Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Diversidad corporal: La inclusión, desde los talles grandes

“No encuentro nada”, una de las frases más escuchadas por hombres y mujeres que requieren talles grandes. Cuerpos reales versus medidas rígidas, una problemática que se acentúa en nuestra ciudad. LA VERDAD visitó “Amorina”, un local junienense donde se lucha por la inclusión.

Publicado

el

A siete de cada diez personas les cuesta encontrar talle en la Argentina. El Senado comenzó a tratar días pasados un proyecto de Ley Nacional de Talles que apunta a garantizar en el país la disponibilidad de todas las medidas de prendas en los comercios y que sean las mismas para todas las marcas.
En una reunión de las comisiones de Industria y Comercio y de Derechos y Garantías se discutieron varios proyectos con la intención de unificarlos en una única iniciativa que permita, además de garantizar la disponibilidad, “normalizar” los talles, es decir, que sean los mismos en todas las marcas.
Es muy común escuchar la frase “no encuentro nada” por parte de mujeres -y también hombres- una vez que se deciden a realizar alguna compra. Sin dudas es una lucha que se enfrenta la sociedad cuando se requieren talles grandes.
Las industrias de la moda generan distintos estereotipos de belleza a los cuales, por momentos, se desean derribar, ya que el hecho de vender talles grandes genera al mismo tiempo una inclusión para que todas las personas puedan vestirse como lo deseen: cuerpos reales versus medidas rígidas es la cuestión.
En nuestra ciudad hay un local denominado “Amorina”, ubicado en la esquina de Sarmiento y Alem, en donde se lucha por la inclusión.
Allí, el negocio es dirigido por Evangelina Álvarez y Alfonsina Pérez, quienes con total amabilidad atendieron a LA VERDAD.

Un poco de historia…

“Estamos acá desde hace tres años. Hace algunos años trabajaba en el centro en un local y estaba esa problemática de los talles. Tenía muchos problemas para estar vestida, usaba los talles más grandes y llegué hasta no comer para que me entrara la ropa. Una vez que cierra el local, el dueño me deja muchas cosas y un día me decidí a empezar.
Viajé y traje ropa y ahí empezamos. Fuimos subiendo la apuesta. Trajimos más talles y ropa de mejor calidad. Hoy hay mucha mentira dando vuelta en cuanto a los números”.

Ley de talles…

“La mayoría de las fábricas trabajan hasta el 60 y nosotros conseguimos chupines hasta el talle 66 y con pantalones clásicos, con talles hasta 70. Tratamos de conseguir indumentaria para muchas chicas.
No te puede gustar como te queda, pero el talle está. Lo negro es un clásico pero acá tenemos todo tipo de colores: rojo, verde, rosas, pantalones con rayas, shorts, ente otras cosas”.

Movida social

“Es un rubro muy caro. Es sumamente gratificante cuando se va una chica contenta. Un 23 de diciembre vino una chica, y el 26 me dejó un mensaje muy bonito.
Es una movida social de inclusión. Hicimos fotos con los chicos de Renacer; los chicos participaron muy bien. Es difícil estar en un rubro así porque lidias con un montón de cuestiones.
Vienen chicas que no les importa nada, otras que están mal, algunas que están a punto de llorar o que piensan que no van a encontrar. Tuvimos casos de gente depresiva. Cada uno tiene su tiempo y su historia. Juega más esto que el beneficio económico”.

Modelos

“Respeto todo. Es un problema social desde hace mucho tiempo. Siempre fuimos gorditas y mi hijo que es chiquito habla de ´gorda´. Y tratamos de inculcarle y educarlo. Hoy deberíamos estar con una cabeza más abierta pero pasa lo mismo con el flaco, con el negro, con el petizo, entre otros. Hay mucha violencia y discriminación en un montón de ámbitos”.

Mensaje final

“Hay 12 talles de leyes en el país. No son todas iguales. Quizás las exigen al fabricante. Cada uno hace lo que quiere y vende lo que quiere. La ley de talles tiene que existir porque todo el mundo tiene derecho a vestirse como quiera.
No es barato comprar ropa y tener tanta numeración, y por cada talle tenés que tener color y variedad.
Invitamos a la gente a que vengan y miren. La gente es muy buena onda y se va súper contenta. Agradecemos a todas las clientas que hacen posible que día a día podamos crecer y permanecer”.

Scanavino hizo hincapié en la
“ausencia de una ley nacional”

Fernando Scanavino, a cargo de la OMIC, Oficinas Municipales de Información al Consumidor, también fue consultado por la Ley de Talles, y explicó que “desde que nos hicimos cargo de la gestión, una de las leyes importantes es la de Defensa del Consumidor. Y entre ella la Ley de Talles, que tiene poca aplicabilidad”.
Seguidamente afirmó que “es una ley que queríamos que se cumpla, tenemos una realidad que se cumple en un 40%. La ley se vuelve poco operativa. Hubo y hay proyectos para modificarla y esperamos en un futuro que sea de cumplimiento práctico”.

Pedido de Ley Nacional

“En su momento, hicimos una reunión con los textiles y son los mismos comerciantes quienes nos hacían esa inquietud. Por ley llegan una cantidad de prendas y talles, pero no se condice con la compra”.
“A título personal hay que reformular la ley porque la práctica se vuelve muy poco aplicable. Es buena pero siempre y cuando se creen mecanismos efectivos.
Hay un tema que no es menor, que es la ausencia de una ley nacional en materia de talles. Sí hay en las provincias pero no a nivel nacional. Lo único que hubo en Junín es la convocatoria que hicimos en el 2016. La predisposición está. Fue una ley que quiso proteger muchas cosas importantes pero le faltó consenso y practicidad”, cerró.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas