Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El custodio de la memoria y la historia de la ciudad

Alfonsina Iacullo, una apasionada de los recuerdos colectivos, cuenta sobre los tesoros que pueden encontrarse en Quintana y Newbery.

Publicado

el

La fachada misma del edificio estilo inglés, señorial, que se erige en la esquina de Newbery y Quintana, ya permite suponer que puertas adentro, aguarda la memoria de la ciudad.

Diarios, documentos, fotos, testimonios, planos… todo puede encontrarse dentro del Archivo Histórico municipal, ese lugar que preserva la historia de Junín.

Alfonsina Iacullo se siente una privilegiada. Es arqueóloga y cumple funciones desde hace seis años en este “hermoso lugar de trabajo: el Archivo municipal tiene al resguardo toda la información sobre la historia de la ciudad”.

“Es un lugar abierto a toda la comunidad, pero concurren especialmente personas que van a investigar. Es un viaje fantástico hacia la historia, porque un hecho lleva a otro y va atrapando la memoria”, dice.

Como una verdadera apasionada de las enseñanzas de la historia y sus manifestaciones, cuenta: “El acerbo más grande que poseemos es el municipal, pero también estamos siempre recibiendo donaciones de todas partes de la ciudad. Con esto, enriquecemos cualquier investigación: fotos de cualquier época y lugar siempre son bien recibidas. Siempre digo que en la puerta debería haber un cartel como tienen las hermanitas descalzas: ‘Esta puerta te verá entrar pero no salir’, porque acá nada se descarta”.

“Todo sirve para nosotros, porque algo que puede no tener valor para alguien como podría ser una publicidad antigua de un comercio, alguien que esté estudiando puede necesitarlo y valorarlo”, explica.

Alfonsina resalta que “tenemos cosas propias del Archivo y otras en guarda, a través de un convenio que se va renovando anualmente o cada cinco años. Por ejemplo, así tenemos las actas del Concejo Deliberante hasta el año 1959, ahora nos van a pasar la siguiente década; y todos los documentos del Juzgado de Paz de Junín y documentos y actas del Consejo Escolar”.

Qué puede encontrarse
En el Archivo también están conservados todos los ejemplares del diario LA VERDAD desde 1944 hasta el 2013, algo que es muy consultado casi a diario.

“También tenemos toda la colección completa, las fotografías y negativos de una publicación semanal de la ciudad que hubo en la ciudad. Se trata de una colección completa que nos cedió la familia, que abarca una importante parte de la historia local: de 1976 a 1989”, detalla Alfonsina.

A la vez, la profesional remarca que “otra fuente muy consultada y buscada es todo lo referido a los ferrocarriles, tal vez lo más ligado a la historia juninense. Hay alrededor de 500 planos, hasta documentos escritos por los ingleses, lo cual representa un acerbo cultural enorme”.

“Siempre se dice que la mejor mano de obra era la ferroviaria, y que los representantes de oficios más distinguidos cumplían funciones en los Talleres”, agrega.

Con cuidado
Todos los documentos existentes en el Archivo requieren sumo cuidado, en cajas y bolsas especiales, y deben ser manipulados con guantes. “Siempre decimos que si recibimos un documento de 100 años de antigüedad, estamos obligados a preservarlo por 200 años más”, señala Alfonsina Iacullo.
Con su compañera Patricia Zabala, “estamos ahí para custodiar y que dure mucho más del tiempo que lleva existiendo”.

Además, cuenta que las personas que ingresan son en forma permanente acompañadas por las empleadas del lugar, por una cuestión de seguridad, y los objetos no se prestan: no pueden salir del espacio. Los documentos también se pueden escanear en el lugar o fotografiar.

Investigaciones especiales
Por otra parte, Iacullo cuenta que hay investigaciones especiales puestas a disposición de los vecinos. “Hicimos un gran trabajo por el aniversario de Fortín Tiburcio y los 40 años del Teatro de La Ranchería, entrevistando a muchas personas que estuvieron en el arranque”.

“Con Eusebio Marcilla, nuestro ídolo local, también tenemos un trabajo constante y permanente, al igual que con todo lo relacionado con los ferroviarios”, remarca.

También recuerda que “hay otras investigaciones, como por ejemplo sobre la plaza Alem que era un cementerio en sus orígenes; o la avenida San Martín: en este caso el último trabajo lo hizo una arquitecta para solicitar que fuera patrimonio cultural la avenida, para lo cual realizó un trabajo muy complejo con fotos y documentación histórica”.

“Respecto al conflicto de Malvinas, siempre hay estudiantes que vienen a buscar información. Nosotros trabajamos siempre investigando y dando charlas con el grupo de ex combatientes, dejando asentado el tema de los testimonios en forma grabada”, dice Alfonsina.

En este marco, “hace muy poco, convocamos a Gustavo Tilot para que deje sus declaraciones sobre lo que fue el programa “El Club de los Cebollitas madrugadores”, que hizo historia en la radiofonía local, emitido por décadas a través de LT 20 Radio Junín. “Es algo reciente, pero ya es historia y debe quedar sentado en algún lado”, explica Iacullo.

En sus manos, el patrimonio histórico de Junín está a buen resguardo.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas