Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

El hincha, el que da todo sin esperar nada

Publicado

el

Escribe: Mario Nicolás Uhalt

Pasan los dirigentes, jugadores y técnicos pero los que siempre están son los hinchas. Los mismos que alientan y festejan en las buenas pero que se bancan la parada en las malas. Los mismos que hacen el esfuerzo de juntar un mango para pagar la cuota societaria o adquirir la camiseta del equipo para lucirla en la ciudad o cualquier parte del mundo. Los que adornan el estadio con trapos y se quedan con la garganta colorada de tanto gritar.
Porque ríen, lloran, sufren, gozan, se abrazan y un resultado les puede cambiar el estado de ánimo, al menos hasta el día siguiente.

Los hinchas dan todo sin recibir nada a cambio. Porque lo hacen de manera genuina, porque les sale así, porque el sentimiento por el club lo llevan en el alma, en la sangre. Porque es difícil de explicar. Y aún sin ser reconocidos por las infinidades de canchas, ciudades y anécdotas que acumulan en su currículum, cada vez que la próxima fecha le depara un destino nuevo, no dudan a la hora de jugarse e ir a ver el equipo. A veces en la tribuna visitante, a veces como infiltrado en la popular. Hacen de todo para poder ver por un rato los colores que aman.

El tema referido en la semana es el de su equipo, ya sea en una cena familiar como en un cumpleaños, una reunión de trabajo, en el boliche y hasta en los lugares más recónditos. Muchos de ellos transmiten el amor por los colores de generación en generación y tienen la suerte de compartir un abrazo de gol con su padre, hijo o nieto. Una situación que el dinero no puede comprar o un lujo no puede reemplazar.

El fútbol sin el hincha sería un deporte diferente. El hincha es el que le otorga la pasión, el marco imponente, la fiesta, el colorido, la música, la cultura. Transmite el barrio, une a los extractos sociales y no distingue sexo, edad y religión. Todos conviven en una misma tribuna por eso cada uno de ellos tuvo ese famoso abrazo con un desconocido, que queda en la memoria por siempre.

“¿Qué sería de un club sin el hincha? Una bolsa vacía. El hincha es el alma de los colores. El hincha no se ve. Es el que da todo sin esperar nada. Ese es el hincha, ese soy yo, ese hincha debemos ser todos”. Reza la frase de Enrique Disépalo y vaya que si bien ya contiene varios años, se mantiene más vigente que nunca en la actualidad.

El hincha es el que desde el anonimato da todo de sí. El que vive como propio el presente del equipo y el club. El verdadero hincha es el que queda, el que verdaderamente sin ningún interés de por medio, hace cada día un poco más grande a una institución de Arias y Necochea.

VIDEO DE SENTIMIENTO VERDE – MARIANO MORENTE

Más Leidas