Seguinos en
LT20 Radio Junín

Nacionales

Drogas: más de 500 personas piden cada día ayuda en centros de tratamiento de adicciones

Es un mercado en expansión y eso genera el interés de grupos delictivos que sostienen la oferta en los niveles requeridos por la demanda.

Publicado

el

Crece en la Argentina el consumo de drogas ilegales. Es un mercado en expansión y eso genera el interés de grupos delictivos que sostienen la oferta en los niveles requeridos por la demanda. Los especialistas en adicciones advierten hace años que la tolerancia social al uso de sustancias psicoactivas representa el apoyo ideal para los vendedores de drogas. La asociación de consumo con recreación fue constante en los últimos años, salvo en el caso del paco, justamente la única droga que muestra índices descendentes. La magnitud del problema puede reflejarse en los niveles de consumo abusivo que deriva en la necesidad de una búsqueda de ayuda. Es que cada día más de 500 personas buscan asistencia en centros de tratamiento.
El sondeo realizado por la Sedronar en 1028 centros de tratamiento, públicos, privados y mixtos, entregó una cifra concreta para definir los peligros del mercado local de drogas: en 2017 fueron 196.781 personas las que solicitaron atención, tanto ambulatoria como residencial, por el abuso en el consumo de sustancias psicoactivas.

Al haberse discontinuado el trabajo estadístico de la Sedronar en la última parte del gobierno de Cristina Kirchner, no puede definirse una comparación exacta con lo sucedido en otros años, pero en ese caso vale la percepción de los responsables de esos centros de tratamiento de adicciones, quienes fueron consultados en la encuesta sobre su punto de vista de la problemática del consumo de drogas en la zona de influencia de sus centros. En 82% por ciento aseguró que en los últimos dos años visualizan un aumento del consumo. Y fueron concretos al calificar la situación como grave.
En esos pedidos de asistencia ya no aparece el alcohol como único factor de riesgo, sino que se notó la consolidación de la etapa de policonsumo de drogas. Es que al consultarse sobre los motivos que llevaron a las personas a pedir ayuda profesional aparecieron menciones a la cocaína y la marihuana en consideraciones muy cercanas al uso abusivo del alcohol. En el 84,4% de los tratamientos se notó el problema con el alcohol, pero el 74,1% también hizo referencia al uso abusivo a la vez de cocaína y el 73,3% reconoció la adicción a la marihuana. Situaciones de policonsumo que también quedaron expuestas en la opinión de los directores de esos centros de tratamiento.
Al ser consultados sobre las nuevas situaciones encontradas, en al menos 12 lugares de tratamiento mencionaron que tuvieron más casos de una dependencia combinada a la cocaína y la marihuana.

También 20 centros de tratamiento señalaron la irrupción en ese año estudiado (2017) de una combinación que antes no era observada, compuesta del consumo de alcohol y varias drogas ilegales al mismo tiempo. No se trató de eventos ocasionales que derivaron en tratamientos de urgencia, sino de métodos de consumo sostenidos por períodos prolongados.
En el sondeo pudo determinarse la existencia de esa nueva moda de consumo. Y un resonante caso expuso en las últimas semanas la potencial peligrosidad de ese policonsumo inmediato: los testigos de la muerte de Natacha Jaitt indicaron el consumo en esa reunión de alcohol, cocaína, LSD y marihuana.
La mayoría de los pedidos de asistencia llegaron a los centros especializados en tratamientos ambulatorios, donde 158.976 personas pidieron ayuda durante 2017. En tanto que en los lugares que cuentan con la posibilidad de internación se contabilizaron otras 37.805 solicitudes.
Un problema adicional es expuesto por los menores que tienen síntomas claros de abusos en el consumo de sustancias psicoactivas. En el momento de la visita a cada centro de tratamiento fue verificada la presencia en esos lugares de casi 10.000 menores.
El descenso que año tras año se visualiza en la edad de inicio en el consumo de drogas legales e ilegales también quedó reflejado en el informe de la Sedronar: 1263 niños entre los 8 y los 12 años fueron tratados en 2017 por sus adicciones.
Más allá de los trabajos que buscan determinar la real gravedad del uso de drogas en la Argentina, la Sedronar impulsa varios emprendimientos para intentar revertir la situación observada en los documentos oficiales. Una de las alternativas que fue consolidada en los últimos años apuntó a dar un rol importante a los municipios. Esos distritos tienen el primer termómetro social para conocer los problemas de consumo y desde la Sedronar se apuntala esa presencia como primer eslabón en una cadena preventiva. Para las autoridades de la Sedronar también es importante sumar en esa red a las escuelas, por lo que se desarrollaron programas especiales para evitar que se mantenga en aumento el consumo de drogas.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas