Seguinos en
Binaria Seguros

Nacionales

El fiscal volvió a pedir la detención de Pablo Moyano y recusó al juez Carzoglio

Sotienen que existió una asociación ilícita de la cual el jefe sería Pablo Moyano, que se dedicó a “defraudar al club Independiente mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas y protocolos de acceso a los espectáculos deportivos”

Publicado

el

El fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera apeló hoy la resolución por la que el juez de Garantías de Avellaneda Luis Carzoglio rechazó detener, la semana pasada, al secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, en la causa por la que se lo investiga por una presunta asociación ilícita en perjuicio del club Independiente. En simultáneo, presentó la recusación del magistrado, al sostener que hay riesgo de parcialidad en su proceder.

La Fiscalía sostiene que existió una asociación ilícita de la cual el jefe sería Pablo Moyano, que se dedicó a “defraudar al club Independiente mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas y protocolos de acceso a los espectáculos deportivos”, todo esto, sin ingresar al patrimonio de la institución los ingresos correspondientes a esas entradas.

El funcionamiento de esta estructura, según la investigación, no podía escapar de la responsabilidad y conocimiento como principal autoridad de la institución deportiva de Hugo Moyano y del jefe de la organización, su hijo Pablo. En el dictamen donde solicitó la detención del hijo del líder de Camioneros, el fiscal indicó que no se puede concebir la idea de que los barrabravas podían actuar aisladamente convirtiendo a la dirigencia deportiva en “simples extorsionados”.

En el escrito se detalló: “Ese grupo de sujetos violentos obtiene determinados beneficios del club Independiente (entradas, protocolos, cuotas sociales, ingreso a estadio, viajes, etc) que permiten la conservación de la estructura ilícita y su constante actividad al margen de la ley”.

El representante del Ministerio Público Fiscal fue más allá y concluyó que la obtención de dichos beneficios “jamás podrían desarrollarse sin la connivencia, autorización o beneplácito de las autoridades dirigenciales superiores del club”. Así, entendió que no puede soslayarse la “responsabilidad, rol e intervención” en la toma de decisiones de Pablo Moyano.

El reiterado pedido de detención del fiscal se basa en pruebas ya citadas que incluyen su supuesta vinculación con una cuenta que el club tiene en Liechtenstein, por la que pasaron US$ 30 millones.

En tanto, Scalera recusó a Carzoglio. A partir de la conferencia de prensa que dio el magistrado la semana pasada, cuando dio a conocer su decisión de no detener a Pablo Moyano junto a otras circunstancias, “se entiende que surgen motivos para su recusación”, ya que Carzoglio “hizo públicos datos sensibles de la causa”. Se trata de un listado de 12 domicilios que el Fiscal había solicitado que sean allanados.

Entre otros aspectos, Scalera señaló que el juez “manifestó (a la prensa) que los fundamentos de su decisión estaban en la resolución que iba a distribuir en ese momento, circunstancia que se concretó. Entendemos que es grave en cuanto a la afectación de la imparcialidad. En la resolución de él como en el pedido nuestro había datos sensibles en cuanto a medidas de prueba”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas