Seguinos en

Regionales

Durante 2018 se registró una inflación del 50,8% para la Cámara de Alimentarios

La entidad pergaminense realiza mes a mes las estadísticas que solo contemplan los productos de la canasta básica alimentaria, limpieza y tocador. Con una suba superior al 7 por ciento, septiembre fue el mes que más influyó en el índice inflacionario anual.

Publicado

el

Sin estadísticas oficiales que indiquen cuál fue el porcentual cierto de inflación en 2018, en nuestra ciudad la Cámara de Alimentarios ha realizado un informe sobre el movimiento que sufrieron los precios durante el año pasado.

Lejos del índice inflacionario propuesto por el Gobierno Nacional, la Cámara de Alimentarios determinó que la inflación registrada en alimentos, artículos de limpieza y tocador en Pergamino fue del 50,8 por ciento, casi 20 puntos más que en 2017, cuando se registró una suba del 32 por ciento.

La Cámara de Alimentarios es la entidad que realiza mensualmente las estadísticas en las que solo se consideran los productos que conforman la canasta básica alimentaria. Para determinar los números estadísticos se realiza un muestreo de 34 comercios ubicados en diferentes zonas de la ciudad y estableciendo un seguimiento de 460 artículos de la misma marca, envase y tamaño.

Sin hacer pie
En contacto con LA OPINION, el presidente de la entidad, Nelson Figueredo señaló que “es preocupante que continúe este proyecto inflacionario, que lleva adelante la economía nacional. A los comerciantes de proximidad, esta situación, no les permite hacer pie porque gran parte del trabajo y la ganancia la tienen que volver a reinvertir ya que la mercadería atraviesa un continuo aumento y se va perdiendo el valor del dinero a la hora de reponer el stock, consecuentemente, los almaceneros se van descapitalizando”.

Combinación de factores
Si bien Figueredo afirma que sus representados son “buenos pilotos en tormentas” no dejó de poner énfasis en que “es muy difícil llevar un negocio adelante en esta circunstancia” y peor aun si a esto se suma el incremento desmedido de las tarifas de los servicios, situación que “ha obligado al comerciante a perder rentabilidad ya que el margen de ganancia que pueden agregar al valor del producto es poco significativo por lo que quedan con una rentabilidad muy baja y haciendo frente a grandes costos fijos como son los servicios, sobre todo en nuestra ciudad la energía eléctrica que es muy cara, el alquiler, etcétera”.

Todos los factores combinados generan “una situación crítica en el sector, además existe una amplia competencia, no nos olvidemos que en Pergamino tenemos muy sobredimensionada la oferta por sobre la demanda”.

Trasladistas
Poniendo el foco en que los comerciantes de proximidad no son quienes forman los precios, Figueredo los calificó como “trasladistas de precios ya que compran al mayorista y al distribuidor y al monto de ese producto le cargan un mismo margen de utilidad que es con el que históricamente se han manejado ya que no cuentan con la posibilidad de las grandes superficies que hacen promociones tales como 2 x 1”.

A esto se suma que hubo un cambio de actitud del consumidor “que se dirige a las grandes superficies, o realiza su compra en los supermercados mayoristas”.

Los fuertes
A modo de conclusión, el referente del sector afirmó que “quienes sobreviven a estas tormentas son aquellos que han atravesado diferentes crisis, los que son referentes del rubro, los de mayor antigüedad que están acostumbrados a vivir situaciones de este tipo, los que tienen alguna clientela cautiva, quienes por lo general no tienen que abonar costosos alquileres porque ya cuentan con espacio propio”.

Reordenamiento
Por otro lado, hizo mención a una cuestión en la que la Cámara trabajó durante 2018: el reordenamiento comercial. “Pergamino está superado de oferta por sobre la demanda. No tenemos una densidad demográfica como la de Rosario por ejemplo. Hoy registramos que hay una tendencia a abrir casas de comidas para llevar, muchas de las cuales no cuentan con las condiciones mínimas de salubridad.

“Considerando este problema, es que desde la Cámara de Alimentarios se ha pedido a los concejales poner en vigencia un proyecto de ordenanza de reordenamiento comercial”, explicó Figueredo y añadió que “referentes de la Cámara de Alimentarios y de la Cámara de Comercio nos reunimos con algunos concejales, a ellos les presentamos el proyecto de ordenanza y quedaron en que lo iban a analizar pero hasta el momento no hemos recibido convocatoria alguna. Asimismo solicitamos que se suspendan las habilitaciones comerciales por 90 días para poner un freno a la apertura indiscriminada de comercios y así trabajar en un reordenamiento, pero pareciera que a las autoridades no les interesa poner orden”.

Expectativas
Respecto a las expectativas pautadas para el año que recién comienza, el presidente de la Cámara sostuvo que “si soportamos 2018 vamos a poder aguantar 2019 porque es año electoral y no creo que se produzcan brutos ajustes. Además el comercio de proximidad ha llegado a su límite, más no lo pueden ajustar. Aspiramos a que la inflación se vaya contrayendo de a poco”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas