El mito de los gatos tricolor
Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Ocio

El mito de los gatos tricolor

El calicó es una gatita lleno de amor y ternura con un origen mítico que no se ha tenido que adaptar a la vida doméstica, su naturaleza es doméstica en sí.

Publicado

el

Los gatos esconden una variedad de misterios que pueden maravillarnos, algunas razas tienen historias tan antiguas como cautivadoras, es el caso del Calicó o también conocidas como gatas tricolor.

El calicó es una gatita lleno de amor y ternura con un origen mítico que no se ha tenido que adaptar a la vida doméstica, su naturaleza es doméstica en sí. Las hembras predominan en esta raza, pues al igual que en otros linajes de gatos tricolor, su manto es determinado por el cromosoma X.

Cuando llega a presentarse un caso de calicó macho es sumamente apreciado debido a su rareza, sin embargo, la mayoría de ellos sufren el síndrome Klinefelter, es decir, son estériles, por lo que recae el peso de mantener a la especie en las gatas.

Muchas personas han tratado de explicar desde tiempos remotos la singularidad de su manto tan marcado y perfectamente equilibrado. Algunas leyendas plantean que el pelaje en los felinos es derivado de su huella por el antiguo Egipto, donde se le otorga un poder mágico.
Desde sus inicios, se creyó que este gato tenía una fuerza superior que podía atraer caminos de fortuna y alejar toda clase de peligro, tal como sucedió con los marineros japoneses más arcaicos, quienes llevaban uno de estos mininos en sus barcos para protegerse ante las tormentas atroces y ahuyentar a los fantasmas.

No obstante, la primera leyenda sobre el Calicó proviene del año 1100 en los monasterios del Tíbet, y está relacionada estrechamente con las razones de su pelaje.

Cuenta la leyenda Tibetana que durante los años 1100 no había paz en los monasterios de los monjes; permanentes desacuerdos, discusiones y malentendidos reinaba entre ellos. Había desunión y todos sentían un profundo malestar por no poder vivir en armonía.

Los tres monjes principales del Templo más importante del norte del Tibet comenzaron un ayuno en busca de iluminación y sabiduría.

Al día siguiente de comenzado el ritual del ayuno, apareció en la puerta del Monasterio una Gata Tricolor, la cual tenía un bello manto coloreado de manchas negras, blancas y marrones. Acababa de parir a tres hembras, tricolores igual que ella. Los monjes consideraron que ésto era una señal, la dejaron entrar y cuidaron muy bien a la Gata Tricolor y sus pequeñas crías.

Durante varios días la única conversación entre ellos era sobre la Gata Tricolor: la belleza de su manto, los adorables cuidados que le prodigaba a sus hijitas y la dulzura y agradecimiento que le demostraba a los monjes por las atenciones para con ella.
Los monjes se reunieron ,nuevamente para interpretar el hecho que durante esos días no se había suscitado peleas ni discusiones, todo lo contrario, fueron días de armonía y calma.

El más joven de los monjes interpretó esta señal :
«La clave está en sus tres colores: el blanco y el negro son como el Yin y el Yan, la fuerzas de lo opuesto igual que nosotros que estamos en permanente oposición.

El marrón es la tierra, nuestro lugar, y ello significa que aquí debemos conciliar nuestras diferencias, nuestras oposiciones. Si nos amalgamamos, al igual que los tres bellos colores de esta gata lograremos la paz, la armonía y la sabiduría».

El más anciano le preguntó qué significado tenía que las crías hayan sido todas hembras, a lo que el joven monje contestó:
«Las pequeñas gatas recién nacidas traen el mensaje de lo nuevo, de la mutación, del cambio, y nos lo traen especialmente a nosotros que representamos la permanencia»

Al final del día el más anciano de los monjes dejó el Templo en manos de los más jóvenes y partió hacia las montañas, no sin antes recomendarles que siempre tuvieran una Gata Tricolor en cada templo del Tibet, como recuerdo de esta enseñanza.
Lo que no dice la leyenda es que las Gatas Tricolor o cálico mantienen desde hace siglos todo su misticismo, su elegancia y delicadeza.
Las Gatas tricolor o calicó otorgan los dones de paz, unión y armonía a los hogares que las adoptan como lo hicieron con los monjes tibetanos.

Lee también: Almacén La Juliana: 140 años de historia

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Suplemento OCIO
Todo Chevrolet

Más Leidas