Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Soy

Dolor de pecho: la importancia de una consulta a tiempo

Escribe: Dr. Gabriel Scattarello (*)

Publicado

el

El dolor de pecho es una causa sumamente frecuente de consulta. Cabe aclarar, que en el tórax se encuentran numerosos órganos capaces de originar dolor.

Pero es importante que ante la aparición de este síntoma se realice la consulta con el fin de evitar complicaciones.
Una de las causas más importantes que el médico debe diagnosticar en un paciente que consulta por dolor en el pecho, es si el mismo se debe a que las arterias coronarias se han enfermado. Causa ésta más que relevante, ya que anuncia un infarto en curso o la posibilidad de que el mismo ocurra a corto plazo.

El dolor de pecho de origen coronario o también llamada angina de pecho, se caracteriza por ser opresivo, en el centro del esternón (zona “de la corbata”), de intensidad variable. La sensación que refieren los pacientes es de aplastamiento o atenazamiento. Muchas veces se siente a nivel de la boca del estómago. El mismo puede irradiarse o no. Cuando lo hace, se siente a nivel de ambos brazos o del brazo izquierdo, en la parte interna del codo y en los antebrazos. Muchas veces se pude irradiar hacia la espalda, el cuello e incluso la mandíbula. Muchos pacientes tienen a veces otros síntomas acompañantes, como sensación de falta de aire, sudoración profusa y mareos.

Es importante tener en cuenta que en cada persona el mismo se puede manifestar de diferente forma y con diferente intensidad.
El dolor puede desencadenarse durante el esfuerzo (caminar), ante emociones y comidas copiosas. Si el paciente no acude a la consulta, puede progresar a esfuerzos cada vez menores o incluso ocurrir en reposo. Aquel dolor que tenga estas características y dure más de 20 minutos debe ser evaluado en forma urgente por un médico, ya que puede tratarse de un infarto.

Algunas de las causas más frecuentes que llevan a la enfermedad de las arterias coronarias son la hipertensión arterial, el colesterol elevado, la diabetes, el hábito de fumar y el sedentarismo. Controlar estas patologías minimiza el riesgo de que se enfermen las arterias

Una causa muy frecuente de consulta es el dolor por inflamación de los cartílagos de las costillas. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Es un dolor localizado, que el paciente lo ubica con sus dedos, y que se incrementa ante la respiración profunda y con los cambios de posición. Si bien muchas veces el dolor es muy intenso, esta patología no reviste gravedad.

Otra causa es el espasmo del esófago. El mismo es un órgano que une la boca con el estómago, y cuando se irrita con el ácido del mismo (ácido clorhídrico) al tener músculo en su pared se cierra y da un dolor opresivo muy parecido al del infarto.
Otras causas se deben a inflamación de las membranas que recubren los pulmones (pleuritis) o el corazón (pericarditis), la gran mayoría de las veces causadas por virus.

También la afección por el herpes zoster (la llamada culebrilla) suele dar dolor en el pecho y/o en la espalda, y se asocia con la aparición de unas vesículas pequeñas en la piel, que siguen el recorrido de una o más costillas.

He enumerado en este artículo aquellas patologías que vemos más comúnmente en el consultorio. Como algunas son sumamente importantes y pueden poner en riesgo la vida de las personas, es aconsejable que ante un dolor en el pecho siempre se realice la consulta con un médico.

(*) MP 113.604. Especialista Universitario en Cardiología.
Magister en ultrasonido cardíaco.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas