultó Tecma S.A.
Hoy, pasados los años, todavía, de la obra no hay indicios. Los vecinos que se acuerdan de la promesa, mientras tanto, siguen esperando.


Pinedo: “El proyecto fue siempre
una necesidad para nuestra gestión”

El ex Secretario de Obras Públicas en tiempos del ex intendente Mario Meoni recordó esta semana en diálogo con LA VERDAD la importancia que le dio el municipio durante la gestión anterior al proyecto del paso bajo a nivel en las vías de calle Rivadavia y no dudó en afirmar que eso era una meta fundamental “por el crecimiento de Junín”.
Además, resaltó la importancia comercial de la calle Rivadavia para la zona del barrio Belgrano que así lo requiere y también mencionó las molestias que generan la interferencia por el paso de los trenes.
Aquello, el ex funcionario lo recuerda con impotencia por no haber podido concretar el proyecto y en ese sentido fue muy duro con el ex gobernador Daniel Scioli: “Lamentablemente el Gobierno en la Provincia hizo muy pocas obras, dejó bastante que desear. Sin embargo, una de las obras que licitó, creo yo ahora con un fin electoralista, estaba ese puente”.
Y aclaró: “Esa obra fue adjudicada, pero nunca se construyó. No sé cómo son los mecanismos en la provincia que permiten que se adjudique una obra, inclusive que se comiencen las empresas a confeccionar sus proyectos ejecutivos, a tener gastos, y después no se construye nada”.
“Realmente es una cosa que me sigue asombrando al día de hoy. No se las razones que pudo tener en aquel momento el gobierno de Scioli. Hay que acordarse de que hasta Junín vinieron asesores del gobierno de la provincia a abrir la licitación en el Concejo Deliberante”, destacó luego.
Pinedo, dijo también a este diario que habría que insistir en la concreción de la obra porque “si lo pensamos a futuro sería muy importante para el desarrollo de Junín, además, con la ventaja de la característica que tenía aquel proyecto que era todo un parque que nacía en los edificios de la UNNOBA y llegaba hasta la plaza que han construido hoy, constituía todo un paseo. No era un túnel como las personas creen”.

Gobierno Local Jazz Blues

Más Leidas