Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

Daniel Cangialosi: “Trabajando con los chicos aprendés todos los días”

El “Mago”, que estuvo como entrenador en las divisiones inferiores en River Plate y Rivadavia de Junín, habló con LA DEPORTIVA sobre su deseo de dirigir Primera división, su forma de trabajo y también se refirió al fútbol actual.

Publicado

el

Daniel Cangialosi fue uno de los jugadores exquisitos que dio el fútbol de Junín. Un virtuoso, con una pegada envidiable en su pie derecho, para dar una asistencia y dejar a un compañero de cara al gol o bien para clavar un tiro libre en el ángulo que él quisiera.

Jugó en todas las categorías de Sarmiento, logró el ascenso y siempre se destacó con la “10”del Verde y eso lo llevó a jugar en el Vélez campeón del mundo que dirigía Carlos Bianchi. Como director técnico pasó por las inferiores de River Plate y Rivadavia de Junín.

El Mago habló con LA DEPORTIVA y sobre su trabajo como técnico en inferiores, expresó que “trabajando con los chicos aprendes todos los días. Los tiempos cambiaron y hay que adaptarse. No tuve problemas con nadie ni me echaron de ningún club, las presiones me las pongo yo y cuando veo que no sumo para el club y para los chicos doy un paso al costado. Quizás exijo a los chicos más de lo que debería. Tuve la suerte de trabajar con Pablo Durán en Rivadavia y aprendí mucho”.

ENSEÑAR A GANAR

Al consultarlo sobre su sueño, destacó que “me gustaría dirigir en Primera División, después mandan los resultados. Yo creo que desde los más chicos siempre quieren ganar, el tema es la forma, el modo. No ganar de cualquier modo pero si enseñarle a ganar. A nosotros en Sarmiento desde chicos siempre nos enseñaron que había que ganar. En Buenos Aires los chicos que se tienen que tomar un tren, hacer un gran sacrificio para entrenar, el día que puede jugar en reserva o en primera ese chico no te regala nada”.

Luego agregó: “Acá tenemos las canchas a 15 minutos y podemos ir caminando o en bicicleta. Si vos al chico lo relajas, que no importa si ganas o perdes, cuando vaya a Capital va a quedar relegado porque va a tener otros 20 jugadores que la vienen peleando y van con los dientes apretados. Hay que enseñarle a los chicos a ganar. No es lo mismo ganar o perder. Está bien divertirse pero a los chicos no les da lo mismo, y a uno tampoco. Nunca tuve un técnico que me diga que da lo mismo si ganas o perdes”.

POCO COMPROMISO

Por otro lado dijo: “Se hace difícil que los chicos se comprometan. Es algo general porque le pasa a casi todos los profes. Pero si tenes 7 u 8 chicos se te hace complicado hacer el entrenamiento que tenías planificado. No quiere decir que los chicos sean buenas o malas personas, pero tienen otras prioridades. En nuestra época jugábamos tres partidos en el día. Hoy hasta te faltan los sábados para jugar”.

LOS ENTRENAMIENTOS

En cuanto a los entrenamientos manifestó que “siempre nos distribuimos el trabajo semanal con el profesor. Físico y con pelota. Me gusta que se practique lo que puede pasar en el campo de juego. Definición, tirar un centro, un mano a mano. Lo que pasa normalmente en el partido. En Sarmiento tenés la ventaja que todos los días hay 25 o 30 pibes, pero en otros clubes si te toca entrenar con pocos chicos hay que cambiar”.

EL FÍSICO EN EL FÚTBOL

También resaltó: “Hoy se priorizan determinadas cosas. En inferiores a veces quedan más chicos unos que otros y el más grandote saca una diferencia, ¿pero los más grandes jugadores de la historia Maradona y Messi que estatura tienen? Hay que seguir trabajando, el que tiene condiciones llega. El que tiene talento para manejar la pelota puede incorporar el correr, al revés es más difícil. Nosotros le damos la pelota todos los días y además insistimos en que le peguen de todos lados a la pelota, que cabeceen, creo que es la mejor manera”.

FÚTBOL TODO EL TIEMPO

Además opinó del fútbol y comentó: “Soy de mirar mucho fútbol. A veces le tengo que prestar la tele a mi señora pero miro bastante. A veces analizo los partidos pero los disfruto. Hoy cambió el juego y se corre mucho, a veces los partidos son feos y en el segundo tiempo me voy. Se torna un poco aburrido. En el fútbol moderno tenes que correr, pero muchas veces se corre para que vean que corres. Al fútbol se juega con la pelota, si nosotros la tenemos el rival no nos puede hacer daño. Es muy difícil correr tan rápido y tener precisión. Cada jugador tiene que tener su función. Nosotros aprendimos a tener la pelota y tratarla bien. Hoy se ve poco”.

SOBRE SARMIENTO

Por último señaló que “soy un agradecido de River y Rivadavia que me llamaron para trabajar y de lo bien que me han tratado, también de los que me llamaron y no pude ir. Me encantaría en Sarmiento porque es mi casa. Jamás tuve un problema con el Presidente ni la gente que está. Tampoco tiene la obligación de llamarme pero Sarmiento es especial para mí, la gente y el hincha del club me lo hace saber por suerte en mi trabajo o en la calle”.

MÁS DEPORTES

Más Leidas