Seguinos en
Binaria Seguros

Regionales

De la seca a la inundación

Hoy continuará la probabilidad de lluvias y tormentas aisladas con abundante nubosidad en la mayor parte del centro y norte del territorio nacional.

Publicado

el

Precipitaciones acumuladas superiores a 110 milímetros en la Región Pampeana se prevén para esta semana, con peligro de pasar de la seca a la inundación, sobre todo en el noreste bonaerense, donde el agua impide cosechar la soja de segunda.

Macro Crédito al Instante

De acuerdo con las previsiones del Instituto de Clima y Suelo del INTA Castelar y el Servicio Meteorológico Nacional, este miércoles continuará la probabilidad de lluvias y tormentas aisladas con abundante nubosidad en la mayor parte del centro y norte del territorio nacional.

El jueves se prevé el pasaje de un frente frío además de perspectivas de lluvias y tormentas, algunas de las cuales podrían ser intensas en el sector norte de la Región Pampeana y el NEA, indicó un informe del sitio Valor Soja.

Entre ayer lunes y el próximo viernes las precipitaciones acumuladas previstas en Mendoza, San Luis, Córdoba, este de La Pampa, norte-centro de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Santiago del Estero, Chaco, este de Formosa y Misiones se ubican en un rango de 70 a 110 milímetros, pudiendo ser superados en forma localizada.

“En pocos días más la región núcleo se lanzará a la siembra de 1,3 millones de hectáreas de trigo. Las lluvias de abril y las que le siguieron en estos últimos días avivaron las intenciones trigueras; el cultivo se extenderá sobre unas 200 mil hectáreas más que el año anterior”, si los excesos hídricos lo permiten, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Respecto del pase de la seca a las inundaciones se basa en que la pampa ondulada se caracteriza por tener pendientes de mayores gradientes en las laderas que en los cauces de los arroyos.

Esto hace que, cuando llueve con cierta intensidad, el agua que escurre por lo campos lo haga con mayor velocidad que la que lleva el cauce del río por el cual fluyen y se produzcan las consabidas inundaciones.

Si a ese hecho natural le se suman el enmalezamiento y desarrollo de especies arbóreas –como el acacio negro– en las orillas y el arrastre de basura no degradable que va taponando y retrasando el escurrimiento, el resultado es letal: ante una lluvia moderada o fuerte se desbordan los arroyos inundando.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tomó cartas en el asunto y licitó rápidamente la limpieza y saneamiento de los cauces de los arroyos Pergamino, Salto y Arrecifes.

La obra se hizo rápido y bien: limpiaron, desmontaron y nivelaron las orillas de los cauces, dejaron caminos para hacer el mantenimiento futuro y profundizaron y adecuaron los cauces.

Pero licitaron las obras por tramos: empezaron aguas arriba y a la desembocadura nunca llegaron. Ahora, que está lloviendo copiosamente en la zona, las aguas fluyen hacia el Río Paraná, pero –en ese trayecto– se estancan inundando una vasta zona de Baradero y San Pedro, por ahora.

Haciendo Obras 2

Más Leidas