¿El deporte es responsable de la violencia? - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Junín

¿El deporte es responsable de la violencia?

Publicado

el

Fernando Báez Sosa seguramente no será un nombre que pase desapercibido de ahora en más. Su violento y monstruoso asesinato, en manos de diez rugbiers que lo golpearon de una forma brutal hasta terminar con su vida, abrió un debate entre quienes culpan directamente a la actividad deportiva y quienes la alejan y cargan la responsabilidad sobre los individuos.

¿Los jugadores de rugby golpearon a Fernando por el deporte o que lo practiquen es una casualidad? Esta disyuntiva parece que permanecerá sin respuestas en la sociedad, mientras nuevos hechos de violencia se hacen virales día a día, con participación o no de rugbiers.

En diálogo con el Grupo La Verdad, el psicólogo Andrés Pereyra dijo: “Esto viene pasando hace varios años, se da un descontrol por el alcohol pero también por la forma de pelearse. Esto se magnifica también por la viralización con los celulares”.

Para él, “lo de los rugbiers es característico”, y agregó: “No leo noticias donde jugadores de básquet, vóley o futbol, agarren a trompadas a otros chicos. Los clubes tienen que concientizar en el famoso tercer tiempo que siempre se da”.

“Para el código penal es un agravante si la persona practica artes marciales, en este caso también tendría que hacerlo porque es gente que tiene un desarrollo físico predispuesto por el deporte”, ahondó.

A su vez, el especialista se refirió al ataque “en manada”: “Otra característica entre los adolescentes que varios le pegan a uno, y cuando cae al suelo le siguen pegando. A pesar de verlo indefenso la golpiza continúa, hay un encarnizamiento. Este chico salió, se compró un helado y se sentó en la vereda, los otros diez lo identificaron y le pegaron hasta matarlo”.

Con respecto al conocimiento de varios hechos en los que se vieron implicados rugbiers, afirmó: “Se viene repitiendo que sean personas que practican rugby. Se respeta mucho la camadería, el juego leal, limpio, e ir para adelante, pero siempre respetando al contrario y esto parece estar perdido. Se potencia lo que es el efecto manada, se hace algo que no se animaría individualmente, más con el desarrollo físico que tienen. Realmente, más allá de la desgracia del chico asesinado, también se arruinaron la vida ellos por la causa penal que les corresponderá”.

No obstante, al ser consultado sobre otros casos, donde los agresores no eran deportistas, aclaró: “Es falso generalizar, pero uno nunca ve que un equipo de otro deporte le pega a un chico. La particularidad de la potencia física logra que este grupo de chicos descargue toda su violencia sobre una persona”.

Según sentenció “lo que si se ve es que hay una especie de descontrol en el hombre, como si no supiera bien cómo manejarse con su potencia física. Se le pide un parámetro de viribilidad que está perdiendo, porque ya pasa a ser impotencia. Al no ser el responsable de al protección de la familia, el sustento económico, que eran cosas que se destacaban a nivel cultural en el hombre, ya no sabe cómo identificarse y sostenerse”.

“Generalmente, más que un aspecto de valor o algo que incrementa la virilidad porque ‘se la aguanta’, muestra falta de control sobre sus impulsos, eso es propio de una conducta que no permite la buena convivencia. El mismo que golpea es en parte víctima de la situación”, concluyó.

La mirada del rugby
Por su parte, “Polo” Zinanni, presidente de la Unión de Rugby del Oeste, comentó: “Estos hechos no tienen nada que ver con el deporte ni con lo que fomentamos. Se hace hincapié en el rugby porque se lo ve como violento, entonces lo relación”.

Según Zinanni, “hay cien mil jugadores de rugby en Argentina”, y los agresores representan a “un grupo minoritario de anadaptados”, aunque aclaró que esto “prende la alarma de que a lo mejor hay que estar más encima en algunos temas con prevención y capacitación”.

“Once contra uno no es un tema de diferencia corpórea, es un acto de salvajismo. Es una violencia impuesta a nivel general, más allá de que sea jugadores de rugby. El alcohol, las drogas y alguna otra droga sintética son un gran flagelo, en nuestra época el que tomaba un poco de más se quedaba dormido en un rincón”, manifestó.

Por otro lado, el exjugador sostuvo: “Nosotros hablamos de solidaridad, compañerismo y respeto. Estos hechos salen de lo normal. No puede explicarse porque no entran en la cabeza de una persona, hay cosas que suceden que a nosotros no se nos hubieran ocurrido nunca”.

“La sociedad está viviendo un momento de violencia y día a día se ven las barbaridades que están pasando. Por ahí suena más lindo decir un rugbier y es más mediático. De todas forma tenemos que pensar internamente si todo lo que pregonamos se cumple, aunque también hay formación en la casa”, finalizó.

Todo Chevrolet

Más Leidas