Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El comedor Frutillitas necesita ayuda

Para preparar la comida que reciben alrededor de 20 chicos cada día, requiere de la solidaridad de los juninenses.

Publicado

el

Todos los días, alrededor de 20 chicos se juntan en la casa de Susana para recibir el plato de comida. A veces algunos más, otras menos, todos los que no tienen qué comer van hasta Trabajadores Argentinos 1372, donde funciona el Comedor “Frutillitas” desde hace poco más de seis años.
El Comedor Frutillitas está pasando por algunas dificultades y para ayudar a sostenerlo se está llevando a cabo una colecta de alimentos y ropa de invierno.

Macro Recargas

Yamila Fuhr es la promotora de una iniciativa importante, que incentiva a la colaboración de los juninenses. La primera entrega de las donaciones la realizó el sábado pasado, pero todavía hay espacio para que más vecinos pongan su granito de arena y se acerquen a llevar alimentos no perecederos hasta este espacio del barrio Ricardo Rojas.

Después de un breve tiempo de puertas cerradas por una enfermedad de Susana, el comedor se reabrió y ahora están pasando por un momento malo. “Yo me enteré por la página de Facebook, el comedor lo conocí un día del niño hace dos años porque me dedico a sacar fotos y me ofrecí para fotografiar ese día. Con la ayuda de vecinos y colaboradores se logró hacer un festejo muy lindo, y quedé con un cariño muy grande a Susana y los chicos”, explicó Yamila en declaraciones radiales.

En este marco, contó que “el comedor si no tiene ayuda, no les llega el plato de comida”.

“Ana Susana está pasando por un mal momento de salud, por eso se tuvo que cerrar durante un tiempo. Ella se recuperó y con mucha voluntad decidió reabrirlo, pero por la situación económica está requiriendo ayuda para hacer la comida. Gracias a Dios, todos los días hay gente que aporta”, explicó.

La demanda
La demanda principal está orientada a los alimentos, de todo tipo porque con el frío se necesitan comidas calientes. Cada día se hacen guisos, fideos con tuco, arroz con pollo, milanesas, así que se reciben alimentos no perecederos: latas de tomate, fideos, polenta, arroz, lentejas, harina y cualquier otro tipo de mercadería. También frutas, pan, gelatina…
Por otra parte, mucha gente ha colaborado con ropa, que se distribuye entre los niños asistentes.
El comedor Frutillitas volvió a surgir con toda su fuerza. Y para cumplir con su tarea solidaria necesita de la ayuda de todos.

Haciendo Obras 2

Más Leidas