Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El “negro” Gonzalez y un recuerdo de quien dejó huellas imborrables

Barbero recuerda a su amigo, militante y apasionado defensor de las ideas peronistas

Publicado

el

“Rogelio González era, como lo definió mi mujer, un mariscal de la política. Era un peronista que vivía como un peronista. Que lo poco que tenía lo compartía”.

Con estos conceptos definió el exconcejal y dirigente justicialista Carlos Barbero, al recientemente fallecido Rogelio González, más conocido como “El Negro”, como lo llamaban sus amigos. Fue un militante peronista, tal vez el último en Junín, que se definía como “auténticamente peronista”, que supo ser amigo de Juan Duarte y conocido de Juana Ibarguren y sus hijas.
“Era de esos amigos incondicionales. Un tipo muy querible. Él sí que era peronista. Lo que tenía lo compartía. Una persona excelente, con mucho conocimiento”.
“Hay muchos que se dicen peronistas para vivir cada vez mejor ellos. Aunque a algunos les duela, muchos llegan al peronismo porque es de la única manera que tienen para alcanzar un puesto o un cargo. Rogelio no”.
Y a movimiento político al que perteneció toda la vida, “le dejó esa forma de ayudar a la gente, de trabajar desinteresadamente, pasar horas en las unidades básicas sin cobrar un peso. Era muy querible, tanto es así que Julio Henestrosa lo adoraba, lo consultaba”.
“En lo personal, tuve la suerte de llegar a ser concejal. Trabajé todo lo que pude y cobré un sueldo. Él no cobró nunca”.

No puedo entender…

Inevitable fue que, al hablar del dirigente fallecido y sus características personales, Carlos Barbero se refirió al presente del Partido que integra en el orden local, “no puedo entender cómo, cada vez hay más confrontaciones. En vez de unirnos, cada vez estamos más confrontado, cada vez importan más los puestos que la gente. Estamos perdiendo mucho en Junín, donde se notan las divisiones”.
“Fijate – acotó- cómo actuó una candidata como Rocío Giaccone la última vez que hubo elecciones. Ella dice que no pero qué mano puede haber habido para que anule una lista donde iban dos peronistas de toda la vida como eran Eduardo Aguilar y Carlos Vozzi. Qué le costaba haber dado una interna, si ella, segura ganadora, unía a todo el peronismo. Hoy estaríamos todos juntos pero ahora hay resquemores. No sé cómo se va a solucionar.

Pelea de gatos

El peronismo es una pelea de gatos que no se termina r nunca. A mí me cansó. La verdad es que sufro mucho y las cosas no están tan fáciles están muy difíciles y hace falta la ayuda de todo el mundo. El país necesita que el peronismo sea unido y fuerte están difíciles”.
Finalmente, ante la requisitoria se refirió a la intervención del Partido Justicialista dispuesta por la Justicia, situación que vivió con “asombro. Con el respeto que me merece Barrionuevo últimamente no se sabía de qué lado estaba. Soy una persona minúscula para hablar de él pero como peronista creo que lo mejor es dirimir en las urnas con todos los candidatos que quieran ir. Y donde el que pierda, acompañe. No tengo la palabra justa, pero creo que es lo que más le conviene al peronismo y al país. Una lucha sana”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas