Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Locales

El Foro de Tránsito monitorea de cerca los accidentes de motos

Salvar vidas, cuidar el dinero del Estado y mejorar los recursos de los hospitales estatales dependen de que cada conductor use el casco.

Publicado

el

Una nueva edición de Latidos de Ciudad pasó por LT20 Radio Junín y dedicó su segmento a concientizar sobre cómo los accidentes, que cada vez dejan más heridos de gravedad a pesar de bajar en número, influyen no sólo en la actividad del hospital, sino que pesan de forma económica en toda la sociedad. Con la presencia de Alicia Ramallo, directora del Hospital Interzonal General de Agudos, se analizó, además, la importancia del uso del caso por parte de los motociclistas.

“La gente desconoce. Nuestra estadística fue de 155 accidentes en enero, en febrero hubo 162. En la mayoría hay una moto involucrada, pero hay algunos auto-bicicleta, auto-peatón. Por ahí por las vacaciones subió un poco porque la gente está más distraída. Ayer miramos que de cinco motos que pasaron por Primera Junta, sólo uno llevaba el casco puesto”, aseguró.

Por otro lado, cuando se produce un siniestro, la doctora comentó que “la primera intervención la tienen las ambulancias, y la segunda es cuando entran a la guardia y se hace una recategorización del paciente para ver si tiene un traumatismo leve o grave, si tiene heridas y a partir de ahí se hacen todas las intervenciones que correspondan. Es todo un equipo de guardia el que interviene”.

“Cuando ya vemos que hay mucho dolor o que el paciente ya entra vomitando, somnoliento o se excitan, que pasa cuando hay lesiones de cráneo, nos complica porque tenemos que usar todo el staff de guardia y a veces terminamos en una cama en terapia”, agregó.

Por su parte, el especialista en seguridad vial Hugo Greco, expresó: “A veces se critica, pero nunca vieron cómo es. La doctora recién nombró 8 servicios con un solo paciente. Si el martes todos los accidentados hubiesen ido al hospital, que fueron casi todos, con un cierto estado de gravedad, el hospital se hubiese encontrado entre las 16 y las 20 con no menos de ocho personas”.

A su vez, destacó que “se requiere paciencia”, ya que “no es que se lo atiende mal, descuidadamente o no le dan importancia, pero hay que hacer de todo y no sólo a un paciente. Es lógico que esto pase, pero también está el trabajo de los médicos y las enfermeras que se complica mucho”.

Nueva guardia
En cuanto a cómo se viven los accidentes desde la guardia del HIGA, Ramallo contó: “Se junta todo, el que viene con el dolor de pecho, el diabético, el asmático, el que tiene gripe. Ahora se está haciendo un trabajo de categorización, cuál es el verde, el amarillo y el rojo. El rojo entra directamente, el verde puede esperar hasta una hora porque es un paciente con una enfermedad leve, y con el amarillo hay que estar un poco más expectante.

En la nueva guardia van a estar estos tres niveles y además va a estar en pantalla. Esto quiere decir que cuando alguien ingrese se van a tomar todos los datos, y se va a poner en pantalla el apellido del paciente con el color que representa. Eso va a agilizar y hará que las personas no se acerquen a preguntar cada ratito a preguntar cuándo lo atienden”.

Sobre este tema adelantó que una parte de la guardia estará terminada para mayo, mientras que “la segunda parte, porque es un lugar muy grande, estará tal vez entre septiembre y octubre”.

Para Greco, “se necesita calmar a la gente”, y por esta razón en todas las charlas de capacitación que se realizan en la empresa Intermed les dicen a los trabajadores que “la gente llama porque tiene un problema serio y quién está del otro lado del teléfono tiene que hacerle entender que hay gente que por ahí está más grave. El rojo es riesgo de vida, el amarillo no, pero es una fractura, un problema renal o hepático y el verde puede esperar lo que sea porque es una gripe o algo así. El rojo es el único que no puede esperar”.

Casco
Haciendo referencia al uso del casco, el doctor Grecco afirmó: “Salva el 50% de las vidas que pegan con la cabeza en el asfalto, el cordón, una planta o lo que sea. El otro 50% si van a ser traumatismos graves, pasan a ser moderados o leves. Hay muchos accidentes que van a terapia intensiva con una semana de respirador que, si hubiesen tenido casco, se paran y salen caminando”.

Economía

Según comentó Ramallo, en el Higa “hay gente que pasó más de un mes en terapia y eso tiene un costo altísimo”. “Piensan que lo paga el hospital, pero lo pagamos todos con nuestros impuestos. No es gratis. Todo el costo que nos lleva un accidentado es lo que paga la gente. Si se hubiese evitado, ese dinero podría ir a una guardería infantil, un comedor escolar. Un paciente en una terapia cuesta, mínimo, $6.000 por día, cuando hay respirador, monitoreo y ese tipo de cosas tenemos que hablar de más de $10.000”, detalló.

No obstante, lejos de impresionar con esos números, la directora del nosocomio narró: “Hay pacientes que nos costaron cerca de un millón de pesos, la gente tiene que tomar consciencia de que le complica la vida a todos los ciudadanos porque el dinero que pagó en los impuestos pensando en que le van a mejorar la calle o le pongan luces, lo está gastando en alguien que, por no llevar un casco, hizo que la Provincia gaste un millón de pesos”.

“Inclusive afecta en la organización de recursos, porque si el hospital no lo gasta puede ir a vacunas, a pediatría, a mejorar habitaciones, y muchas veces se hace difícil el ingreso de un infarto o un ACV porque el hospital está colapsado por la cantidad de accidentes que hay. Si bien los números son preocupantes, bajaron un poco las internaciones por accidente”, finalizó Hugo Greco.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas