Ejercicio físico, un aliado vital para controlar la diabetes -
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

Ejercicio físico, un aliado vital para controlar la diabetes

La práctica regular de alguna actividad física se relaciona con un menor riesgo de padecer diabetes y obesidad.

Publicado

el

Todos somos sobradamente conocedores de la importancia de realizar ejercicio físico para gozar de buena salud y prevenir el riesgo de padecer un sinfín de enfermedades. Y el caso de la diabetes no es una excepción. Según la Fundación para la Diabetes Novo Nordisk (FDNN), «muchas de las personas que tienen un mejor control de su diabetes son aquellas que realizan ejercicio físico de forma regular».

El motivo de esta mejora está en el efecto que la práctica regular de actividad física tiene en el control hipoglucémico: «cuando realizamos ejercicio, utilizamos glucosa muscular y, como consecuencia, se reduce su concentración en la sangre, lo que ayuda a contribuye a mejorar el tratamiento farmacológico de la enfermedad».

Además, aseguran en la FDNN, la práctica de ejercicio:

-Aumenta la absorción de la insulina desde el lugar de inyección hacia la sangre.
-Disminuye los requerimientos de insulinadel organismo ya que mejora la sensibilidad a la misma.
-Durante el ejercicio, el cuerpo tiende a utilizar más glucosa, lo que resulta en una disminución de los niveles de azúcar durante la actividad. El aumento de la sensibilidad a la insulina se suele prolongar hasta 24 horas después de realizar ejercicio, tiempo en el que también la glucemia tenderá a estar más baja. Esto se debe a que durante la actividad se ha utilizado la reserva de glucógeno del hígado, y esta reserva tiende a “rellenarse” después del ejercicio, lo que provoca que la glucemia disminuya.

Además de la mejora del control glucémico, el ejercicio físico regular incide sobre otras funciones de nuestro cuerpo. Entre otros beneficios:
*Aumenta el gasto calórico y ayuda a mantener el peso adecuado, previniendo, por tanto, el sobrepeso y la obesidad.
*Contribuye a mantener los niveles de colesterol y triglicéridos y a mantener la tensión arterial.
*Mejora la vascularización del corazón y de los pies.
*Ayuda a dormir mejor y potencia la sensación de bienestar.

RUTINA ESTABLE
Tal y como apuntan en los Centros para el Control y la Prevención de la Enfermedad (CDC), lo ideal es incluir, en la práctica de ejercicio diario, dos o tres sesiones a la semana dedicadas a trabajar los grupos musculares principales (piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos). Para ello, se puede optar por actividades moderadas, como caminar rápido, ir en bicicleta o practicar alguna otra disciplina aeróbica.
La clave está en escoger un ejercicio que nos guste para obtener los mejores resultados. Además, desde los CDC recomienda iniciar los entrenamientos gradualmente, buscar compañía para que sea más sencillo mantener las rutinas, anotarlas en un calendario para contribuir a que se conviertan en un hábito y fijarse metas fijas y realistas, siempre previo asesoramiento del equipo médico que controla la enfermedad.

Tal y como apunta la FDNN, «es muy importante valorar la glucemia antes de hacer ejercicio y plantearse el tipo de ejercicio que se va a realizar, la cantidad de insulina que se ha administrado y la alimentación previa». Entre otras recomendaciones, apuntan que «la insulina previa al ejercicio no se debe administrar en un área del cuerpo que vaya a ser muy activa durante el ejercicio (por ejemplo, no pinchar en las piernas si se va a montar en bicicleta)», y, «si existe acetona en sangre o en orina no se puede hacer ejercicio ya que los cuerpos cetónicos aumentarían más».

Además, se debe tener en cuenta que, a pesar de que la práctica de ejercicio se relaciona con una disminución de la glucemia, «existen momentos en los que el efecto puede ser el contrario y producirse una hiperglucemia», apuntan en la Fundación, o una hipoglucemia, es decir, una «bajada» de los niveles durante la práctica de ejercicio, inmediata o retrasada, desde 4 hasta 24 horas después de haber acabado. En cualquier caso, el manejo de la enfermedad implica que el paciente conozca estas situaciones y, con el asesoramiento del equipo médico, aprenda a manejarlas para evitar riesgos.

——————————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Suplemento OCIO

Más Leidas