Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Declararon 22 personas por el accidente en el que murieron Colombo y Medialdea

La tragedia vial que se investigó es la que el 3 de marzo de 2016 le costó la vida a dos juninenses. Un siniestro vial signado por el alcohol, la velocidad excesiva y la falta de licencia de conducir del imputado, además de maniobras temerarias.

Publicado

el

Con un imputado, David Quispe Viza, comenzó ayer la primera jornada de debate oral y público en el marco de la causa que se le sigue por doble homicidio y lesiones graves en cuatro oportunidades.

La tragedia vial que se investigó es la que el 3 de marzo de 2016 le costó la vida a los juninenses Miguel Ángel Colombo y María Sol Medialdea.
Pasadas las 10 de la mañana de ayer, ingresaron en la sala del cuarto piso del edificio de Tribunales, los magistrados Miguel Ángel Vilaseca, Esteban Melilli y Jorge Cóppola.

Colmada de público entre los que se destacaba la presencia de familiares de las víctimas y un hall en el que desde temprano aguardaban los testigos que desfilarían ante el Tribunal, se ubicaron el Dr. Daniel Nicolai, titular de la UFIJ 12, la Instructora Judicial, Dra. Erica Mattiuz y el representante del particular damnificado, Dr. Darío De Ciervo.

En otro sector de la sala, el imputado, David Quispe Viza, acompañado por sus asesores letrados, Dres. Germán Cichero y Claudio Del Negro.
La primera audiencia fue extensa ya que finalizó pasadas las 20:10. De los 66 testigos establecidos, ayer prestaron testimonio 22 y se espera una jornada intensa la semana próxima cuando vuelva a reunirse el Tribunal.

Lineamientos
El Dr. Daniel Nicolai, titular de la UFIJ 12 que funciona en la ciudad de Chacabuco, quien instruyó la causa, a la hora de trazar los lineamientos del juicio destacó que demostraría a lo largo del debate, que “la Peugeot Partner era conducida por David Quispe Viza, cuando en la Ruta 7, km. 232, de manera anti reglamentaria, sin licencia, alcoholizado y a velocidad excesiva”, protagoniza el incidente vial que se cobró la vida de Miguel Ángel Colombo y María Sol Medialdea, dejando a tres mujeres con heridas de gravedad, Delfina Colombo, Milagros Medialdea y María Alejandra Orrico.

Destacó el fiscal que “por varios kilómetros fue llamando la atención de otros conductores y les advirtieron” lo que venía sucediendo.

En cuanto a la maniobra que termina en tragedia, Nicolai reiteró que la Partner “venía haciendo zigzag y superando la máxima permitida que es de 80 km. por hora, cuando impacta en forma frontal con el VW Bora “sin darle posibilidad de reacción al conductor”.

Por su parte, el representante del particular damnificado, Dr. Darío De Ciervo, adhirió a los lineamientos del fiscal reforzando al referirse al conductor de la Peugeot Partner, quien se trasladaba “a velocidad, ebrio poniendo en evidencia una conducta temeraria e imprudente”.

Luego fue el turno del abogado defensor del imputado, Dr. Germán Cichero, para quien “no se ha acreditado que en el momento del accidente conducía David Quispe. Entendemos que era Fredy –Huarcaya-. Y que eventualmente fue culposo y no con dolo eventual”.

Los testigos
Los primeros testimonios volcados durante el debate fueron los de María Beatríz Martino –incorporado por lectura ya que se encuentra fuera del país-, su hijo, Valentín Lamadrid y Diego Adrián Grecco.

Los tres relatos estuvieron orientados a demostrar –desde la fiscalía y representante del particular damnificado-, en qué condiciones circulaba la Peugeot Partner, entre el peaje de Ruta Nacional 7 y el lugar del siniestro, a la altura del kilómetro 232,5, aquel 3 de marzo de 2016.

Coincidentes fueron los testigos que hicieron referencia a las maniobras zigzagueantes, la alta velocidad, las oportunidades en las que no se desató una tragedia en inmediaciones de la planta Nidera o metros después de La Agraria.

Tanto Lamadrid como Grecco pudieron aportar datos respecto de las características físicas de los ocupantes del utilitario “eran de otra nacionalidad”, o bien, “tenían las características de ciudadanos bolivianos”.

Si bien intentaron algunos de ellos, dar aviso a personal policial respecto de lo peligroso de la situación, nadie pudo hacerlo. Grecco, por ejemplo, no tenía batería en su celular y cuando pasó por Seguridad Vial, no había ningún efectivo en la ruta.

