Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

El 7% de las muertes violentas en Junín son de menores de edad

Desde padres que asesinaron por venganza contra sus parejas, pasando por madres abandónicas o violentas hasta hermanastros o desconocidos violadores y homicidas, el desprecio por la vida de niños y adolescentes se enseñorea en una sociedad indiferente

Publicado

el

Según Unicef, cada cinco minutos un niño muere en algún lugar del mundo a causa de la violencia

Así es como, la violación y asesinato de Camila Borda, el domingo próximo pasado habla de los niveles impactantes de violencia física, sexual y emocional que, como es de suponer, lamentablemente, nuestra región no está exenta.

Y específicamente la ciudad de Junín tiene en su historial una triste serie de situaciones en las que por lo general personas adultas –siempre hay excepciones-, sin miramientos pusieron fin de manera violenta, a la vida de bebés, niñas y niños.

Desde padres que asesinaron por venganza contra sus parejas, pasando por madres abandónicas o violentas hasta hermanastros o desconocidos violadores y homicidas

EN JUNIN

El 7 por ciento de las muertes violentas cometidas en el partido de Junín, se corresponden con menores que tenían entre horas de vida hasta 12 años.

ABANDÓNICAS O VIOLENTAS

En 1993, 2007 y 2009, tres bebés recién nacidos fueron abandonados.

El primero, en un baño del Cementerio Central y la segunda criatura fue encontrada en el interior de una bolsa junto a la placenta y su cordón umbilical, en un camino de tierra del Barrio San Antonio.

En el hecho ocurrido hace nueve años, la Dra. Mirta Monclá encontró tras días de investigación, a dos mujeres. La madre y una partera que debieron responder ante la justicia por el abandono.
Y en junio de 2007,

En el marco de circunstancias diferentes, el 6 de agosto de 2010, Silvia Pagano se había retirado de su vivienda de Avenida Primera Junta entre España y Alem, dejando a sus tres pequeños, un bebé de meses y mellizas de poco más de dos años, Evelyn y Micaela.

En condiciones precarias, escaso mobiliario –apenas una mesa y un colchón-, y sin siquiera energía eléctrica, la joven mujer dejó a sus hijos casi a oscuras. Sólo una peligrosa vela encendida apoyada directamente sobre una mesa de madera junto a una lata de leche en polvo.

El hallazgo fue confuso aquel jueves para el fiscal Roberto Rodríguez. La madre había encontrado a las niñas, sin vida, sobre el colchón.

Sería el resultado de la operación autopsia la que permitió determinar a través del análisis de las livideces cadavéricas que la niña de dos años y medio había fallecido en una posición diferente a la encontrada.
Cinco años después, un 14 de febrero, en un predio rural del Partido de Junín, una pequeña niña recibía una golpiza que horas después terminaría con su vida.

Una vez más, su madre, Elena Paola López terminaría sindicada como la autora penalmente responsable de homicidio agravado por el vínculo y finalmente condenada por el Tribunal Criminal Oral 1, a cumplir una pena de prisión perpetua.

LA “VENGANZA” DE UN HOMBRE

En octubre de 2001, tal vez cegado por el odio y sed de venganza, un hombre se acercó al puente de Ruta Nacional 7, a la altura del Canal del Salado.
Se acercaba el domingo y su único objetivo era que nunca más su ex mujer disfrutara un día de la madre.
Primero empujó a la mayor, de apenas 6 o 7 años, luego al bebé de siete meses y por último se arrojó él.
Un pescador, de apellido De Maro presenció la tragedia. No lo dudó, entró en el agua y alcanzó a rescatar a la niña y así salvarle la vida.
Dar con el bebé no fue posible.
Allí murieron el padre y su hijo.

AMBITO PELIGROSO

Toda muerte violenta es incomprensible. Cuando quienes las ejecutan son los padres más aún. Pero también hay otras que resultan tan crueles, tan brutales que no se pueden siquiera explicar.
Por lo general – lo indican las estadísticas y los especialistas-, el porcentaje más alto de los abusos a menores de edad son cometidos por algún integrante del ámbito familiar. Abuelos, tíos, padres, hermanos.
Y Junín no escapa a las generales.

Cuando la madrugada del 1º de enero de 1997 todo era festejo por la llegada del nuevo año, Mónica González le encomendó una tarea a su hija María Soledad, de 12 años. Su hermana menor estaba cansada y se quería ir a descansar y había que acompañarla a la casa, ubicada a pocos metros del lugar del festejo.
Nunca más la volvería a ver.

Primero la preocupación producto de la demora en el regreso, luego la denuncia en comisaría a la que iría acompañada de su hermano, Cristian González Burgueño, después la búsqueda.
Ese mismo día a las 9:30 de la mañana mientras rastrillaban un terreno baldío en Avenida La Plata entre Rioja y Tucumán, encontrarían el cuerpo de la menor de 12 años. Presentaba golpes y evidentes signos de abuso. La habían estrangulado.

En menos de siete horas había dos detenidos. Su tío de 18 años y un amigo, Cristian Simondet, de 19.
Dos años después, en una precaria vivienda del Barrio San Jorge, una mezcla de asombro y espanto se adueñaría de los vecinos y la comunidad toda.

Un menor de 13 años había violado, agredido brutalmente y asesinado a su hermanastra de apenas 2.
La conmoción se fue adueñando de una comunidad que apenas dejaba lentamente de recordar la muerte de María Soledad González.

El homicida, por ser considerado inimputable, no fue condenado y en la actualidad vive anónimamente en una localidad de la provincia de Santa Fe, lejos de una ciudad que ni siquiera conoce su identidad.

Claro que no ocurrirá lo mismo con José Carlos Varela si el Ministerio Público consigue demostrar que fue el violador y asesino de Camila Borda, el domingo 25 de febrero en el Barrio Ricardo Rojas.

Ya el fiscal Sergio Terrón anunció que pedirá una condena a prisión perpetua.

Algo cambió si se considera que por la muerte de María Soledad González, los violadores y asesinos hace muchos años que están en libertad.

DEPARTAMENTO JUDICIAL JUNIN

El Departamento Judicial Junín es muy amplio y lo integran nueve partidos.
El nuestro, seguramente por ser el de mayor cantidad de habitantes – 90.305 según el censo de 2010 -, es en el que se han registrado la mayor cantidad de hechos violentos contra menores de edad.
Le siguen inmediatamente después Lincoln que a pesar de tener 28.051 ciudadanos cuenta con la mitad de casos que la cabecera del Departamento Judicial.
Y por último Chacabuco que si bien tiene 48.703 habitantes registra idéntica cantidad de hechos aunque mayor número de víctimas.

LA INFANCIA

Mientras miles de niños comienzan a descubrir el mundo y la vida, crecen en hogares recibiendo amor y van fortaleciendo su autoestima, muchos otros son víctimas de la violencia que generalmente ejercen los adultos y van dejando huella.
Pero también están los otros, aquellos a los que la mano del hombre no les dio la posibilidad de transitarla.
Manos brutales les quitaron la vida.
No les permitieron ser.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas