Editorial: otro indicador que duele
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Opinión

Editorial: otro indicador que duele

Publicado

el

Esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Censos dio a conocer nuevos números que tienen que ver con la situación social del país. El informe reveló, en este caso, que la pobreza llegó al 40.6 por ciento en la primera mitad del año y alcanza de esta forma a casi 19 millones de personas en todo el territorio nacional.

Si bien los indicadores exhiben disminuciones leves respecto de períodos anteriores, la exclusión a la que esta situación conlleva lejos está de poder tomarse como un logro.

El panorama global del que da cuenta el INDEC a partir de su último estudio se relaciona de modo directo con la recesión que Argentina arrastra desde el año 2018, una tasa de desocupación que supera el 9.5 por ciento y un nivel de sub empleo cada vez mayor. La desigualdad, los efectos de la inflación, la precariedad laboral y la crisis sanitaria agudizada por la pandemia en los últimos meses contribuyen a la construcción de una realidad que preocupa cada vez más a los sectores medios y duele (también cada vez más) en los estratos más bajos.

Inmerso en la campaña electoral y acelerando anuncios, el Gobierno nacional se ve por estos tiempos en la obligación de redoblar esfuerzos para atenuar la posibilidad de un escenario de conflictividad no deseado, aunque la reactivación comercial en el segmento inicial post pandemia resulta insuficiente por el momento para poder revertir la curva actual.
La continua pérdida de poder adquisitivo por parte de buena parte de la población hace que en cuatro de cada 10 hogares argentinos no estén garantizados los ingresos suficientes para cubrir las necesidades básicas.

Son los centros urbanos más pobres los que registran mayor grado de inconvenientes, condicionados, además, por la mal nutrición de los menores de edad en la mayoría de los casos (en el conurbano bonaerense siete de cada 10 chicos presentan problemas de alimentación). Sobre ellos, específicamente, habrá que profundizar las acciones, para no alcanzar registros aún peores, como los que ostentan otras naciones de la región también afectadas por esta problemática.

Más Leidas