Alejandro Isidro, fue el primer automovilista en llegar al lugar del choque. “Paramos. Me bajé. Estaba descalzo. Me arrimé primero al auto, nadie me contestaba, veo a un hombre de pelo blanco y atrás a dos chicas que me decían que las ayude. No me atrevía a tocarlas. Después me acerqué a la Peugeot Partner”.

Por la oscuridad y al no poder distinguir bien, “pregunté cuántos eran. Me dijeron veinte”.

Tras ver la gravedad de la situación quiso pedir ayuda pero “los teléfonos celulares no recibían señal” por lo que volvió a su automóvil y trató de correrse hasta poder llamar y comunicar lo que había sucedido.

La asistencia medica
El Dr. Fabián Molina – médico de guardia del Hospital Nuestra Señora del Carmen-, fue el primer profesional que llegó con una ambulancia. “Para asistir a las víctimas éramos tres médicos y dos paramédicos”.

Coincidieron los profesionales de la salud en la presencia de alcohol en los ocupantes de la Partner. “Aliento etílico en quien dijo llamarse David, y dejamos constancia en las actas.

Respecto de quien es el único imputado en la causa, el Dr. Molina refirió que presentaba fractura de miembro inferior izquierdo y traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento.

La Dra. Carla Muzzioli, por su parte, recordó que ella trasladó “a una de las adolescentes”.

Vanesa Velazco, enfermera de la guardia del HIGA, no solo acompañó el traslado de otro de los ocupantes de la Peugeot sino que además fue quien extrajo sangre a los accidentados, para los servicios de Hemoterapia, Laboratorio y Policía.

El “olor a alcohol” de Fredy, “el que traje yo, inundó la sala de emergencias y recordó que los ciudadanos bolivianos “no querían hablar con los uniformados y entonces me pidieron ayuda para ver si me decían algo. Entonces fui a la terapia, les pregunté y allí dijeron como se llamaban. Reconocieron haber consumido tres o cuatro cervezas. Fredy llevaba mucho dinero y tres teléfonos celulares. Le entregué todo al director del Hospital”.

Lorena Colaneri, subteniente de Policía fue otra de las testigos que participó del debate oral y habló de un punto que toma especial trascendencia y está relacionado con la cadena de custodia de la sangre extraída a los accidentados. “Me la entregaron en el hospital y la acerqué a la comisaría para dársela directamente al titular del destacamento de O´Higgins, subcomisario Claudio José. Estaban en un sobre cerrado. Había dos tubos a nombre de José Oviedo Quispe”.

Cabe acotar que en ningún momento a lo largo de la extensa jornada, se pudo demostrar la presencia de José Oviedo Quispe en el hecho investigado, menos aún como ocupante del rodado.

Se fueron sucediendo otros testimonios. El del primer efectivo policial en acercarse a la Ruta 7, Marcos Fava; Joaquín Alfonso Martirén, viajero que ayudó a socorrer a las víctimas; del oficial de servicio de la Comisaría de Chacabuco Pablo Forte, quien prestó colaboración por pedido del subcomisario José y tomó declaración a Quispe y Huarcaya, quienes “no colaboraban mucho. Cuando quise saber quiénes eran, no hablaban, se tapaban las caras con las sábanas. Mucho más no pude hacer”.

Laura Estela Forcado –empleada de la tienda de David Quispe – no sólo no aportó demasiada información sino que además se contradijo respecto de la declaración prestada en la causa. El presidente del Tribunal, Dr. Miguel Vilaseca debió recordarle en reiteradas oportunidades que en calidad de testigo debía decir la verdad. Poco pudo agregar.

Bomberos de O´Higgins
La actuación de los bomberos voluntarios de O´Higgins que desfilaron ayer por la tarde ante el Tribunal resultó de importancia para ubicar en el lugar del conductor del utilitario, al imputado.

Fueron Mauricio Blaiotta, Sergio Palleros, Daniel Galván, Silvio Agüero, Daniel Braggio,

Pericia accidentológica
Los peritos Leandro Durán y Eduardo Ruíz fueron quienes realizaron las pericias accidentológica y planimétrica.

En ellas se pudo determinar que la Peugeot Partner invadió la mano contraria e impactó contra el rodado conducido por el juninense Miguel Ángel Colombo. Se ve el “punto de arrastre”.

No pudo determinarse la velocidad de los rodados ya que no existieron marcas de frenadas. Y finalmente, prestó testimonio Irene Choqueticlla, mujer del imputado David Quispe.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas