Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Denuncian que sigue el robo de placas en las tumbas del Cementerio del Oeste

También hay quejas por la poca higiene reinante en el lugar y por el estado de abandono de algunos sectores.

Publicado

el

No es un tema nuevo. Al contrario. Son quejas que se repiten periódicamente. Los familiares de aquellos que reposan en el Cementerio del Oeste están cansados del robo de placas y del abandono que existe en algunas partes del lugar. Denuncian públicamente, a través de las redes sociales, serios problemas de higiene y mantenimiento.

Hay sectores en donde los pastos no están prolijamente cortados, suciedad y decenas de tumbas centenarias en pésimo estado de conservación. Quizás, quienes estén enterrados en estas últimas ya no tengan sobrevivientes y eso puede explicar el abandono. Pero las tumbas rotas y viejas dan un aspecto muy feo al lugar donde los familiares buscan, al menos por un ratito, un momento de paz y sosiego junto a los seres queridos que ya no están.

En los pasillos interiores es fácilmente apreciable la persistencia de la carencia de tareas de higienización y el estado de los baños no es el más óptimo. Las condiciones estructurales reclaman a gritos pintura, cambio de sanitarios y reparaciones en paredes y azulejos.

A todo este panorama, hay que sumarle que, desde hace ya un tiempo, han vuelto a desaparecer, y no por arte de magia, las placas de las tumbas y nicheras.

Un vecino denunció verbalmente en La Verdad que “ya no es grato ir al cementerio porque me da mucha tristeza. Habíamos hecho una placa para poner en la nichera con mucho esfuerzo y, cuando fuimos a llevar flores, la habían arrancado. Hablando con otros conocidos, nos expresaron que sabían que también hubo otros hechos similares”

 

Desidia. Hay bóvedas deterioradas y hasta botellas vacías en el interior de algunas nicheras mal tapadas, producto de la falta de visita de los familiares y, por supuesto, de mantenimiento. Los corredores abandonados, bien podrían transformarse en la escenografía de una película cuanto menos de suspenso.

Recorrer callecitas, galerías y pasillos del Cementerio del Oeste no es tarea apropiada para personas con cierta dificultad en la movilidad, ya que se deben sortear en buena parte del predio, escombros, yuyos, basura, cascotes, pedazos de material que se desprende de sepulturas abandonadas y veredas rotas.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas