Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Crimen de Camila: declaró la dueña de la quinta y aportó datos sobre Varela

El Dr. Sergio Terrón realizó un pormenorizado análisis del trabajo llevado adelante desde aquel domingo trágico a partir de las últimas novedades.

Publicado

el

En el curso de la semana se conocieron resultados fundamentales en la investigación que se sigue por la violación y muerte de la niña de 11 años, Camila Borda.

Y con las pruebas de ADN, se cierra aún más el círculo en cuanto a la responsabilidad de José Carlos Varela en el delito que se le imputa desde el 25 de febrero pasado.
El funcionario judicial que dirige la investigación, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio cinco, Dr. Sergio Terrón, realizó un pormenorizado análisis del trabajo llevado adelante desde aquel domingo trágico a partir de las últimas novedades conocidas horas atrás.
“Como alguien que termina la obra y la firma al pie, -el resultado- no hace más que confirmar nuestra hipótesis inicial, que Varela era el único y exclusivo autor y responsable de este hecho tan aberrante”.
Al referirse al trabajo realizado, el Dr. Sergio terrón, destacó que lo primero que se hizo fue la autopsia, el mismo día y de alguna manera, Camila nos contó lo que había pasado a través de su cuerpo, las huellas que había dejado sobre el mismo y en ese momento se tomaron evidencias que se encontraron en el cuerpo. Fluidos pelos y demás, que junto a las otras pruebas que se tomaron en la escena, hoy posibilitaron tener el resultado de ADN. Eso es lo primero que hay que remarcar y es contundente”.
Pero además, “destacar el trabajo de las Doctoras Mirta Mollo Sartelli, Carolina Pérez Mernes y Francisco, que trabajaron también recolectando evidencias en la escena pese a que era tan difícil. Pero lo hicieron con tanta eficiencia tanto en medio del caos de la escena como en la tranquilidad del laboratorio”.
Muchas veces, “la verdad es hija del tiempo y por eso se debe dejar trabajar con tranquilidad y entonces los resultados comienzan a aparecer”.
Aún restan incorporar al expediente otras pruebas tales como las “vísceras que se han remitido laboratorio químico pericial de anatomía patológica forense de La Plata” para los que “no tenemos fecha de llegada”.
Pero además “queda otra batería de entrevistas psicológicas que se están haciendo (a Varela) en la Unidad Penitenciaria Nº 3 de San Nicolás”, función que se encuentra en manos de “peritos del Cuerpo Médico Forense. Psicólogos y psiquiatras que viajan allá y lo entrevistan para terminar de definir su perfil psicológico, para plasmar si es imputable o no. Si comprende la criminalidad del hecho y de sus acciones desde el punto de vista penal”.
Hasta ahora, el Dr. Terrón cuenta con reportes que le van mandando pero tiene “una percepción personal que me indica que es imputable”. Luego llegará la “conclusión final en base a esos informes. Sería aventurado adelantar nada porque hoy por hoy la persona está siendo evaluada y eso tiene que hacerse con total tranquilidad”.
Desde aquel 25 de febrero pasado cuando se produce la violación y homicidio de Camila, desde la Fiscalía actuante “hemos buceado en el pasado de Varela a través de registros policiales y judiciales y no encontramos nada” y “solamente podríamos llegan a ahondar si apareciera alguna persona que nos diera algún dato preciso. Pero no sucedió. Hasta este momento nadie vino a decirnos que sabe de un episodio determinado que él hubiera protagonizado. Hasta ahora no lo tenemos”.

La quinta de calle Arias

Otro punto central en la investigación es cómo llegó Camila Borda a la quinta de calle Arias. “Esa es una incógnita que tenemos hasta el día de la fecha. No sabemos cómo la capto si con violencia o mediante algún ardid. Lo cierto es que de alguna manera tiene que haberla introducido para llegar a este propósito tan macabro”.
En cuanto a la familia de la víctima, el Dr. Terrón recordó que está trabajando el Centro de Asistencia a la Víctima del Ministerio Público Fiscal y saben que pueden requerir cualquier información por parte mía o de mis colaboradores. Es una posibilidad abierta”.
El jueves pasado, en la UFIJ 5, el fiscal tomó “la declaración testimonial de la propietaria del predio”. La mujer “aportó información valiosa en lo que hace al perfil de personalidad de Varela. Cómo era, cómo se conducía, cómo se manejaba, cómo hablaba, qué tipo de trato tenía”.
Respecto de la función que desempeñaba, en el testimonio se volcó que había comenzado “a efectuar tarea de reparación de alambrados, desmalezamiento, limpieza tanto de la quinta como del predio anexo contiguo que es abierto, muy grande, cercano a las 3 hectáreas. Él trabajaba allí. Y luego la quinta queda vacía porque a mediados de enero (del corriente año), una inquilina se retira. La quinta queda vacía y Varela empieza a quedarse y tener dominio absoluto del espacio y se maneja en la quinta con total libertad. Mientras trabajaba vivía en la misma”.
Recordó el Dr. Terrón que aquella difícil tarde, respecto de las pertenencias del hoy detenido, “cuando ingresamos solamente encontramos un colchón, un pequeño bolso con prendas, dos aparatos de telefonía -una tableta y un celular-. Luego recuperamos un segundo aparato que había sido sustraído por alguna persona que entró en ese momento –el del hallazgo del cuerpo-, y apareció en un lote cercano. Era todo lo que tenía Varela”.
Por eso “destaco el trabajo en el silencio de los especialistas que lo hacen desde el laboratorio, en el anonimato. Pero la justicia no llegaría a nada si no tuviera estos colaboradores. Los peritos, médicos forenses, genetistas, el perito criminólogo que siempre está en la escena y a veces Policía Científica”.
Es esa misma gente a la que “le costó ingresar al predio. Los increparon y luego para salir fue otra verdadera odisea” cuando en realidad, “mientras estaban trabajando necesitan tranquilidad” y aquella tarde “percibían toda la violencia exterior y en una tarea minuciosa eso podría haber llegado a impactar” en los resultados” insistiendo el entrevistado en que fue un “logro, más que nada, de la tarea pericial el haber llegado a obtener tales resultados”.
Fue trascendente la velocidad en el hallazgo. “Imaginemos que la niña no hubiese sido encontrada a las cuatro de la tarde. Si se hubiera hecho de noche y no aparecía, “a lo mejor el individuo (Varela) la podría haber sepultado y arrojado la bicicleta en El Carpincho. Podríamos no haberla encontrado nunca más”.

Un menor, en los incidentes

En la actualidad la investigación por los incidentes que terminaron con dos móviles policiales incendiados, la sustracción de chalecos de personal de seguridad, el Dr. Terrón explicó que “la persona que rompe los vidrios – de uno de los patrulleros-, sustrae chalecos y prende el móvil es un menor. Nos queda un mayor que lo acompañaba y es la responsabilidad que tenemos que definir. Todavía no lo hemos imputado” y estimó “lo vamos a hacer próximamente”.
No resulta una tarea sencilla ya que “si uno mira el video, es un simple espectador y no es que desarrolla una acción concreta, pero trabajamos en esa dirección”.

Sobre la elevación a juicio, buscará
antes de fin de año “definir esta causa”

“Estamos viendo si podemos elevar rápido” la causa a debate oral y “si se puede hacer un hueco –desde el Tribunal Criminal Oral-, antes de fin de año para definir esta causa”.
Adelantó que el paso de elevación a juicio, “me atrevería a decir que lo voy a hacer cuando tenga las pericias psicológicas y psiquiátricas y el resto quedará pendiente. Pero entiendo que lo que tengo es más que suficiente para decir que Varela es el responsable del hecho, probarlo en juicio oral y pedir la pena que tenemos en expectativa que es la reclusión perpetua. Vamos en esa dirección y ni bien tengamos las conclusiones vamos a estar en condiciones de elevar a juicio oral. Después se pueden agregar otras apelando a una medida que se llama de instrucción complementaria que permite producir y agregar otras para que la defensa (del imputado) vaya tomando conocimiento”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas