Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Soy

El diálogo:clave en la relación entre padres e hijos

Publicado

el

Charlamos con el vecino, con el compañero de trabajo, con el amigo, con nuestra pareja, pero cuando se trata de nuestros hijos parece que solo les hablemos para decirles haz esto o no hagas aquello.

Solo hay que acostumbrarse a iniciar la conversación, algo que puede ser tan simple como preguntarle qué tal en el cole, comentarle lo que vamos a cenar hoy, preguntarle su opinión sobre que tipo de pizza elegir, hablarle de alguna anécdota del trabajo, interesarse por el juego o la serie que está viendo… Oportunidades de iniciar una charla informal con nuestros hijos hay decenas a lo largo del día, solo tenemos que hacerlo.

Si no tenemos costumbre puede que al principio cueste un poco y parezca un tanto forzado pero poco a poco la conversación irá fluyendo con normalidad.

La gran ventaja de hablar a menudo con nuestros hijos es que se crea así un hábito que da pie a abordar sin problemas esas otras conversaciones más difíciles y por otro lado el niño se acostumbra a hablar con nosotros y de igual forma que nos comenta porqué no le gusta esa pizza nos hablará del mal día que ha tenido hoy porque se ha peleado con su amigo. De esta forma vamos a conocer mejor a nuestro hijo, sus sentimientos, esperanzas y preocupaciones van a ir desgranándose poco a poco en esas charlas, en principio sin trascendencia.

Por otro lado hay padres que hablan con sus hijos buscando su amistad y complicidad, esto no es malo, pero hay que tener presente que los padres son los que ponen límites, son el referente y ejemplo de los niños y si siempre vamos de ‘amigo’ cuando llegue la hora de poner normas e imponer autoridad corremos el riesgo de que no sean respetadas. En este sentido es importante buscar el equilibrio.

Por último hay que buscar el tiempo necesario para que se produzca este diálogo, hay veces que la familia solo se reúne a la hora de la cena, hay que aprovechar ese tiempo y no perderlo delante de la tele. La mesa es un bueno punto en el que iniciar una charla distendida y lograr que el diálogo se convierta en una costumbre en la familia.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas