Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Deuda eterna: la mitad de los bonaerenses aún carece de cloacas

El 45% de los habitantes no accede al servicio, que en otras partes del planeta es habitual desde el siglo XIX. Y tres de cada 10 no tiene agua potable en las canillas de la casa donde vive.

Publicado

el

Por José Giménez
de Agencia DIB

El 45% de los bonaerenses no posee cloacas, mientras que 3 de cada 10 aún no cuentan con acceso a agua potable desde la canilla de su vivienda, y debe apelar a otro tipo de servicios, como los pozos y perforaciones domiciliarias.

El dato se desprende de la “Plataforma del Agua”, una iniciativa del programa “SedCero”, y muestra que en la provincia hay 239 mil hogares con serios problemas de saneamiento: es decir, que no acceden ni a cloacas ni a otro tipo de sistema sanitario como el pozo ciego o la cámara séptica. En cambio, si solo se toma la conexión a la red cloacal, 7,6 millones de personas en la provincia están aún privadas del servicio.

En el caso del acceso al agua potable, la proporción disminuye: el 71% de los hogares bonaerenses cuenta con acceso a la red adentro de su vivienda, mientras que un 22% lo hace desde una perforación en el terreno.

La “Plataforma del Agua” es una iniciativa surgida en la Universidad de Quilmes, que junto al INTA, organizaciones sociales y otras instituciones educativas elaboró un completo mapa de todo el país, cruzando datos del Censo 2010, la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), proyecciones demográficas, datos e información cualitativa de obras finalizadas al 31 de diciembre de 2016, y ponderadores climatológicos.

Según la directora de la iniciativa, Paula Juárez, “su objetivo es contribuir con datos estadísticos e información en la toma de decisiones estratégicas sobre el acceso al agua y saneamiento en nuestro país”. La apuesta del mapa no es únicamente brindar información cuantitativa, sino marcar la necesidad de las gestiones públicas de acuerdo a ponderadores como el acceso al agua, saneamiento, las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y el régimen de lluvias. Estos factores componen el denominado “Índice de Urgencia”, una suerte ranking que muestra aquellos sitios en donde las obras no se pueden hacer esperar.

La importancia del mapa reside en su precisión estadística: como señala el sitio chequeado.com, la mayoría de las informaciones sobre acceso a servicios de cloacas y agua potable se realizan en base a las proyecciones elaboradas por las empresas de acuerdo al área de cobertura de las obras sanitarias. Sin embargo, esto no cuenta que miles de familias no pueden acceder a las mismas por falta de recursos o infraestructura para conectarse. Es decir, que aunque el caño pase por delante de su puerta, muchos hogares no tienen la instalación necesaria o el dinero para realizarla.

De esta forma, según los datos de SedCero, en Buenos Aires el 54,2% de los hogares tiene acceso a cloacas, mientras que el 26,2% posee saneamiento por cámara séptica y pozo ciego y el 19,3 solo pozo ciego. Finalmente, apenas el 0,3% posee una precaria excavación en tierra.
Este número se encuentra bastante por encima de la media nacional: según el mapa del país, 4 de cada 10 argentinos no tiene cloacas, dos millones de personas tienen que trasladarse para conseguir agua y un millón no tienen baño ni letrina, ni pozo.

Por distritos
Al interior de la provincia, la distribución de necesidades es dispar: los distritos del Conurbano sur y oeste aparecen como las más complicados en el acceso al agua potable, aunque el oeste bonaerense, pese a contar con redes domiciliarias, se ve afectada por otro fenómeno: la alta presencia de arsénico en el agua, que detalló DIB semanas atrás.
En cuanto al saneamiento, el Conurbano comparte “ranking” con algunas localidades del interior, eminentemente rurales, donde tampoco hay infraestructura de cloacas por la dispersión de la población. Así, pequeñas ciudades como Tordillo y Tres Lomas comparten problemática con Presidente Perón, que apenas cuenta con un 2% de red cloacal, según el mapa.
Malvinas Argentinas y José C. Paz, dos de los distritos más pobres del Conurbano, cuentan con una combinación peligrosa: baja cantidad de cloacas y poco acceso al agua potable. En el otro extremo, Vicente López, tiene casi todo el territorio cubierto de ambos servicios.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas