Editorial: Empleo, subempleo, desempleo
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Opinión

Editorial: Empleo, subempleo, desempleo

Publicado

el

Esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina dio a conocer las cifras de desempleo en el país. Si bien los porcentajes marcan signos de recuperación respecto del año anterior -durante el mismo lapso temporal medido- en el caso del sub empleo los números evidencian incrementos que preocupan.
En el registro, el ente oficial advirtió que la cantidad de desocupados alcanzó 1.273.000 personas en el segundo trimestre de 2021, frente a una población económicamente activa de 13.254.000 en condiciones de trabajar en los principales centros urbanos.

Las estadísticas, como tales, brindan solamente un aspecto general de lo que hace a la problemática en sí. En Argentina, la falta de trabajo genuino y registrado es una de las principales deudas de esta administración de gobierno y de las que la antecedieron, que genera una desigualdad social cada vez más amplia. El desempleo, y el sub empleo, de manera directa afectan a los más jóvenes, quienes en lo cotidiano encuentran obstáculos no menores a la hora de insertarse formalmente en el mercado.

Una publicación del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana dada a conocer previo a las PASO advertía que la «precaria situación laboral» podría ser uno de los factores que determinarían el resultado de la primaria. A los que se sumaban otros dos ligados a ella: la depresión económica y la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos.

Para poder hacer frente a sus obligaciones, y para satisfacer la demanda a nivel interno, el país requiere de una política sostenida. Se deben buscar las alternativas suficientes para comenzar a reparar las condiciones de un esquema que satisfaga las necesidades planteadas. El desarrollo tecnológico, la mano de obra especializada, las opciones que ofrece el mundo post pandemia, las potencialidades de la metalmecánica y de la agroindustria, la calidad educativa de las nuevas generaciones, junto a otro conjunto infinito de factores, no pueden quedar de lado a la hora de proyectar soluciones para que las oportunidades de trabajo alcancen a todos los sectores.

El tratamiento de la reforma laboral en Argentina es una idea que cobra cada vez más fuerza. Habrá que ver en qué contexto se da, bajo qué condiciones, y si aportará una solución efectiva al déficit de empleo que padece el país. Mientras tanto, la realidad sigue marcando urgencias que van más allá de los números en sí.

Más Leidas