Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Demencia de Alzheimer: la epidemia silenciosa

Escribe: Doctora Marisol Ferrúa.
Se invita a la comunidad a realizar un “chequeo de la memoria” el día 26/09, de 13 a 18, en INECO Junín. Solicitar turnos con anticipación. Actividad gratuita con cupos limitados.

Publicado

el

El aumento de la expectativa de vida en la población mundial hizo que la demencia alcance proporciones epidémicas con impacto social, en salud y economía.
La OMS la ha declarado como uno de los mayores problemas en salud pública.
Ha sido estimado que para el 2050 se duplicará la proporción de adultos mayores a un 22% del total de la población mundial. Esto conlleva a una cifra estimada 88 millones de personas en el mundo que vivirán con demencia, cifra que se predice será duplicada cada 20 años.
La demencia es la principal causa de dependencia física y discapacidad en adultos mayores, con impacto a nivel físico, psicológico, social y económico, tanto en el adulto afectado como a su entorno familiar y cuidadores.

El costo social total en 2010 a nivel mundial fue de 604.000 millones de dólares (equivalente al 1% del PBI).
La demencia es la pérdida de las funciones cognitivas, el pensar, recordar, razonar, a tal punto que interfieren en la actividades de la vida diaria.
Existen causas potencialmente reversibles de demencias que deben ser tenidas en cuenta ante el diagnóstico como HIV, trastornos endocrinológicos, la hidrocefalia normotensiva etc.
Dentro de las causas irreversibles de demencia se encuentran por un lado las degenerativas como la enfermedad de Alzheimer (EA), la demencia frontotemporal, la demencia por Parkinson, etc., y las vasculares. Hoy en día, la coexistencia de ambas es un hecho (EA y vascular).

Alzheimer
La EA es la demencia más frecuente siendo 60-70% del total. No se conoce su etiología aunque hay factores interrelacionados en su génesis, tanto genéticos, de estilo de vida y factores de riesgo vascular.
Patológicamente se sabe que se produce por depósitos de placas de amiloide extracelular y ovillos neurofibrilares que alteran el funcionamiento de las neuronas, y sus conexiones. Una de las áreas afectadas es la corteza entorrinal donde se encuentra el hipocampo, estructura vinculada a los recuerdos.
Aún se desconoce qué es lo que lleva a generar éste depósito pero se sabe que se inicia 10-20 años antes de desarrollar síntomas.
Hay un estadío previo al desarrollo de la EA que se llama MCI (MIld cognitive impairment) en inglés. DCL (deterioro cognitivo leve), donde el paciente presenta olvidos pero no hay interferencia en las actividades básicas de la vida diaria. No todos lo DCL evolucionan a EA.
Para ello contamos con herramientas neuropsicológicas, estudios de neuroimágenes (resonancia, tomografía por emisión de Positrones etc.) y desde hace poco tiempo se realizan estudios en líquido cefalorraquídeo disponibles en nuestro país, que pueden predecir quien va a evolucionar a una EA.
Actualmente se conocen factores de riesgo modificables y no modificables que interfieren a lo largo de la vida para desarrollar en una persona susceptible EA.

No modificables
*La edad > 60 años, con mayor riesgo en >de 80 años.
*Mutaciones genéticas conocidas (presenilina 1, 2 y APP) EA familiar corresponde <1% del total de los Alzheimer. *Presencia del alelo APOE 4 Modificables
*Factores de riesgo vascular: HTA, DBT, obesidad, tabaquismo, ACV y enfermedades coronarias.
*Estilo de vida: vivir solo, sentimientos de soledad, estrés, falta de interacción social.
*Traumatismo de cráneo.
Hoy día no contamos con tratamientos curativos, sino modificadores de la enfermedad entre ellos: Donepecilo, Galantamina y Rivastigmina (estadíos leves a moderados) y Memantine (moderados a severos).
Otros: Suplementos vitamínicos, Cerebrolisina aprobados para complementar los anteriores.
Pero sí se conocen qué medidas pueden ayudar a prevenir la EA entre ellos la actividad cognitiva e intelectual sostenida, dieta nutritiva (mediterránea) y la interacción social sobre todo antes de los 50 años.

¿Qué hacer entonces?
Consultar a su médico periódicamente para la detección temprana de FRV, llevar una vida sana y con interacción social y consultar a un neurólogo si Ud. o su familiar presentan uno de estos síntomas.
*Alteraciones en la memoria reciente (olvidar que cenaron ayer, que hicieron en la mañana etc.).
*Dificultad para planificar o resolver problemas (organizar un viaje, pagar cuentas).
*Dificultad para desempeñar tareas habituales (usar el cajero automático, cambiar una rueda).
*Desorientarse en lugares conocidos
*Dificultad para comprender imágenes, o utilizar objetos (no recordar como prender el microondas o la computadora).
*Dificultad para recordar el nombre de objetos de uso diario (anomias).
*Colocar objetos fuera de lugar (guardar aceite en la heladera).
*Alteración del juicio (referir incoherencias).
*Pérdida de la iniciativa social (aislarse, no participar en el trabajo etc.).
*Cambios de humor (irritabilidad, enojo, desinhibición).
Todos estos síntomas pueden estar presentes en adultos mayores siendo parte del envejecimiento normal. La frecuencia y perpetuación del síntoma es lo que debe alertarnos.
En el marco del Día Mundial del Alzheimer se invita a la comunidad a realizar un “chequeo de la memoria” el día 26/09, de 13 a 18, en INECO Junín. Solicitar turnos con anticipación. Actividad gratuita con cupos limitados.

Doctora Marisol Ferrúa.
Médica Neuróloga.
Subdirectora Médica INECO Junín.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas