El fiscal Terrón pidió reclusión perpetua para Martínez
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

El fiscal Terrón pidió reclusión perpetua para Martínez

Pidieron que Matías Martínez sea condenado a la pena de reclusión perpetua por la muerte de Ursula Bahillo.

Publicado

el

Por Redacción Grupo La Verdad

Tanto el fiscal como el representante del particular damnificado coincidieron al solicitar al Tribunal que por la muerte de Úrsula Bahillo, Matías Ezequiel Martínez sea condenado a la pena de reclusión perpetua.

Por su parte, la asesora letrada el ex oficial de la policía de la provincia de Buenos Aires, Dra. Dora Piñeyro, consideró que el crimen se produjo en el marco de un “exceso en legítima defensa y así solicitó al Tribunal que sea calificado.

IMPUTACIONES
Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, ex oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, se encuentra alojado en la Unidad Penitenciaria 49, desde el 8 de febrero del año en curso.

Poco después de la muerte de Úrsula, fue condenado por el Juzgado Correccional 1 a cargo del Dr. Héctor Barbera, a cumplir una pena de cuatro años de cumplimiento efectivo en el marco de una causa por amenazas agravadas y lesiones leves agravadas del que fue víctima una ex pareja, María Belén Miranda.

Ahora hace frente a la acusación de homicidio doblemente agravado por alevosía y femicidio y cuatro hechos de desobediencia.

Pero sus cuentas con la justicia no terminan aquí ya que se espera fecha para un nuevo debate oral dado que se encuentra imputado en una causa por abuso sexual del que resultara víctima una menor de edad con retraso madurativo, hecho ocurrido en la ciudad de 9 de julio.

JORNADA UNICA
La de ayer fue una extensa jornada en la sala del sexto piso del Palacio de Tribunales, donde se ventiló en juicio oral y público el dramático hecho que se registró el 8 de febrero próximo pasado en el Paraje Guido Spano del Partido de Rojas, donde fue asesinada la adolescente de 18 años, por su ex pareja
Minutos después de las 9:30 ingresaron al recinto los integrantes del TOC 1, Dres. Esteban Melilli, Karina Piegari y Claudia Dana.

Para ese entonces ya estaban ubicados, el Dr. Sergio Terrón, a su lado la Dra. Nora Fridblat e inmediatamente después el Dr. Emiliano Basso, fiscal, ayudante de la fiscalía de Rojas y representante del particular damnificado respectivamente.

Detrás de los mencionados, la familia de la víctima que siguió atenta y silenciosamente, el devenir de la jornada.

A no más de diez metros y físicamente enfrentados, Matías Ezequiel Martínez y su abogada, Dra. Piñeyro, rodeados de personal de seguridad.

Mientras tanto, en el recinto, una limitada cantidad de público que siguió paso a paso el transcurrir de la jornada que finalizaría pasadas las 16 tras el pronunciamiento de los alegatos.

MOVILIZACION
Dos horas antes del inicio del debate, una importante cantidad de efectivos policiales y de la Agencia de Seguridad Vial habían cortado la circulación vehicular en las inmediaciones del edificio de Tribunales.
La medida dispuesta entre la Secretaría de Seguridad y las fuerzas policiales se concretó para permitir que familiares, amigos y agrupaciones de defensa por los derechos de la mujer, manifestaran desde la calle, teniendo en cuenta que la presencia durante el debate se vería limitada como consecuencia de la pandemia.

MATIAS MARTINEZ
Una vez trazados los lineamientos del juicio, fue la abogada del imputado quien informó a los magistrados que Martínez había decidido prestar declaración.

El ex oficial policial, sentado de espaldas al público y frente al Tribunal, brindó su versión de los hechos.

Lo central de su relato fue cuando explicó que “compartimos las tarde. Compré en la estación de servicio bebidas y algo para comer, dulce y salado. Estábamos bien. Ya a la vuelta me pregunto qué pensaba hacer con la relación, le dije que no daba para más. No era una relación sana. Le dije que tenía mi trabajo a mi hija y que tenía miedo de ir preso. No ejercí violencia. Nada, nada. En ningún momento hubo violencia”.

“Y cuando estamos volviendo me dice podes parar un poquito. Nos bajamos, ella se queda del lado del acompañante. Y cuando la voy a abrazar siento algo en la panza…me caí…y sentí una puntada en el cuello”.

Como “me estaba quedando sin aire, me la pude sacar porque estaba encima de mí. Me subo al auto y llamo a un familiar. En esa desesperación quedé bloqueado. Llamé y pedí ayuda. Me subí al auto, me quedé sentado y cuando llegó la policía me bajo. Se acerca el oficial Torres, me dice si me puedo bajar y cuando me estaban por esposar me empezaron a pegar y salí corriendo”.

Claramente, Martínez intentó justificar con su relato lo que finalmente plantearía la Dra. Piñeyro, un exceso en la legítima defensa.

Pero no fue lo que luego, paso a paso, con el testimonio de los testigos que fueron transcurriendo a lo largo de la mañana y parte de la tarde, se fue volcando en la audiencia.

Así se pudo escuchar al padre de Úrsula, Adolfo Bahillo, Ariel Antonio Luna –tío del imputado; la Dra. Carolina Pérez Mernes, médica forense que realizó la autopsia; Alejandro Doro, perito que trabajó en la escena del crimen; el comisario Sergio Bautista Mosqueda; el subcomisario Sebastián Suárez, Eleonora Ciccolini; Maximiliano Dieguez; Antonio Gonález y María Eleonor Farías.

PEREZ MERNES Y DORO
Tanto la Dra. Carolina Pérez Mernes como el perito Alejandro Doro, no dejaron lugar a dudas al analizar tanto el resultado de la autopsia como la interpretación de la escena del crimen a partir de los rastros encontrados, la dinámica de las manchas hemáticas, entre otros elementos.

En síntesis, la médica autopsiante describió las lesiones que presentaba el cuerpo de Úrsula. Había recibido dieciocho puñaladas. Sin dudas el momento más doloroso, sobre todo para los familiares de la víctima. Al punto que su mamá, Patricia, silenciosamente se retiró de la sala, conmocionada.
Y cronológicamente, fue Alejandro Doro quien consideró que el ataque se podía secuenciar en tres momentos. El primero, que es cuando se produce el sangrado hasta un lugar donde hay una detención”. Consideró que fue cuando Úrsula presenta una lesión arterial. Desde allí, con mayor velocidad y reguero, se ve a la víctima corriendo al lugar donde termina cayendo. Y así llega el tercer momento cuando ya en el piso “recibe otras lesiones”.
El cuerpo de Úrsula presentaba lesiones en su mano izquierda, típico mecanismo de defensa. No así la derecha que se presume, en el fragor por escapar de Martínez, su brazo había quedado atrapado en la manga del buzo que llevaba puesto.

LUNA MOSEQUEDA Y SUAREZ
“Me mandé una cagada”. Fueron las palabras que el tío de Matías Martínez, Ariel Luna, recordó del llamado telefónico que su sobrino le había hecho la noche del lunes 8 de febrero, pidiéndole que fuera a auxiliarlo al paraje Guido Spano.

Coincidentemente con lo señalado por los efectivos de seguridad Mosqueda y Suárez, el familiar del imputado explicó que tras la llamada se acercó a la comisaría de Rojas buscando ayuda.
En vehículos particulares se dirigieron al lugar indicado por Martínez donde lo encontraron sentado en su automóvil y a unos diez metros, en el piso, el cuerpo sin vida de Úrsula Bahillo.

LOS ALEGATOS
El primero en pronunciar su alegato fue el titular de la fiscalía, Dr. Sergio Terrón, quien tuvo a su cargo la investigación tras el crimen.

Fue analizando uno a uno los testimonios volcados durante el debate para luego señalar que “Este caso se puede contextualizar en homicidio cometido por un hombre sobre una mujer en contexto de violencia de género”.

“Verdaderamente –añadió-, este caso es un icono atroz de lo que es un femicidio y que provocó una bisagra de lo que es la violencia de género en nuestro país».

Con respecto al lineamiento de la defensa de Martínez, consideró que “para instalar el exceso en la legítima defensa, si soy efectivo policial, adiestrado por la fuerza para repeler un ataque, tomar distancia reducirla, y luego despojarla del cuchillo a una persona de 45 kilos, de qué se tiene que defender si ya le sacó el elemento punzo cortante”.

Más aún, “qué necesidad de asestarle 18 heridas punzo cortantes. No hay justificación desde ningún punto de vista”.

Lo “cierto es que Úrsula antes de morir fue masacrada, este es el término y la verdad que en los muchos años que llevo acá y tal vez esta sea la última, solo este caso y el de Camila Borda me conmovieron de esta manera”.

“Esta manera de matar demuestra una crueldad que trasunta una crueldad despiadada” calificó Terrón.
Por todo ello es que solicitó al TOC 1 que el imputado sea condenado a la pena de reclusión perpetua, por considerarlo autor penalmente responsable del homicidio de una mujer, cometido por un hombre mediando violencia de género”.

Luego, el Dr. Emiliano Basso, agregó que “se ha probado la línea de la acusación tanto de la fiscal como del particular damnificado. Martínez pacto un encuentro con su ex pareja aprovechando la debilidad que tenía y la llevó a un lugar inhóspito para perpetrar el hecho. La actitud de Martínez fue ultimar a la víctima”.

Y ello, “independientemente de lo que han querido instalar, que es la legitima defensa”.

Finalmente, pronunció su alegato la Dra. Dora Piñeyro, quien sostuvo su lineamiento inicial,
Entre otros conceptos, aclaró que “nada justifica, por ser una relación patológica, que alguien mate a una persona y menos a una mujer. Desde ya, yo también estoy en contra y no lo justifico. Pero tenemos que ver lo que realmente pasó en ese momento, cuando fue agredido (Matías Martínez)”.

VEREDICTO
Poco antes de cerrarse la jornada, el Dr. Esteban Melilli convino con las partes que, el 14 de diciembre en horas de la mañana, se procederá a dar lectura el veredicto y eventualmente la sentencia.
**^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas