Del Negro condenado, pero sin prisión efectiva - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Del Negro condenado, pero sin prisión efectiva

Al tratarse de la primera condena y de una pena inferior a los tres años, no cumplirá en prisión los dos años y medio dictados por el juez Coppola.

Publicado

el

Un juicio abreviado, un acuerdo entre las dos partes interesadas, el Ministerio Público Fiscal y la defensa, solicitaron que Rubén del Negro fuese condenado a dos años y medio de prisión. Además, el entonces Gerente Técnico de Gas Junín no podrá ejercer cargos públicos por cinco años, debido a una inhabilitación.
Según el juez Jorge Coppola, quien dialogó con Grupo La Verdad, el acuerdo entre las dos partes “básicamente implica que el juez debe resolver con los elementos que obran hasta ese momento, sin el juicio oral y público”.
En este marco, el magistrado debó aceptar lo que ambos interesados estaban planteando pero con algunas restricciones. “El juicio abreviado establece que el Juez, al dictar sentencia, no puede imponer una pena mayor a la acordada ni modificar la modalidad de ejecución o imponer condiciones”, aseguró. En este caso, el acuerdo entre el representante del Ministerio Público Fiscal y la defensa fue de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional.
No obstante, a pesar de haber sido condenado por lo máximo que podía dictaminar el juez Coppola, Rubén del Negro no la cumplirá alojado en una dependencia penitenciaria. Según lo establece el artículo 26 del Código Penal, “en los casos de primera condena a pena de prisión que no exceda de tres años, será facultad de los tribunales disponer en el mismo pronunciamiento que se deje en suspenso el cumplimiento de la pena”. “Se permite, en estos términos, dejar en suspenso el cumplimiento de la condena, que queda latente”, afirmó Jorge Coppola.
Por otro lado, el letrado aseguró que “la responsabilidad del condenado surge de su función como gerente técnico de la empresa proveedora del servicio de gas natural en la ciudad”.
“Además, quedó acreditado a través de la prueba que el imputado se encontraba presente en las distintas inspecciones realizadas por las cuadrillas ante los reiterados llamados del propietario del domicilio por el fuerte olor a gas que provenía de la puerta”, finalizó.

La sentencia
Según el documento al que pudo acceder el Grupo La Verdad, la sentencia fue firmada el pasado 13 de noviembre, en el marco de un Juicio Abreviado acordado entre el representante de la Fiscalía, el imputado y su abogado defensor.
En la misma, el juez Coppola establece seis preguntas a responder en el texto para argumentar su decisión: mediando acuerdo de partes para imprimir el trámite del juicio abreviado, ¿resulta éste formalmente admisible?; en caso afirmativo ¿está probada la existencia del hecho en su exteriorización material?; en caso afirmativo: ¿está probada la participación del procesado en los mismos?; ¿cuál es la calificación del delito?; en su caso ¿existen eximentes de responsabilidad?; ¿qué pronunciamiento corresponde dictar?
Según el magistrado, con respecto a la primera cuestión, “ambos expresaron conformidad con la calificación del hecho y la pena estimada por la Fiscalía y dicha conformidad encuentra pleno correlato con el resto de los elementos de convicción incorporados a la investigación penal preparatoria”.
En un segundo término, establece que el hecho se dio “como consecuencia determinante de la negligencia e imprudencia en el cumplimiento de su labor, que consistió en no advertir y corroborar una pérdida de gas del caño maestro que ingresaba por conducción al domicilio”.
“En efecto, respecto del hecho que se atribuye al encausado, encuentro que su participación y responsabilidad se encuentra vastamente acreditada con las declaraciones testimoniales brindadas”, asegura el escrito con respecto a la tercera pregunta.
A la hora de establecer el marco legal, el letrado decidió caratularlo como “Lesiones Graves Culposas y Homicidio Culposo en Concurso Ideal”, enmarcado en los artículos 94, 84 y 54 del Código Penal.

Por otro lado, el magistrado llegó a la conclusión de que “no surge causal alguna de justificación, ni de inimputabilidad, lo que tampoco ha sido convenido por las partes en el acuerdo logrado”, y que, por ello, “el imputado debe ser tenido por penalmente responsable en la medida de su acción”.
Finalmente, para responder a qué pronunciamiento correspondía para Rubén del Negro, Jorge Coppola estableció los dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional y cinco años de inhabilitación para ejercer cargos públicos, en consonancia con el acuerdo, y además a cumplimentar por dos años a fijar domicilio no pudiendo ausentarse del mismo por un lapso mayor a 48 horas, sin comunicación previa al Juzgado interviniente, presentándose ante la autoridad competente siempre que le sea requerido, y a someterse al control de la delegación del Patronato de Liberados que corresponda a su domicilio, la cual deberá remitir al Juzgado en forma bimestral los resultados.

Más Leidas