Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Nacionales

Duro informe sobre créditos UVA

La herramienta impulsada por el Gobierno nacional no logró dar respuestas ante el déficit habitacional.

Publicado

el

Un análisis de la situación actual de los hipotecados UVA y evolución del mercado realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) confirmó que la herramienta impulsada por el Gobierno nacional no logró dar respuestas ante el déficit habitacional, al tiempo que indicó que desde mayo de 2016 hasta la actualidad las cuotas aumentaron alrededor de 150%.

Según el estudio, «los préstamos hipotecarios UVA, tal como fueron concebidos por el Gobierno, fracasaron como alternativa para el acceso a la vivienda», quedando en evidencia «la ausencia de una política habitacional, más allá de los préstamos hipotecarios».

En ese contexto, la UVA, lanzada por el ex presidente del Banco Central (BCRA) Federico Sturzenegger en 2016 como la alternativa para dar préstamos hipotecarios a largo plazo en Argentina, aumentó en el 2018 un 46,85%, pasando de 21,15 a 31,06. En efecto, al cumplirse tres años de su lanzamiento el 31 de marzo pasado, acumuló un incremento del 141,78%, al pasar del valor inicial de $14,05 a $33,97.

Para ver la evolución de las cuotas, se tomó como ejemplo un préstamo del banco Nación a veinte años otorgado en abril de 2016 por la suma de US$ 70.000 ($ 1.031.800). Ese préstamo, que tenía una cuota inicial en mayo de 2016 de $ 6.153, en mayo de este año tuvo una cuota de $ 15.212, es decir, 147% más alta en términos nominales. Si consideramos la evolución desde el otorgamiento del préstamo desde ese mes de 2016 (con cuyo valor de la UVA la cuota hubiera ascendido a $ 5.984), el incremento acumulado es de 154%.

El mayor incremento se produce en el último año, donde la cuota creció un 55%. Esto, de hecho, se refleja por ejemplo en la cantidad de compras de inmuebles en la provincia de Buenos Aires, donde si se analiza el primer cuatrimestre se contabilizaron 1.549 hipotecas, lo que representa una caída de 90,5% con respecto al mismo período del año pasado, cuando el número se ubicó en 16.425.

La tendencia negativa, en parte por el temor que genera el dólar y por la inflación que sigue siendo alta, se refleja en que en los primeros cuatro meses del año sólo el 7,7% de las compras de viviendas en la provincia se hizo a través de créditos hipotecarios.

En este contexto, desde el CEPA remarcaron que incluso aquellos que lograron acceder a la línea de financiación se encuentran con problemas, que radican en la ausencia de «cláusulas que limiten el ajuste por inflación cuando los ingresos evolucionan por debajo, como viene ocurriendo desde el segundo trimestre del año pasado».

Además, establecieron que las supuestas ventajas prometidas a los tomadores resultaron inexistentes: «No hubo un proceso de desinflación como fuera prometido». Asimismo, tampoco se cumplió con la afirmación de que «los flujos de dinero que deben emplear los tomadores resulten semejantes a los que estarían destinando si siguieran alquilando».

«El ajuste del capital, si bien por el momento no repercute patrimonialmente sobre los tomadores, es una de las causas del aumento mes a mes del valor de la cuota, toda vez que los intereses que se abonan son sobre el saldo deudor: a mayor saldo deudor, mayores intereses», señalaron en el comunicado.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas