Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El municipio espera por la ayuda de Provincia y Nación para construir una nueva planta depuradora

Covini dijo que “se requiere una inversión demasiado importante, cerca de 20 millones de dólares”.

Publicado

el

Los municipios de Junín y Chacabuco realizaron un pedido formal ante la Autoridad del Agua (ADA) para que lleven a cabo análisis físico, químico y bacteriológico del agua del río Salado, desde la planta de tratamiento de efluentes cloacales de la vecina ciudad hasta la laguna de Rocha. Esto surge a raíz de una reunión que se llevó a cabo en la Secretaría de Recursos Hídricos de Nación, donde el intendente municipal de Chacabuco, Víctor Aiola, y su par Pablo Petrecca determinaron pedir a la autoridad competente provincial realizar los análisis y comenzaron a trabajar para buscar fondos destinados a la construcción de la nueva planta de tratamientos de líquidos cloacales de Junín.

El problema de la planta depuradora data de hace muchos años. Se arregla y se sigue trabajando, aunque siempre con problemas.

Guido Covini, titular de Obras Sanitarias, indicó en declaraciones radiales que “con Chacabuco estamos trabajando en conjunto y, con el Secretario de Infraestructura y Política Hídrica Pablo Bereciartua, estuvimos hablando sobre la posibilidad de hacer proyecto para una planta de tratamiento nueva pero requiere una inversión demasiado importante, cerca de 20 millones de dólares, de acuerdo al cómputo de material del pliego que salió de la planta que se diseñó luego del trabajo realizado acá por la Dirección Provincial de Agua y Cloacas (DIPAC). La solución está pero la inversión es grande y hoy los recursos del municipio no son abundantes para invertir semejante suma de dinero. Para hacerlo necesitamos el apoyo de Provincia y de Nación y ya nos hemos reunido con el ministro de Infraestructura provincial, Roberto Gigante, y le llevamos todos los informes que tenemos.

Problema con Chacabuco
El funcionario aclaró que “nosotros no negamos la situación actual de la planta depuradora, como sí lo hizo el gobierno anterior. Es bueno que la gente sepa qué clases de dirigentes los gobernaron. La Laguna de Rocha está aguas abajo de la planta depuradora de Junín y está a 35 km de la misma, por el cauce del río Salado. Estamos trabajando en conjunto con la Autoridad del Agua para ver la calidad que tiene la laguna de Rocha. Esto se tiene que hacer para asegurarse su uso público. También hay que ver dónde hay otros focos de contaminación y por eso hay que hacer análisis más rigurosos. Nos llama la atención que algunos salgan a hablar y más cuando fueron gobierno durante años. La planta está para 30.000 habitantes y Junín tiene cerca de 100.000 habitantes y nunca se le realizó ningún tipo de inversión en estos años”.

Covini recalcó días atrás que “esta es una cuestión que heredamos de varias años de falta de inversión en infraestructura. Recibimos un Municipio con un 80 % de obras de cloacas y el objetivo que tenemos es sacar los líquidos cloacales de la ciudad, que es lo que más repercute en el ciudadano. Es una planta que heredamos y está obsoleta. Está hecha con pozos imhoff cuando en la actualidad se debe hacer con barros activados. Es una planta modelo de los 90 y tiene una vida útil que ya pasó hace varios años”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas