Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El miniturismo con trabas por la Ruta 7 y La Picasa

La ocupación, en la primera quincena, fue de un 45%.

Publicado

el

Pasada ya la primera quincena del mes de enero, estamos ya casi finalizando la segunda, el empresario Roberto de la Fuente, integrante de la Cámara de Gastronómicos y Hoteleros del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, hizo un balance de la actividad en la ciudad.

Macro Recargas

Dijo en declaraciones radiales que “los datos que tenemos de nuestra ciudad no son alentadores. Tenemos un agravante bastante marcado que es que se nos ha cortado todo el flujo de visitantes que paran para hacer noche cuando viajan a la costa, que vienen de la parte de Córdoba, San Luis, Mendoza y San Juan. Ahora no están pasando debido al corte de la Ruta 7 a la altura de La Picasa”.

De la Fuente agregó también que “hay también otros factores que influyen en la caída de la ocupación. Si bien en Junín tenemos un ámbito natural muy propicio y estamos cerca de las grandes ciudades, no terminamos de armar un proyecto atractivo. Acá involucro a todos los actores de la comunidad. Hay lugares en donde vas y, por ejemplo, quien te vende el diario, tiene otro espíritu de recepción con el turista. Acá falta concientización y sé que no es fácil. En Junín, la ocupación en la primera quincena, fue de un 45% y esperamos que se revierta en la segunda quincena. La gastronomía puede estar un poco mejor, pero tampoco es la panacea. Hoy la plata no es un factor de abundancia en ningún sector, no sólo en Junín. Nos hemos contactado con gente de la costa y el turismo allí es muy gasolero”.

 

Sin legalidad. Luego, el empresario relató que “los hoteles de más estrellas y categoría, están trabajando los fines de semana y, durante la semana, hay escaso movimiento. Años atrás esto no pasaba. No hemos arrancado bien y seguimos teniendo una carga impositiva muy grande y alojamiento y gastronomía que no están registrados y no son legales. Estamos viendo lo que está pasando con alquileres en la costa que son truchos. La gente deberá aprender que con ese tipo de alquileres se corren ciertos riesgos”.

Respecto de estos lugares que funcionan de manera ilegal, expresó que “se ha tratado de hacer alguna normativa para que nos comprenda a todos. Esto no quiere decir que no haya competencia, pero la queremos con las mismas normas para todos: seguridad e higiene, matafuego, personal en blanco. Seguimos teniendo una carga alta y la diferencia en los costos, con lo ilegal, es abismal”.

“Debemos tener en cuenta que todos los eventos que se hacen la ciudad siempre suman y eso se ve reflejado. Junín tiene los precios acotados, no hemos podido trasladar los incrementos ni tampoco podremos hacerlo con los que vendrán. Nosotros tenemos una rentabilidad acotada, pero el visitante también lo siente en su bolsillo. Junín es una ciudad de clase media y quienes vienen o pasan también lo son”, finalizó diciendo.

Haciendo Obras 2

Más Leidas