Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

El análisis del triunfazo

Rememorá todas las acciones del partido con el minusioso análisis de LA DEPORTIVA.

Publicado

el

ESCRIBE: Mario Nicolás Uhalt

El partido
En los primeros minutos Flandria presionó bien arriba a Sarmiento y por eso tuvo una chance clara para abrir el marcador, pero la pelota pegó en la panza de Landa y se fue desviada. La respuesta del Verde fue mediante un tiro libre de Estévez que tapó abajo el arquero local. En tanto que el conjunto Canario estuvo a punto de abrir el marcador con un remate, pero entre Arias y Pellegrino, sobre la línea de cal del arco, se las arreglaron para que el balón no ingresase. Promediando los primeros quince minutos, los pelotazos a la espalda de los volantes centrales y el terreno de los defensores, era una complicación para Sarmiento. Matos aguantaba bien la pelota de espalda y generaba juego a sus compañeros. A su vez, El Verde quedó mal parado en una ocasión, pero fue desperdiciada por el rival.

Y tal vez en el mejor momento de Flandria, la jerarquía individual apareció en el once juninense, ya que Passerini le bajó una pelota estupenda a Miracco con la cabeza y éste mismo de emboquillada por arriba del arquero, de zurda y con un remate sutil, estableció el uno a cero parcial. No obstante, el resultado estaba totalmente abierto debido al rendimiento futbolístico de los dos equipos y porque El Verdolaga sufría los embates, aunque con poco, complicaba considerablemente al fondo amarillo y negro.

Flandria salió en búsqueda del empate, ya que tenía juego porque había cortado el circuito del mismo en Sarmiento, pero por la famosa jerarquía, los dirigidos por Delfino casi aumentan el marcador. Passerini entró al área sobre el sector izquierdo y quedó prácticamente mano a mano con el arquero, aunque definió débil a las manos.
Lo cierto es que hasta ese entonces, Sarmiento no le encontraba la vuelta a los pelotazos en contra pero cada vez que llegaba, lo hacía con peligro. De hecho Bazán (minutos antes de retirarse lesionado) sacó un remate fortísimo de zurda que se estrelló en el travesaño. Y cuando parecía que con esas llegadas Sarmiento se acomdaría decididamente en el partido, llegó el empate. Pelotazo a la espalda de Arias, que estuvo flojo en la marca y no pudo evitar el centro de cabeza, que a la espalda de Capelli conectó Pons y envió la redonda al fondo de la red. Posteriormente y antes de que termine el primer tiempo, Pellegrino volvió a trabajar y tuvo otra tapada.

El complemento
Los primeros minutos fueron letales para Sarmiento, ya que rápidamente Flandria le propinó dos mazazos dolorosos en el mentón, pero que finalmente no serían definitivos. De forma prácticamente consecutiva, el local se puso arriba en el marcador por un anticipo de cabeza de Matos sobre Capelli, donde mandó la pelota a la red. Un minuto después, El Canario movió la pelota de izquierda a derecha con sus jugadores que más saben con el balón y amplió el resultado. Remate fuerte y arriba de Mariano Puch, que dejó sin chances a Pellegrino.

Más de uno en ese momento pensó que la historia estaba sentenciada porque los dos goles seguidos, sumado a que Sarmiento en ese momento no jugaba bien, formaban un coctel letal en contra, sin embargo, no fu así. Unos instantes más tardes del último tanto, Lucas Landa con un buen cabezazo con el parietal derecho (ayudado por un desvío), tras un centro de Cacheiro, sentenció rápido el descuento.
A partir de ese momento, los valientes players verdes fueron con ímpetu a buscar la igualdad, pero con escazas ideas futbolísticas. Vale destacar que le anularon mal un gol a Miracco, que hubiera significado el tres a tres, pero igualmente, hubo justicia. El ingreso de El Chino Sanabria le dio fútbol al equipo y justamente tras un centro de él y una peinada de Cacheiro, se gestó el gol en contra y el tres a tres. Partidazo total a esa altura entre ambos conjuntos, pero a esta historia todavía le quedaban más emociones.

Cacheiro tomó la pelota por derecha y la cambió de frente para Sanabria que se la había pedido con un gesto con el brazo. El número 15 la bajo de pecho, acomodándola para su pie zurdo, que con técnica y precisión, hizo nada más ni nada menos que el cuarto gol de Sarmiento. Zapatazo por encima del arquero, palo y adentro. Jerarquía pura para uno de los refuerzos que trajo Delfino para que se amolde al equipo en la segunda rueda.
En los instantes siguientes Sanabria se hizo de la pelota, le cometieron faltas y ayudó al equipo a mantener el resultado. Aunque Passerini desperdició un mano a mano increíble y Flandria tuvo un tiro peligroso que se fue por arriba del poste. Y la frutilla del postre para Sarmiento, llegaría sobre el final.

El Chino bajó una pelota que salió de los pies de Pellegrino, la acomodó para la zurda y habilitó a Cacheiro que venía lanzado en velocidad por derecha. Tal es así que el arquero le cometió penal y el encargado fue Passerini, quien se redimió de la chance deperdiciada y colocó la pelota sobre el lado derecho y el arquero fue para el otro lado.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas